Spanish Horror Tales (Entrega I): Caperucita Roja

El otro día, en la reunión de la guarde, la profe, que es un encanto por cierto, nos explicó lo que hacían los peques durante la mañana, y una de las cosas que más les gustaban era que les contaran cuentos. Ella les contaba cuentos tradicionales, de los de toda la vida, y a mí me pareció una idea fantástica.

Soy muy fan de los juegos tradicionales, de los cuentos, de que todo eso se siga haciendo con los peques para que no se pierdan en el olvido…

Ni corta ni perezosa, procedí a hacer una lista mental de los cuentos detodalavida que yo me sabía para poder contárselos y haciendo un repaso de las historias en mi cabeza… ay, ¡me rio yo de las películas de miedo!.

¿Pero qué les pasaba en aquellas épocas? ¿Querían acojonarnos de por vida o qué?

Paso a resumiros el primero de ellos (otras entregas en próximos posts):

banda texto

Trata sobre una nena a la que mandan casa de su abuelita, que vive en lo más profundo del bosque. ¿¿What?? ¿Una niña pequeña sola andando por un bosque?. ¿Esa gente no ve Mentes Criminales o qué?.

Bueno, a lo que vamos, la nena cruzó el bosque y se encontró con un lobo (bastante suerte por cierto, teniendo en cuenta que están en peligro de extinción), al que le contó hacia donde se dirigía. El lobo, ni corto ni perezoso, salió corriendo y llego antes que ella a la casa de la abuela. Llamó a la puerta, y fingiendo la voz de la niña, consiguió entrar y… sí señores, ¡se la comió!. ¡De un bocado!. Así tal cual, sin paños calientes, vas y le cuentas a tus hijos que un lobo se ha comido a una abuela (la suya la cuida todos los días).

No contento con semejante barbaridad, el lobo pilla y se pone el gorro de dormir de la abuelita, que total, ya no lo necesita, y se mete en su cama. En esto que llega Caperucita a la casa y pasa alegremente (se debieron dejar la puerta abierta). La nena, que debía ser pelín miope, ve el panorama y algo le parece raro (¿algo?).

Total, que le pregunta por sus ojos, sus orejas, y al final, acaba preguntando por sus dientes en la por todos conocida frase:

– Abuelita, ¡qué dientes tan grandes tienes!

– ¡Son para comerte mejor!

Y se la zampa. Ahí la llevas… Me imagino la cara de los niños recreando la historia en sus cabezas. Gore no, lo siguiente.

El tema es que, y ahora viene lo mejor, Caperucita y la abuela piden auxilio desde dentro de la barriga del lobo (ojo al dato), y un leñador que pasaba por allí,  los escucha y entra de inmediato. Al coscarse del percal (este parece ser que no necesitaba gafas), le abre la barriga al lobo de un hachazo (oh-my-god), y saca a la pobre nena y a su abuelita de la barriga del lobo (llevarían fina la ropa). Pero esto no acaba aquí, no señor. El leñador, que debía ser un pelín sádico, llena la barriga del lobo con piedras. Habéis oído bien, con piedras. Y se la vuelve a cerrar (con algún hilo de sutura que debía llevar en un bolsillo).

El final es para morirse ya, nunca mejor dicho. Al pobre lobo, con la panza llena de piedras, le da una sed terrible, por lo que se arrastra hasta un río a beber. Al inclinarse el pobre animal para beber agua, cae al río por el peso de las piedras y muere. He tenido que contener las lágrimas para escribir esto.

Y vivieron felices y comieron perdices (menos el lobo, que en paz descanse, y la abuelita que dudo que sobreviviera a semejante odisea).

219476_168536219866888_3082212_o

En fin, que yo qué sé… Que tampoco digo que haya que criarlos en el mundo de las piruletas y las nubes de algodón, pero por favor, algo menos de sangre y muerte y un poco de felicidad para esos pequeños, ¿no?.

No puedo evitar pensar que a nosotros de pequeños nos contaban estos cuentos y así van las cosas como van.

Así que, he pensado que, llegados a este punto, casi mejor la pongo a ver el telediario, ¿qué opináis?

***Siguiente entrega: Blancanieves (próximamente en sus pantallas).

Anuncios

25 comentarios en “Spanish Horror Tales (Entrega I): Caperucita Roja

  1. jajajaja, mira comparto tu opinión! El otro día precisamente cogí un libro de cuentos de estos de toda la vida para leerle a Niño, total que tuve que ir pasando páginas buscando uno que fuera un poco “light” porque la intención era que se relajara y se durmiera, no que tuviera pesadillas! La verdad es que en nuestra época todo era para asustarnos y que nos portáramos bien, cómo han cambiado las cosas! Igual que los dibujos, todo eran desgracias! A todos se les morían los padres o algún ser amado y quedaban solos en el mundo, aunque eso es otra historia!

    Me gusta

  2. No te creas que los niños se asustan tan fácilmente, los hay que cuanto más gore el cuento, más les gusta. De todas formas es verdad que los cuentos populares son muy bestias y, ¿qué me dices de Bambi? Eso sí que es para traumatizar a cualquiera, ese pobre cervatillo huérfano llamando a su madre muerta…

    Me gusta

  3. Hoy ya he tenido mi dosis de risoterapia contigo Marifififi¡¡¡¡ La verdad es que en la radio escuché una vez que esos cuentos fueron sacados de cuentos de terror….. ser verdad no se si es, pero pinta tienen…. jijijiji
    Esperando estoy la segunda entrega¡¡¡¡¡
    Mejor inventarse cuentos sobre la marcha, yo lo hago mucho con mis hijas. Cuando llega la noche decimos…..de que va a ser el cuento hoy?? y cada una aporta cosas y al final quedan cuentos un poco locos pero chulos 😉 Lástima que no los escriba porque algunos son para mondarse de risa¡¡¡¡

    Me gusta

  4. Anda que cuento más bonito! Acto seguido le ponemos unos cuantos capítulos de mentes criminales y crímenes imperfectos… Jajajaja! A la espera de la siguiente entrega! Yo todavía no me decido si comprarle cuentos y censurarlos (esto lo hacía mi madre!) o inventarme las historias como hacia mi padre… Durante años me hablo de un caballo que nunca existió! He vivido engañada! 😔

    Me gusta

  5. Spanish horror history total…. Ten cuidao la cosa si la analizas bien!
    Creo que lo de la sangre en la ropa la deberían quitar con agua fría y el jabón ese milagroso…. Jijijij
    Estoy deseando leer la segunda entrega

    Besitooooos!!!!

    Me gusta

  6. Jajajajaaa…me muero de la risa contigo marififi, pero llevas toditisima la razón si te paras a pensar estos cuentos son sádicos no lo siguiente, pero siempre nos hemos quedado anonadad@s con ellos. Muero de risa con tus comentarios, eres genial. Mil besicos

    Me gusta

  7. Jajaja… pues a mí me leían esos cuentos y hoy x hoy, no puedo ver nada agresivo en la tv. No hemos salido tan raros!!!! De todas formas, yo la parte del leñador q abría la barriga la desconocía… en mi entorno era q aparecía el leñador antes de q el lobo se comiese a caperucita,jeje

    Me gusta

    • imagino que hay muchas versiones y lo de las piedras en la tripa de los pobres lobos “mola” jaja.

      yo lo que conocía de abrir la tripa al lobo era del cuento de los cabritillos, cuando la mama cabra llega a casa y el lobo se había comido a seis de sus siete hijos (que mola la cabra con 7 hijos) y el pequeño le cuenta toda la historia y van a buscarlo mientras duerme bajo un árbol con la tripa llena de los seis cabritos, enteros, como cuenta marififi que hacen siempre los lobos y con tijeras le abre la tripa y la cose con hijo y aguja, todo esto sin que el lobo abra un ojo, pedazo habilidad la de la madre y la rellenan con piedras que ademas de una digestión muy pesada, le provocan mucha sed y cae al rio cuando se agacha a beber.

      Me gusta

  8. yo lei una vez la version del cuento contada por el lobo, un pobre lobo ecologista que lo que queria era evitar que caperucita cortara mas flores silvestres, me gusto mucho mas, jaja, hasta mas creíble, jaja.
    Muchos cuentos son bastante horribles en este sentido, como dices los padres y la bruja de hansel y gretel para escribir un libro solo con ellos… yo he versionado muchos, por ejemplo, ricitos de oro se convirtió en una gran defensora del oso pardo al llegar a la edad adulta, sigue en su aldea y come muchas veces aun con los tres ositos, junto con sus hijos y nietos, ya es una tradición de las dos familias y otras cosas así.

    me ha gustado mucho el post!

    Me gusta

  9. Jajajajajaja… Me encanta., La verdad es que mi madre yo creo que pensaba como tú y nuestra versión familiar de Caperucita era mucho más llevable… El lobo amordazaba a la abuelita y la metía en el armario, y el cazador pillaba al lobo cuando oía gritos al pasar cerca de la casa.. Y el pobre lobito se iba corriendo a su cueva con el rabo entre las patas ;P
    Así he salido yo… Que lloro con los Simpson jajajajaja…
    Un abrazo amiga!!!

    Me gusta

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s