Consejos que me dieron y el caso que les hice

Me dieron muchos consejos. Unos los pedí, otros no, pero en el fondo todos se agradecen porque siempre van con buena intención. Yo no soy muy de dar consejos si no me los piden, la verdad, pero si me los piden me explayo. Creo que este tipo de post les vienen bien a las futuras mamás primerizas, y como tengo unas cuantas a mi alrededor (alguna de ellas a puntito de pasar de futura a presente :D), pues allá va. Os cuento algunos de los consejos que me dieron, si les hice caso y si me arrepiento de haber hecho caso o no.

Cómparte un cojín de lactancia
¿Hice caso? Sí. ¿Me arrepiento? No.

Es una de las cosas que más he usado. Lo compré en Carrefour, gris con lunares blancos. Desde casi el primer momento hasta los 11 meses que terminamos con la lactancia, lo usé todos los días. También servía para que Frikito durmiese la siesta. Lo colocábamos encima del sofá, poníamos al niño encima, y ahí se dormía tan ricamente.

No gastes mucho en ropa de talla 0
¿Hice caso? Sí. ¿Me arrepiento? No.

Efectivamente, comprar mucho de talla 0 es tirar el dinero. Las primeras semanas crecen vertiginosamente, así que lo mejor es tener solo lo justo para que nada se quede sin usar.

Usa bodies blancos para poder lavarlos con lejía

¿Hice caso? A medias. ¿Me arrepiento? No.

A ver, es un buen consejo. Realmente, con lo que se manchan de caca lo más cómodo es tirar de lejía, pero es que hay bodies taaan bonitos y taaan coloridos, que te da pereza tenerlos todos blancos. Así que yo he tenido un poco de todo.

No compres cuna convertible
consejos
¿Hice caso? No. ¿Me arrepiento? Sí.

Este consejo, además, me vino por varias vías diferentes. En su momento pensé que era lo ideal por lo siguiente: la habitación de Frikito es muy pequeña, hasta el punto que no caben una cama de 90, una mesita de noche y un escritorio. Eso sí, tiene armario empotrado, menos mal. Me imaginé el cuarto con una cuna, una cómoda y un cambiador, y pensé que iba a ser realmente agobiante, así que me decidí por una convertible con cajones abajo en vez de cama, siempre buscando sitio para guardar cosas y con vistas a que le durase al menos hasta los 7 años. Pensaba, aunque es un mueble grande, está todo centralizado y quedará algo de hueco para moverse en la habitación. Problema: por ahorrar, compré un modelo descatalogado de Alondra, que es 10 cm más ancha que las que se venden ahora, 80×130 cm, cosa que no me advirtieron en la tienda (y encima, no sabéis la odisea para encontrar sábanas de 80). Me dí cuenta de que me había equivocado el mismo día que me la trajeron. Era mucho más grande y aparatosa de lo que me había imaginado, se come media habitación y es incómoda en el sentido de que no puedes retirarla para limpiar y no puedes acceder bien a las estanterías del lateral. No digo que las convertibles sean mala opción, simplemente creo que me equivoqué al elegir el modelo y que no era la mejor idea en nuestro caso, y quiero contároslo para que veáis la necesidad de pensar bien las cosas antes de gastarse la pasta. Ahora pienso que tendría que haberme apañado con una cuna normal y dentro de un tiempo comprar una cama pequeñita de Ikea que nos habría dado el apaño hasta que comprásemos la habitación definitiva, que va a ser de esas que la cama está en alto y con el escritorio debajo (porque no nos queda otra opción). Sumando el precio de la cuna y el de la cama pequeñita, no llego ni a la mitad de lo que me costó la convertible.

pezoneras

 ¿Hice caso? Sí. ¿Me arrepiento? No.

Tuve muchas grietas al principio. Sangre, dolor muy intenso. La matrona me dijo que no usase pezoneras, pero de ese consejo pasé. Os digo que si no hubiese usado pezoneras, mi lactancia en lugar de durar 11 meses, no habría llegado al mes. Las compré y las estuve usando unas semanas, hasta que conseguí recuperarme. Me advirtieron que las dejara cuanto antes, para que el niño no se acostumbrara a ellas. Tenía miedo de dejarlas por si me volvía a doler otra vez igual, pero las dejé, y de hecho, un poco me dolió, pero poco a poco el niño fue aprendiendo a engancharse bien y no volvimos a tener problemas. Estar usando pezoneras durante mucho tiempo es un coñazo porque ya dependes de tener que llevarlas siempre encima y por otra parte, no es lo más natural.

No le cojas tanto
¿Hice caso? No. ¿Me arrepiento? No.

Este consejo es el más cansino, con diferencia. Lo he ignorado desde el primer momento. He cogido a mi hijo todo lo que me ha dado la gana y más, y de momento no he notado ninguna consecuencia negativa de ello, al contrario.

Compra la ropa del año siguiente en las rebajas del anterior.

¿Hice caso? A medias. ¿Me arrepiento? No.

Esto es arriesgado. Yo lo hice con un abrigo de Zara que originalmente costaba 35 euros y en las rebajas del invierno pasado lo rebajaron a 12. Compré la talla 12-18 para este año, y efectivamente le queda como un guante, porque Frikito va con su talla. Yo creo que este es buen consejo para comprar gangas (como ese abrigo, que total, 12 euros no es nada), pero no me arriesgaría comprando muchas cosas, que nunca se sabe cómo van a crecer los niños.

No le pongas chupete

¿Hice caso? Por huevos. ¿Me arrepiento? No.

Mi idea inicial era no ponérselo. Luego, cuando empezamos a tener problemas con el sueño, admito que lo intenté, pero el niño me dijo que el chupete, para mí. Ahora la verdad es que me alegro, porque debe ser un poco traumático eso de quitárselo ahora.

En fin, otro día vendré con otros consejos, porque me dieron miles y miles pero ahora solo me acuerdo de estos.

Contadnos los que os dieron a vosotras, ¡ayudemos a las futuras mamis primerizas!

Anuncios

22 comentarios en “Consejos que me dieron y el caso que les hice

  1. Un post estupendo compi!. Yo hice bastante caso a algunos consejos, a otros no. Me aconsejaron que enseñara a Minififi a dormir sola en su cuna, no hice caso, principalmente porque aprovecho ese ratito de dormir para estar con ella. No me arrepiento para nada, ella duerme toda la noche en su cuna, pero se duerme conmigo abrazadita en el sofá. También me aconsejaron que no comprara muchos trastos, y ahí hice caso a medias. De algunos no me arrepiento, de la mayoría si. Un besito guapa!!!

    Me gusta

  2. jajaja! la odisea de los consejos gratuitos. Yo no soy de hacer caso básicamente a nada de lo que se me dice y eso conlleva cosas buenas y malas por igual.
    Compré ropa de la talla 0 porque me hacía taaaaaanta ilusión tenerla colgadita en el armario…y luego, cuando nació el vikingo tuve que comprar talla prematuros porque era muy chiquitín, y creció tan rápido que cuando me vine a dar cuenta la de talla 0 ya no le valía, así que tiré el dinero. Punto para el consejo
    Lo de no cogerlo tanto, madre mía, no lo habré oido veces! y siempre he contestado lo mismo: yo soy mamífero, los mamíferos cuidan a las crías con ellos encima, no las empaquetan lejos y además cuando tenga 15 años no querrá que lo coja así que ahora pienso aprovecharme todo lo que pueda. Y tampoco he notado que mi hijo se esté convirtiendo en un ser débil o dependiente ni excesivamente enmadrado ni nada por el estilo así que punto pa mí.
    Lo de comprar la ropa para el año siguiente ni me lo planteo. SIendo que el vikingo lleva talla de 2 años con tan solo 17 meses no me la juego a que luego no le venga o le quede grande, que yo no sé estos niños cómo crecen. Punto pa mi…creo.
    Lo del chupete, yo no quería ponérselo pero lo intenté por lo que decía todo el mundo de que les relaja y tal. EL vikingo me dijo que me lo pusiera yo desde el primer día y, de hecho, ahora le doy uno y puede fácilmente acabar poniéndoselo al perro en la oreja porque no sabe ni para lo que sirve. Eso sí, el pulgar a la boca cuando tiene sueño, cosa que no me preocupa porque, en el fondo, lo veo más natural que un cacho de goma en la boca y por otro lado sólo lo hace unos minutos antes de dormir y a veces hasta se le olvida así que punto para el vikingo.

    Me gusta

    • Yo pienso igual hace mucha ilusión tener cositas guardadas antes de que llegue… lo cierto es que algunas cosas sí compre, pero sobre todo complementos chorras y de tallas más avanzadas. Compré durante el embarazo unas zapatillas con orejas de conejito en Mothercare para 3 meses que estuve a punto de comerme porque las tenía guardadas y ya ni me acordaba de ellas. Las saqué cuando ya le estaban justitas justitas y se las puse dos veces…

      Me gusta

  3. Yo soy madre primeriza de un bebé de 3 meses y una semanita;y le di mil vueltas a todo en el embarazo pero cada niñ@ tiene unas necesidades y hasta que no lo tienes contigo no sabes que te será imprescindible.El tema de “no lo cojas” que se acostumbra: absurdo,se acostumbra a que??a quererlo…en fin,mi bebé es muy de brazos y poco dormir.También el “no lo metas en tu cama”por el miedo ese he pasado 2 meses y medio que era una zombie… Desde que colechamos…descansamos mucho más aunque se sigue despertando para comer cada 2 horas, cogemos el sueño rapidito y no como antes.
    La MINICUNA ha sido ..inútil porque la ha odiado siempre y ,hubiera sido mejor una CUNA SIDECAR o COLECHO.
    El CAMBIADOR de ikea,imprescindible cómo el COJÍN DE LACTANCIA ,le encanta estar alli,ahora le estoy poniendo ratitos boca abajo y le chifla!.
    El tema de la ROPA:de “talla O” se nos quedaron cosillas sin estrenar y mejor es la ropa de” 1 mes” porque a los bebés les gusta ir amplios y los BODYS no me parece importante lo de que sean blancos porque son baratitos y te gusta llevarlo de mil colores al menos a mí.
    Mi suegra está empeñada en comprarle ropa para el invierno que viene de un año pero mi bebé es muy grandote y no me quiero arriesgar porque ya usa ropa de 9 meses teniendo 3!
    Las PEZONERAS son imprescindibles
    si tienes grietas pero sí que creo que que retirar las poco a poco es un rollo dar el pecho con ellas a cuestas.Y el CHUPETE lo uso para que coja el sueño pero duerme sin el

    Me gusta

  4. Tengo ganas de estar embarazada para tener mi cojín de lactancia ajajaj 😆
    El post es estupendo, porque cuando llegue mi turno podré ir revisando vuestras opiniones que seguro están más vigentes que las de madres de “niños” de 20 años 😛

    Me gusta

    • Las madres de niños de 20 años se sorprenden con las cosas de ahora, e incluso madres más recientes, igual de niños de 8 o 10 años. Muchas veces nos tomamos las cosas demasiado en serio y la realidad es que van cambiando continuamente, los estudios que van haciéndose a veces se contradicen. Igual dentro de 10 años la teta es lo peor y el tacataca es lo más beneficioso que existe, vete a saber. Besos!

      Me gusta

  5. Me ha encantado el post, nena!! Gracias por la info a las que lo necesitamos… yo de momento hay uno que me pienso saltar a la torera y es el de cogerle…. voy a tener 19 semanas para disfrutarlo, luego pasare a trabajar a turno partido y a no verlo hasta x la noche…. lo siento x quien venga detrás, pero a mi niño me lo pego yo a los brazos con pegamento si hace falta… el resto de consejos… en dos meses te lo comento;)

    Me gusta

    • Muy bien dicho!! Disfruta de tu niño al máximo, que la separación es dura (pero llevadera eh?, en cuanto le veas la cara al llegar por la noche se te quitan todas las penas). Besos!!

      Me gusta

  6. Con el chupete ando como tú: me lo han dicho tantas veces que cada día trato de que la bichilla practique un poco con varios modelos, a ver si se aficiona, pero me pone una carita de asco… Yo ya veía que lo de la cuna convertible no iba a ser buena idea ¡y también nos criticaron por eso! Por ser antiguos y tener una cuna normal para después comprar una cama decente. A la gente yo creo que debemos escucharla poco…

    Me gusta

    • A mí en ese sentido sí que me dieron un buen consejo y ahora me arrepiento un poco de no haberlo aplicado, pero bueno, ya no hay marcha atrás. No creo que la convertible sea mala idea en todos los casos… Si dispones de espacio y tal no tiene por qué ser mala opción. La cuna que yo tengo se convierte en cama de 90, bastante decente. Pero ya se sabes, para gustos, colores 🙂 Besos!

      Me gusta

  7. El cojín de lactancia ha sido una de mis mejores inversiones, sin ninguna duda. Lo usé muchísimo desde que estaba embarazada para dormir. Y luego para dar el pecho. Pero sobre todo me sirvió durante los meses de embarazo para adoptar una postura más cómoda. En esta ocasión de momento no he necesitado de él… Pero sé que en breve seremos tres en la cama. De hecho, lo tengo en la silla de la habitación ahí, esperándome…

    Sobre el resto… Pues a veces sí a veces no y otras a “medio mitad”

    Un besote!

    Me gusta

    • Jajaja, qué gran compañero el cojín de lactancia. La verdad es que no se me ocurrió comprarlo durante el embarazo, habría sido una idea genial. Lo tendré en cuenta para la próxima. Besos!

      Me gusta

  8. A mi me dieron también el de la talla 0, que no comprara nada. Hice caso y me arrepentí un montón. El peque fue prematuro y tuvieron que salir corriendo a comprarle cosas de 0 meses mientras estábamos en el hospital. Lo aproveché hasta casi los 4 meses!! Le sobraba un palmo de todo cuando nació!!

    Me gusta

    • Claro, también puede ocurrir eso, pero no es lo común… Es decir, yo prefiero no gastarme el dinero en ropa de prematuro por si lo es, porque estadísticamente hay menos probabilidades. Si lo es, pues que alguien vaya mientras yo estoy en el hospi y me compre algo para ir tirando y ya iré yo cuando salga a la calle a por más cosillas. No sé, es como yo lo veo! Besos.

      Me gusta

  9. A mí con la mayor me dieron tantos consejos estúpidos que ahora con el pequeño hago lo que me da la gana.. Si la cago, que sea por algo que he decidido yo, no por un mal consejo de otro. Cuando tengo dudas, pregunto a varias madres y en base a sus respuestas decido qué hacer.

    Me gusta

  10. Jeje, el tema de los consejos dará para muchos artículos!
    Al igual que a ti el consejo más casino es el de no la cojas tanto, que se acostumbra. Pero a ver, en la naturaleza las crías estan siempre con la madre y hay muchas crías que incluso estan encima de la madre
    Yo cogeré a mi nena las veces que yo y mi nena queramos . No creo que me arrepienta nunca.

    Me gusta

  11. Es que es eso… a ver, yo los consejos los agradezco, también depende del tono en el que te los den y de quien vengan. Yo creo que hay que valorar la experiencia de otras madres que ya han pasado por lo mismo que tú estás pasando, pero esto es como todo, a cada una nos vale una cosa y tú no puedes tratar de vender lo tuyo como si fuera una verdad universal, porque eso que a tí te ha ido tan bien puede que a otra no le sirva para nada. Anda que no me he encontrado con gente que dice que el cojín de lactancia no les resultó útil. Como comentan por ahí en algún comentario, lo suyo es escuchar a todo el mundo y sacar tus propias conclusiones. Besitos Mari!

    Me gusta

  12. Uf, yo lo de disfrutar durante las contracciones no lo veo claro jajajaja. Al menos tener ese pensamiento en ese momento, ahora las recuerdo con cariño, la verdad. Y envidio a las que lo van a vivir de nuevo en breve 🙂 Qué cosas. Un beso!

    Me gusta

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s