Tener hijos engorda

¿Por qué? Por los siguientes motivos:

  • Los kilos se pegan: dirán lo que quieran de que dar el pecho adelgaza, ¡y una mierda!. Sumados a los kilos que quedan del embarazo (que en mi caso no fueron pocos), otros tantos más vienen de estar todo el día en el sofá con la teta fuera y de las hambres que entran en la época de lactancia, que te comes un toro con papas y mayonesa. Y los toros con mayonesa, señoras mías, y nos digan lo que nos digan, engordan. Y mucho.
  • La dejadez acecha: especialmente al principio de la crianza. Ese bebe rosadito llena tanto tu existencia que te da igual todo. Como te da igual todo, no te compras ropa en una temporada, no te cuidas como solías hacerlo ni te preocupa tu físico en absoluto. Pero y el bebe tan mono que tengo, ¡eh!.
  • No hay tiempo para deporte: tanto si trabajas fuera como dentro de casa, especialmente en el primer caso, el tiempo se convierte en oro. No encuentras ni una hora libre para andar, correr o ir al gimnasio, al menos en mi caso. En algún momento piensas, bueno, me pillo una bici estática. Y entonces escuchas a tu yo interior soltar una carcajada. Más que reírse, es que se descojona el muy cabrón.
  • La dieta no apetece: pero nada de nada. La fuerza de voluntad desaparece misteriosamente y solo te acuerdas de la dieta en Junio, cuando de repente, ves un anuncio de cerveza en la tele y te das cuenta de que en menos de dos semanas tendrás que lucir palmito en bikini. Tarde.
  • Te comes los restos de su comida: preparas la cena, algo superapetecible para que tu retoño se coma. Prueba un trozo, dos, tres. Del tercero al veinteavo trozo de san Jacobo, salchicha, sándwich, pizza o lo que sea, ¡te los comes tú!. Está feo tirar comida…
  • Siempre hay dulces en casa: petit suisse, gusanitos, galletas, chocolate… todas esas cosas que antes no comprabas porque te las comías, ahora las tienes que comprar y claro, a ver quién se resiste a un buen puñado de gusanitos. Y porque por aquí aún no hemos empezado con las chuches, que dios nos ampare…

Si por algo dicen aquello de “se te está poniendo cuerpo de madre”. Y tanto. En fin, esperemos que el año que viene las empresas cerveceras tengan piedad de mí y empiecen a poner sus anuncios playeros en febrero, ¡por lo menos!.

¿Qué opináis?

P.D: Tú marichollos, cállate… que lo tuyo no es normal, jajajaja.

20091118-633941108645037500w

Anuncios

42 comentarios en “Tener hijos engorda

  1. Sinceramente creo que no hay norma para esto. Depende de muchísimas cosas, de la constitución de la madre, del estilo de vida y por supuesto de su tipo de alimentación y voluntad. Lo que no se puede es comerse botes de mayonesa y pretender adelgazar!! 🙂

    Yo tengo que decir que era de las que antes de tener hijos no compraba ni patatilla, ni chuches ni nocilla, porque… claro que sí, ¡¡yo me lo zampaba todo, y de golpe!!!… Ahora con niños tengo de todo eso y más, pero cosas de la vida, esa ansiedad de antaño pasó, y alguna vez sí que pico, pero normalmente puedo dejar esas cosas a la vista (a la mia, no a la de mis hijos) y ser capaz de no inmutarme. Eso sí,muchas veces no como porque como los enanos me vean comer, la hemos liado!! 🙂

    Y soy uno de esos casos que me quedé más delgada que antes de estar embarazada!. Antes no paraba, pero es que ahora menos! y la actividad maternal, aunque no esté considerada como deporte, quema muuuuchas calorias!.

    Un besito chicas!

    Me gusta

    • Nenas pues que suerte, en mi caso tengo unos cuantos kilos que se me han pegado como lapas. Menos mal que fuerza de voluntad si tengo y espero y ya he conseguido despegar unos cuantos. Besicos!

      Me gusta

  2. Pues yo todo lo contrario, para no tener hijos adelgaza! Con el primero perdí 6 kilos (aparte de los del embarazo) y con este segundo ya he perdido otros 2 kilitos además de los 6, total que he perdido 8 kilos desde que me quede embarazada hace 3 años. El otro día me encontré unas fotos y me di cuenta de lo bien que me ha sentado tener hijos jaja.
    Eso sí, ahora gasto unas ojeras que antes no tenía 😉

    Me gusta

    • Hija que suerte! Yo creo que depende mucho de la constitución, y si eres de engorde fácil, pues pasa lo que pasa. Las que no lo sois, enseguida volvéis a vuestro cuerazo habitual, jajajaja. Besicos

      Me gusta

  3. Ja ja..pues si…en mi caso, las nauseas del embarazo fueron las culpables, pues solo se me pasaban si picoteaba algo. Y claro, tanto picoteo acabo adhiriéndose a mi trasero!
    Si que intenté hacer dieta, pero con las hormonas todavía revolucionadas, se me fue la pinza todavía mas…y no duré mas de un mes!!

    Me gusta

  4. Continuo que le di a publicar sin querer… Me como un jabalí, un ciervo, un toro y todo con postre! Así que ya con todos los kilos junto a mi!… Y todavía no entramos en la parte dura de las vacaciones! Rodando volveré a casa! Cuidado en la autovia su veis un tonel que soy yo!… Lo despacio que se pierden y lo rápido que se ganan! Ojalá fuera igual con el dinero!

    Me gusta

  5. Genial post!
    Me he sentido híper identificada con el punto 2. Es súper cierto que la dejadez acecha. Te sientes tan llena con tu bebé, que te importa 3 m***** si vas con cualquier cosa puesta, una regurgitación de leche mal quitada encima, o llevas dos días por casa sin peinarte. Creo que es un rollo tan profundo que nos desprendemos de lo superficial temporalmente. Pero después un buen día te ves en una foto y le dices a tu pareja: pero como me has dejado ir con estas pintas????

    Me gusta

  6. Bueno, volver volverá… Pero el útero. Porque lo que son las carnes, esas, salvo que seas una privilegiada como tu, esas se quedan y lo de antes ya no vuelve, jajajaja. Besicos Mari, ya sabes que aunque seas una zorra-delgada-cuerpazo y te odie por ello, te quiero! Muack!!!

    Me gusta

  7. Gracias por el post, que así no me siento tan sola en este mundo… Suerte que acá aún es invierno y todavía no estoy en esto de tener que enfrentar el mundo con pocas ropas… creo que lo haré con pocas pulgas. Mas por necesidad que por opción.
    “Cuerpo de madre”… meh…

    Me gusta

  8. A mí me adelgazó el embarazo y el post parto me está matando porque no paro de engordar. Desde luego, si me comiese la alimentación complementaria de la bichilla no tendría esta acumulación de kilos en el cuerpo, pero con el rollo de la lactancia me pongo morada cada día y claro ¡esto no hay bebé que me lo saque a través de la teta!

    Me gusta

  9. Tengo que opinar??? Uffff por aquí… Mal no, peor, eso si empiezo dietas amenudo ahora me ha dado por la bici, jijijiji hoy empezamos solo me sobran 12 y en el embarazo pille 7 jijijiji. Sera que minijijijiji no se mueve y no tengo q correr detrás de ella. Jijijiji besitos!!!

    Me gusta

  10. Quién ha dicho que la teta no adelgaza???? no quiero ni imaginarme como estaría yo si no fuera así.

    Yo ya estoy en mi peso y como como una lima del 15, increible!!!! lo que si tengo es una poca panza, se me ha subío de las piernas y estas parecen dos alambrillos…

    Me gusta

    • A mi la teta no es sólo que no me adelgazara, es que me echo encima unos cuantos kilos. Supongo que dependerá de los cuerpos porque a mis amigas les paso lo mismo que a mi…. Ains si yo pudiera comer como una lima y no engordar! Besitos!

      Me gusta

  11. Es verdad que después del embarazo la dieta no apetece, pero yo intenté no dejarme y en cuanto pasó la cuarentena busqué tiempo para mí y me fui una horita diaria al gimnasio, además, por la tarde me iba a andar otra horita empujando el carro, cosa que sigo haciendo, ahora que Leo pesa ya 14 kilos. Es verdad que dieta no hice, pero la lactancia sí que me ayudó muchísimo. Ahora estoy de nuevo esperando un bebé y seguiré la misma táctica. 😀

    Me gusta

  12. Mi caso ha sido al reves jeje
    miedo me da cuando la lactancia acabe…ya te contaré, pero de momento estoy mas flaca que antes del embarazo y comer…como …to lo que tengo delante! jaja
    Ya me he estancado y no adelgazo mas, pero de momento no recupero. Asi que feliz

    Me gusta

  13. Ais que vida mas cruel! U.U yo tambien creia que con la lactancia adelgazaria… luego, cuando empezase a trabajar… pues un año despues sigo con mis 10kg… y lo mejor, no me da la gana de comprarme ropa grande pq tengo que adelgazar xD asi voy, que parece que vaya disfrazada!!! en fin, algun dia, con fuerza de voluntad y cambio de habitos….

    Me gusta

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s