La nueva versión de mí

Que los niños vienen con una versión alternativa de ti debajo del brazo, es algo que todos sabemos. Puede ser más o menos diferente a la versión anterior, mejor o peor, pero la persona que eras se queda en el paritorio haciéndole compañía a la placenta. En realidad es una lenta e incesante metomorfosis que comienza al descubrir el positivo, se reafirma al visualizar la cara de tu hijo y evoluciona con el día a día, o al menos en mi caso está siendo así.

No hace mucho, mi Marijijiji nos planteaba una pregunta acerca de esto en un post, si nuestra imaginación había acertado al vaticinar cómo sería esa nueva versión. Yo creo que acerté en algunos aspectos, en otros, igual pequé un poco de ilusa. Os voy a contar algunos de los rasgos de mi nuevo yo con unas barras, para que veáis gráficamente las subidas y bajadas, porque por si no os habéis dado cuenta ya, Marifriki es la tonta de las gráficas (Marigráficas, me tendría que llamar).

titulo

escrupulosLos escrúpulos bajan drásticamente

Si eres de las que ve una mierda y dice “Ay por favor, o sea, qué super asco“, deja de leer. Yo era moderadamente escrupulosa, pero cambiar pañales cargados de amor hasta las trancas con las inevitables fugas que eso conlleva, sacar mocos por doquier y limpiar vómitos, son cosas que te curten, y te vas familiarizando con todos esos fluidos hasta que llega un momento en el que no te dan ni frío ni calor.

ridiculoEl sentido del ridículo baja significativamente

Yo era tela de vergonzosa para cantar en público, y desde que soy mamá, te canto el hit infantil que tú quieras, con coros, imitando instrumentos y con coreografía si hace falta. En mitad de un restaurante si es necesario. Todo sea por tener calmado al fiera.

aspectoLa preocupación por el aspecto baja desastrosamente

La verdad es que estoy en plan pasota total. Cuando veo que el tema de los kilos se va de madre me corto un poco, pero no soy demasiado exigente a la hora de elegir la indumentaria, ni me complico la vida con complementos, ni me maquillo apenas (solo en ocasiones muy puntuales). Antes sí que era un poco más cuidadosa con esto, e imagino que volveré a serlo algún día.

holganzaneriaLa holgazanería se mantiene (alta).

Estas es una de esas cosas que pensaba que iban a ser diferentes, y oiga, yo sigo siendo igual de floja. No sé por qué yo me figuraba que al ser madre como que te volvías más activa de forma natural, y de eso nada. Lo que ocurre es que no te queda otra que luchar contra la flojera y vencerla. Y vaya si la vences, no te queda otra…

ñoñeriaLa ñoñería sube peligrosamente

Me lo advirtieron. Yo decía que no, pero ha sido que sí. Yo, que siempre he tenido mi puntito duro, despegado y cínico, he pasado como por una especie de Flanderización que me ha ablandado bastante en general. Los mofletes de bebé y su poder Flanderizador… ni el mismo Leónidas puede luchar contra eso.

determinacionLa determinación sube ligeramente

Aunque sigo siendo mayormente indecisa, he de reconocer que la maternidad me ha aportado cierta determinación a la hora de tomar decisiones, supongo que también por necesidad. Eso sí, una vez tomada la decisión me planteo cuatrocientas veces si habré hecho bien, en esto no he cambiado mucho.

banalidadesLa preocupación por banalidades se mantiene

Yo siempre he sido de calentarme mucho la cabeza por tonterías sin importancia, normalmente procedentes de gente que no debería importarme. Aquí también me equivoqué. Pensé que esa manía iba a quedar atrás al tener asuntos mucho más importantes en que pensar. Efectivamente, ha quedado en un segundo plano, pero mi cabeza ha demostrado ser muy eficaz a la hora albergar preocupaciones y a mí me caben todas: las importantes y las que no lo son tanto.

En fin, lo dejamos aquí. Igual otro día vengo con más subidas y bajadas, que haberlas, haylas. Supongo que esto es como todo, con el tiempo vas cambiando en ciertas cosas porque te vas adaptando a las nuevas etapas de la vida de tu hijo, evolucionas, etc. La verdad es que, en general, estoy contenta con la nueva versión de mí que trajo Frikito debajo del brazo. ¿Os habéis sentido identificadas con alguna de estas subidas/bajadas?

Anuncios

18 comentarios en “La nueva versión de mí

  1. Has dado en el clavo¡¡¡ A mi personalmente, la maternidad me ha cambiado drásticamente…..si si si…. yo antes era fiesta, fiesta y otra vez fiesta. Dormir, comer, arreglarme y a la calle sin importarme nada más.
    Cuando llegó mi primer retoño, toda yo, dió un cambio abismal que hasta mis padres y suegros me lo dijeron. Yo creo que ese sentimiento de amor, responsabilidad tan grande que alberga tu ser cuando eres madre, es lo que te hace cambiar (en mi caso drásticamente), pues ves la vida de otra forma y tiras de carros gigantes en tiempos de adversidad (como el que vivimos) todo por darle a tus hijos lo mejor y hacerlos los niños más felices del mundo.
    Con respecto a los indicadores….. los bajo todos y el de aspecto ni te cuento….. porque nos pasará esto?? jijiji
    Ahora eso si……yo no cambio mi nueva yo por nada, porque he aprendido a ser madre y es algo que me encanta¡¡¡¡¡¡

    Un besazo y sed felices¡¡¡¡

    Me gusta

    • Eres una madraza, sara! Yo nunca he sido muy de fiesta, o sea, me gusta y a veces la echo un poco de menos, pero mi vida no ha cambiado en ese sentido a causa de la maternidad. Besitos.

      Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo!!! Pero hay q reconocer que este nuevo yo cada vez te va dando más fuerza, lo que antes veías importante ahora lo ves de otra manera! Dentro de cada madre hay una leona que lucha con todas sus fuerzas.
    Genial post mariestadisticas jijijiji
    Besazossss

    Me gusta

  3. Me estoy dando miedo a mí misma porque si antes de la bichilla no tenía sentido del ridículo ¿qué va a ser de mí ahora? Definitivamente voy a ser el hazmerreir del pueblo. Yo creo que en el tema de las banalidades sí notaré un descenso ¡por lo menos algo que compense lo del ridículo! Está visto que la maternidad nos deja para el arrastre.

    Me gusta

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s