La oscuridad: ¿realidad o ficción?

Entre todas las sensaciones del mundo, el miedo es la peor para mí. El miedo es irracional y no hay manera de controlarlo. Yo nunca he sido miedosa pero sí que es cierto que cuando he sentido miedo, es algo horrible.

Hace unos meses os hablé de los miedos de Minififi. Algunos se han ido y han llegado otro nuevos. Ya no tenemos miedo al secador del pelo, por ejemplo. Bien. Ya no cogeremos una pulmonía. Ha llegado el miedo a entrar en el ascensor sola por un episodio bastante desagradable que experimentó la pobre el otro día (se quedó dentro y se bajó sola al bajo). Mal, pero pasará.

Pero sigue teniendo miedo a la oscuridad, y mucho. Le da miedo andar por el pasillo a oscuras, ir a su habitación con la luz apagada o que la luz del rellano de mi piso se apague de repente. Hasta cuando la tele o el móvil se quedan en negro, se tapa los ojos corriendo. Desde un tiempo a esta parte se despierta a media noche y me llama aterrorizada porque no quiere quedarse en su cama. He probado con luces quitamiedos, y nada. Además, usa las palabras mágicas: “Mamá, ven, tengo miedo”. Y claro, yo, antes eso, salto de mi cama como un resorte y acudo corriendo a su rescate. ¿Cuál es el rescate?. La cojo en brazos y me la llevo a mi cama (porque mi cama es un lugar mágico donde la oscuridad, por lo visto, no existe.

ojos

En estas estamos. Y ahora viene el problema. ¿Cómo saber cuándo es cuento y cuándo realidad?. Porque me resulta muy difícil dejarla por la noche en su cama, pensando que pueda estar pasando, aunque solo sea, un minuto de miedo. Como os he dicho, creo que es la peor sensación que hay y no quiero que mi hija la sufra más de lo inevitable.

Solo espero que esta etapa pase, y Minififi vuelva a dormir su noche del tirón, como lleva haciendo desde que tenía una semana. O quizá no pase y tenga que comprar una cama de dos metros para que, cuando vuelva de fiesta, se quite los tacones y se meta en nuestra cama con olor a bodega.

Por eso necesito vuestro consejo. ¿Qué hago ante esto?. ¿Sigo acudiendo al rescate o hago un poco de oídos sordos para que vaya perdiendo esa fobia a dormir a oscuras?.

Anuncios

21 comentarios en “La oscuridad: ¿realidad o ficción?

  1. Es difícil aconsejar, cada niño y cada familia son distintos.. Cuando mi mayor pasó esa fase ibamos alternando: al principio yo iba al rescate, hablaba con ella, la tranquilizaba. Cada vez hacía visitas más cortas a su cuarto, y cada vez corría menos. Le compré una lucecita con forma de farolito y le di un spray antimonstruos (agua con colonia jaja). Esto funcionó hasta los 4 años que ya más o menos podía entender que no hay por qué tener miedo.
    Espero que te sirva mi experiencia, ánimo!

    Me gusta

  2. Otra idea es que vayas a su cuarto y te quedes con ella hasta que se duerma pero sin llevarla a tu cama, que diría el que escribió un libro pero nadie le molestaba por la noche. Jajajaja, cuando hay sueño…¡ánimo que crecerá y se esfumarán los miedos!

    Me gusta

    • Pfff, eso lo he probado, pero ¿sabes que pasa? Que me duermo yo antes y luego me levanto por la mañana helada y con la espalda como un ocho, jajaja. Pero sí, mi madre (que me ha dado el mismo consejo) y tu lleváis razón. Habrá que hacer eso. Besitos y gracias Eva!

      Me gusta

  3. Complicado. Yo estoy para dar poco consejo porque Tate termina viniendo todas las noches antes o después a mi cama. He probado lucecitas, el Mike de Monstruos SA como protector en la noche, calmarle e irme,… no sé cuál es la solución. Él dice que piensa cosas y no se puede dormir, ahora no es en sí la oscuridad (creo), pero también ha tenido épocas de tener que encender todas las lueces para ir de una habitación a otra.
    Paciencia, paciencia y paciencia, todo pasará… aunque no sabemos muy bien cuando. Suerte!
    Me ha encantado lo del spray

    Me gusta

  4. Tema peliagudo. Mi hijo mayor está igual y nos llama en mitad de la noche para que lo llevemos a la cama con nosotros y yo… pues no concibo que tenga miedo y me lo llevo pero claro, hay detalles durante el día que me confirman que realmente tiene miedo a la oscuridad. No va al baño solo cuando anochece (hasta le pide a su hermana pequeña que le acompañe), ni a su habitación, ni a ningún sitio donde no haya luz. Y viene corriendo con cara de terror si se le apaga la luz… así que yo sigo intentando tranquilizarle y diciéndole que siempre estaremos ahí para cuando lo necesite. Y yo se que él no quiere tener miedo pero es superior a sus fuerzas. Mucha suerte guapísima y a ver si se le pasa pronto

    Me gusta

  5. Pues yo cuando era pequeña era miedosa y ahora sigo siendo un poco miedosa. Entonces no me gusta que mis hijos pasen miedo, me parece la peor sensación del mundo. Alejandra tuvo una época de miedo pero ya se le paso y ahora no le da miedo de nada. Sin embargo Diego es súper miedoso ahora, tiene miedo hasta de estar en una habitación solo a cualquier hora del día. Por las noches, a veces duerme del tirón pero a veces se despierta y nos llama porque tiene miedo y sin dudarlo me le llevo a mi cama. Yo pienso que es algo pasajero y que no durará siempre.

    Me gusta

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s