Los pequeños fragmentos de mi alma: el malabarista

Elegir una pareja no es algo fácil. Es muy difícil que salga bien. Entre todas las personas del mundo elegir sólo a una para compartir el día a día creo que es algo tremendamente complicado. Creo que es tan fácil equivocarse que me parecen pocas las separaciones que se producen. Por eso, el tener la sensación, que no la certeza, de haber acertado es increíblemente sorprendente para mí.

No nos parecemos, ni siquiera un poco. Pensamos tan diferente que a veces nos preguntamos cómo ha sido posible. Pero lo es. Porque tenemos complicidad, y esa complicidad va alimentando cada día nuestra pequeña vida, dando energía a nuestra sociedad limitada. No diré que no podría haber encontrado un socio mejor, seguramente sí, alguien más afín a mí, a mis pensamientos. Pero dudo que hubiera encontrado a alguien que me manejara cómo él, que me haga sentir tan viva, que me intrigue tanto…

Normalmente la gente presume de conocer a su pareja tanto cómo a ellos mismos. Yo presumo de lo contrario, de conocerlo tan poco, después de tantos años, que cada día me regala un nuevo descubrimiento. A veces tengo la sensación de que la vida se me pasa tan rápido que no me va a dar tiempo a conocerlo por completo por muchos años que vivamos. Este planteamiento, que a muchos quizás les parecerá un mal síntoma de nuestra relación, es el que me da la pista para pensar que lo nuestro será eterno…

Él es listo…listo y fuerte. Es el gran desconocido, por mí y por los que lo conocen. Al contrario que yo, él actúa a la sombra, moviendo los hilos con tal destreza que nadie los ve. Cómo si no necesitara reconocimiento. Pero lo consigue de una manera tan sutil cómo un malabarista que hace bailar a sus títeres sin aparecer nunca en escena. Y espero que nunca aparezca porque ese halo misterioso me resulta tan atractivo como su rostro mientras duerme en el sofá ó sus manos cuando me acarician…

_MG_2618

Anuncios

19 comentarios en “Los pequeños fragmentos de mi alma: el malabarista

  1. Qué profunda estás hoy.. me has hecho pensar! Mi marido y yo somos un huevo y una castaña, tampoco nos parecemos en nada pero nos llevamos genial. Debe ser, como dices, que siempre hay algo nuevo que descubrir el uno del otro.
    PD ¿hoy no nos mandas besitos fifiles? 😉

    Me gusta

  2. Qué bonito Marififi !! Si llevan juntos tanto tiempo y aún sigues descubriendo cosas nuevas que te enamoran más de él, ahí tienes la garantía de que durará muchos años más. Que así sea!! Un beso!

    Me gusta

  3. Me encanta esto que has escrito, Mari. Yo tengo la suerte de conoceros a los dos personalmente y sois una pareja estupenda, que aunque no os parezcáis en nada, en realidad parecéis hechos el uno para el otro 🙂 Me siento un poco identificada con lo que dices, porque Frikencio y yo tampoco nos parecemos, y porque yo también tengo esa sensación de haber acertado. Siempre he dicho que a mí nunca me tocará la lotería porque es raro que a una persona le toque dos veces en la vida, jejeje. Besos!!!

    Me gusta

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s