Feliz día de la Madre

Aunque sabemos que todos los días son día de la madre (y del padre, y de los hijos…), hoy quiero felicitar, a todas las madres, pero en especial a aquellas que lo tienen más difícil.

Quiero felicitar a las madres de Holanda (si no entendéis esto, leed este post). Porque Holanda es un país maravilloso, pero complicado. Y desgraciadamente, requiere de mucha más lucha. Os quiero felicitar por luchadoras. Y deseo que algún día, criar en Holanda sea tan sencillo como hacerlo en Italia.

También quiero felicitar a las madres que crían solas a sus hijos, porque sois unas valientes. De vosotras es de quien vuestros hijos hablaran cuando sean mayores, de vosotras y de vuestra fortaleza. Felicidades de verdad.

Felicidades a las madres que viven en circunstancias que el resto no queremos ni imaginar. Las que crían a sus hijos en guerra, en la pobreza, en el exilio. Las que sufren cada día por la supervivencia de sus hijos. No merecéis una felicitación, merecéis de premio que la vida os sonría de una vez por todas.

Y por supuesto, felicidades a las nuestras, a nuestras madres, que aún teniéndolo muchas más difícil que nosotras, pudieron con todo y más.

madre

Pulseras con Pajitas

La semana pasada tuvimos a Minijiji con varicela, por suerte la paso muy leve y apenas ha notado molestias, no se ha rascado y no ha tenido apenas fiebre, únicamente el primer día, así que estamos super contentos y gracias a Dios recuperadas al 100%.

Pasarse semana y media en casa sin poder salir a la calla se hace muy pesado, tanto para ellos como para nosotros, por eso estuvimos haciendo unas cuantas actividades para poder distraernos un poquito.

pulsera 9

La verdad que es una activad muy sencilla y ellos se entretienen mucho porque no se pueden imaginar que de un par de cañitas (pajitas) puedan salir unas pulseras tan resultonas.

pulseras

Lo primero que tenemos que hacer es cortar las pajitas en trocitos muy chiquititos, cuanto mas chiquititos los cortemos más integrados quedarán los colores.

pulsera1

Una vez tengamos cortados los trocitos, doblaremos por la mitad el papel vegetal e insertaremos los trocitos, bien extendidos para no tener un grosor excesivo. Una vez que lo tengamos bien extendido, cerramos con la otra parte del papel y planchamos, aproximadamente 3 minutos por pulsera, ya que le tenemos que dar tiempo a que el plástico de las pulseras se derrita (tened cuidado, si lo dejáis mucho tiempo el plástico se puede esparcir, y la pulsera quedar muy finita).

Una vez lo tenemos planchado, lo cortamos quitando el exceso de plástico y dándole la forma y medidas que necesitemos.

Una vez la tengamos lista, en cada extremo hacemos un agujero y pasamos un lazo por ambos, hacemos una lazada entre ambos extremos y tendremos una pulsera ¡Así de resultona!

pulsera 7

Para hacer las pulseras lisas, es tan fácil como poner las pulseras directamente sin cortar, cortamos a la medida deseada pasamos el lazo y ya tendremos nuestra pulsera acabada!

Espero que os haya gustado y os invitamos a que subáis vuestras fotos en Instagram y nos etiquetéis para ver las preciosidades que habéis hecho.

 

El valor del dinero

Minififi sabe lo que es el dinero, pero no sabe cuánto vale.

El otro día se encontró un euro en el suelo. Estaba contentísima porque con eso dice que íbamos a comprar toda la decoración para su próximo cumple.

Yo quiero que aprenda lo que vale el dinero. Sé que todavía es pequeña, pero quiero que poco a poco lo vaya comprendiendo, así que voy usando con ella los siguientes métodos:

  • Le he explicado que el dinero se gana. Que mama y papa trabajamos para que nos paguen con dinero y así poder comprar comida, ropa, etc.
  • Tiene una hucha, donde vamos guardando todas las monedas que le dan.
  • Jugamos a las compras, y yo uso precios más o menos reales cuando me toca ser vendedora.
  • Le explico que el dinero hay que usarlo para comprar cosas importantes, y de vez en cuando caprichos. También le contamos que la luz vale dinero, y el agua, y la casa.
  • Para las épocas de regalos, le hago entender que hay juguetes muy caros, y que si ese es el que quiere, solo podrá pedir uno.

44

No sé si de momento le quedara muy claro. El otro día me despisté en un bar y cuando me di cuenta estaba en una mesa de gente desconocida pidiendo dinero para su hucha. ¡Imaginaos qué vergüenza! Según ella, para pagar la zona azul cuando fuera mayor (cuanto mal ha hecho el afán recaudatorio del ayuntamiento en este mundo), aunque luego le confeso a una amiga mía que era para pagar su boda. Oh my god.

En fin, que espero que conforme vaya creciendo lo entienda mejor, pero de momento ya ha comprendido que el dinero, ¡no cae de los arboles!

¿Cómo trabajáis vosotros con ellos el tema del dinero?

¿Padres o profesores particulares?

Cuando vosotros erais pequeños, ¿recordáis que vuestros padres se sentaran ayudaros con los deberes? Yo no. Recuerdo llegar con mi mochila del colegio y sacar mis libros y estuche, teniendo perfectamente claro lo que tenía que hacer y llevar al colegio al día siguiente. No recuerdo llevar notas en las que se informara a mis padres de los deberes que tenía pendientes. Recuerdo que sí que me ayudaban tomándome la lección cuando yo se lo pedía. Y por supuesto, cada vez que necesitaba que me explicaran algo, pero era en raras ocasiones.

Sé que eran otras épocas, y por supuesto soy muy partidaria de participar activamente en la labor educativa de los coles y en la formación de nuestros hijos.

¿Pero de verdad estamos haciendo lo correcto cuando nos sentamos horas y horas con nuestros hijos para que hagan sus deberes? ¿Estamos seguros de que este sistema no nos pasará factura en el futuro?

Creo que la tarea escolar debe ser resuelta en horas lectivas, pero también entiendo que puedan traer algo de deberes a casa. De cualquiera de las dos formas, es el maestro el que está capacitado para enseñar, no los padres. De acuerdo que para dudas puntuales, estaremos ahí siempre para ellos, pero de ahí a convertirnos en profesores particulares va una gran diferencia.

Por no hablar de los métodos de enseñanza, que nada tienen que ver ahora con los que nosotros aprendimos hace 30 años. Y menudo cacao deben de tener las criaturas, cuando en el colegio les enseñan a restar de una forma, y nosotros de otra.

33

Y por si esto fuera poco, es que además los niños nos adelantan en seguida. Igual en los primeros cursos de primaria todavía nos acordamos de algo, pero conforme avanzan, pffff, nos quedamos obsoletos en seguida. Y manda huevos que unos padres se tengan que poner a estudiar otra vez (o por primera vez, que no todo el mundo ha sido un hacha en los estudios), antes de conseguir explicarles a sus hijos geografía o ecuaciones de segundo grado.

No se cómo lo veis vosotros, pero a mí me da que nos equivocamos. Primero, porque quitamos autonomía a los niños para aprender y organizarse solos; segundo, porque creo que la mayoría no estamos preparados; y tercero, porque los acostumbramos a un método de estudio “acompañado” que, a la larga, seguramente paguemos caro.

Yo ahora mismo aun no estoy en ese punto, pero pronto llegaré. Me interesa mucho vuestra opinión, ¿pensáis que es bueno sentarse con ellos a hacer los deberes, explicarles y corregirlos, o es preferible dejarles que los hagan solos?

Los 5 imprescindibles de Minififi

Son las cinco cosas sin las que no puede vivir, lo que más le gusta o esas cosas que si se rompen o pierden, hay que sustituir de inmediato:

  • El cepillo de pelo antienredos: Bueno, la que de verdad no puede vivir sin esto soy yo, que soy la que sufro el tener que desenredarle cada día. Usamos el de Mercadona, y la verdad es que se nota mucho la diferencia con otros cepillos. Y lo digo con conocimiento de causa, porque yo tengo el pelo muy rizado y me cuesta bastante desenredarme. Con este cepillo, ¡milagro!, desenredarse ni cuesta ni duele.

00187064111328____6__516x640

 

  • Folios y rotuladores: es lo que más le gusta, con lo que más se entretiene y lo que usa a diario. Le encanta dibujar y pintar. A mí también, así que yo encantada. Le pongo a su disposición todo tipo de ceras, colores y rotuladores. Con ningún juguete pasa tanto tiempo.
  • Disfraces: tenemos tantos que yo ya no se ni donde guardarlos. Tutus, vestidos de princesas, de médicos, de los Power Ranger, tacones, collares diademas, coronas… Porque todos, absolutamente todos los días se disfraza. Es lo primero que hace al llegar del cole, así que se merece tener buen surtido. Es un imprescindible de los cumples y de los reyes magos.

cofre-disfraces-hada-princesa_49228_3_1

  • Sopa: si por ella fuera, desayunaría, comería, merendaría y cenaría comiendo sopa. Es como la antítesis de Mafalda. Le chifla. En todas sus versiones y sabores. Asi que está claro, en casa nunca falta ni caldo ni estrellitas, letras, puntos, fideos…

162-istock-000005484182xsmall-s

  • Bolsas: de todo tipo y en todas sus versiones. Las tiene colgadas del manillar del patinete, metidas en cajones, las tiene por todas partes. Con ellas juega las compras, o a los viajes, no para de meter y sacar cosas, una locura con las bolsas. Le guardo las mejores, esas pequeñitas de perfumería, pero vamos, a ella le valen todas. Esas tan monas y las de plástico de Carrefour.

bolsa-plc3a1stico2

Y en vuestra casa, ¿cuáles son las cosas sin las que vuestros pequeños no pueden vivir?

 

Sant Jordi

Como mucho sabéis, cada mari es de una provincia diferente, tenemos a nuestra Marififi y su feria de Albacete, a Marifriki y sus Cruces de mayo, pues bien, hoy, yo, Marijiji, os voy hablar de una de las tradiciones más bonitas que existen en mi tierra y ojalá se extendiera en el resto de España.

Cada 23 de Abril, en Cataluña, tenemos la tradición de regalar una rosa a las mujeres y un libro a los hombres. Cierto es que cada vez son menos las rosas que se regalan y más los libros que recibimos. Así que, para difundir está tradición os vengo hablar de un libro que cuenta la historia de esta tradición tan bonita.

Es un precioso libro de la editorial Beascoa escrito por Marc Casanovas e Ilustrado por Mónica Carretero. Supongo que much@s de vosotros ya conocéis la historia de “San Jorge y el dragón” pero, ¿qué tal si le damos una vuelta de tuerca y el caballero es mas hábil con el tenedor que con la lanza y la princesa es la mas valientes de todos?. ¿Sabéis como puede acabar este libro? Pues no voy a ser yo quien os lo va a desvelar, pero os aseguro ¡que vamos a ver la historia de una manera bien diferente!

sant jordi copiaAsí que desde aquí las Maris os animamos a que participéis en esta tradición y que mejor que empezar con el libro que explica la historia de esta preciosa tradición.

¿Conocíais esta tradición? ¿La practicáis?

 

Minififi “se consigue” un novio

Minififi se ha “conseguido” un novio. Bueno, al menos eso dice ella, porque yo creo que el novio en cuestión no lo tiene tan claro. Según cuenta, se ha conseguido un novio de su clase, para casarse cuanto antes, siempre después de haber cumplido los 5 años, por supuesto, y así poder tener un bebe.

Para tener el bebe, que será niña, había considerado la primavera como mejor fecha, pero luego decidió que no, que mejor en verano.

Y en verano también se celebraría la boda. El evento tendría dos partes: una en el césped y otra en la piscina. Aunque mientras me lo narraba pensó que en la piscina mejor no, porque el bebe se podría ahogar.

De vestido de novia, su disfraz de Bella. Él llevaría una pajarita pequeña.

ninos_en_bodas

Una vez ya casados, ella consideraba que lo mejor sería que los tres (su novio (ya marido), ella y el bebe) se vinieran a vivir a mi casa, para que nosotros los cuidáramos y les preparáramos sopas. Dicho esto, se dio cuenta de que nosotros trabajábamos mucho, que no íbamos a tener tiempo para tanta sopa y que sería mucho mejor si se iban a casa de los padres de él.

Al decirle que yo la iba a echar mucho de menos, respondió que sí, que igual nos echaba de menos, a nosotros y a sus juguetes, así que cuando eso pasara, volverían a casa, pero que los padres de su novio también vendrían para poder ayudarnos (con lo de las sopas, imagino). Los suegros dormirían en la cama nido de su habitación, y ellos tres en la de arriba.

Y entonces, solo entonces, mi hija preadolescente volvió a ser una niña de cuatro años durante unos segundos, cuando me dijo muy seria:

“Mama, mejor os venís vosotros a la cama debajo de la mía para poder dormir conmigo, que ya sabes que me da miedo”.

Os podéis imaginar mi cara ojiplatica mientras escuchaba la historia. No sé de dónde saca esta niña todo ese rollo de bodas, de conseguirse novios, de bebes y de sopas… Unos días se va a casar con su novio, y otros con su mejor amiga, lleva un follón. Yo le he dicho que puede casarse o no casarse con quien quiera, pero que a poder ser, a partir de los 30.

 

¿Qué os parece? Acojonante, ¿verdad?. ¿Han empezado los vuestros ya con el tema novios?