El poder de una falda

Hace unas semanas tuve el inmenso placer de pasar unos días con Marijiji. Fueron unos días geniales, disfrutamos muchísimo (tenemos pendiente un post de esa quedada para que veáis lo bien que lo pasamos y lo pasaron las peques).

El tema es que sin pensarlo ni planearlo, Minififi volvió de allí SIN CHUPETE.

Esta fue la historia…

Íbamos alegremente hacia Port Aventura, la familia Jiji en un coche y nosotros en el nuestro cuando de repente, oh my god, Minififi se vomito de los pies a la cabeza. Es la primera vez que le pasa en el coche y la segunda vez que vomita en toda su vida, así que yo no iba preparada. Paramos los coches para poder cambiarla de ropa y limpiar un poco, así que Marijiji, que está en todo, abrió su maletero para sacarme del apuro. Y AHÍ ESTABA, suelta por el maletero. Ahí estaba en el sitio justo y en el momento justo. Una falda de flores, de vuelo, que Minififi vio a la primera.

Por hacerle la gracia, Marijiji se la colocó y se obró el milagro. Minififi loca con la falda (luego voy y me gasto 100 pavos en un vestido de piqué, ¡zas!), dando vueltas como una loca y sin querérsela quitar. Para convencerla, Marijiji le dijo: ¡Si cuando salgamos de Port Aventura me das tu chupete, te lo cambio por la falda!. A mí me dio la risa. A esa pequeña yonki le iban a cambiar su chupete por una falda, ¡JA!

Pues ¡zas!, en toda la boca. Al salir del parque lo primero que hizo al llegar al coche fue coger su chupete y dárselo a Marijiji.  Y esa fue la última vez que lo vimos…

Podría deciros que ha sido fácil para ella, pero no. Creo que ha sido de las cosas más duras por las que ha pasado. Hemos tenido varios momentos de “síndrome de abstinencia” bastante amargos.

A día de hoy, y pasados casi dos meses, se sigue acordando de su chupete en cada siesta y cada noche. Ya no dice nada, pero yo lo sé, lo sé como si estuviera en su cabeza. En esos momentos me quiero morir de la pena, si no fuera por Pocofifi, creo que me habría ablandado y se lo habría devuelto, pero sé que es por su bien, así que no lo hago. Pero no puedo evitar pensar que se lo tenía que haber quitado antes, que no se lo tenía que haber dado, en fin, que la conciencia me remuerde cada vez que la veo moviendo la boquita como chupando un chupete inexistente.

Solo espero que esto pase pronto para ella y que se olvide para siempre, aunque lo dudo. Eso sí, ¡ella tan contenta con su falda!

IMG_6388

¿Vuestros nenes llevaron chupete? ¿Os resultó difícil quitárselo?

Nota: Quiero darle las gracias a Marijiji por su inestimable ayuda. Sin ti no habría podido compi. Sabes que te debo unas cañas (y una falda de tu talla, jejeje).

Anuncios

44 comentarios en “El poder de una falda

  1. jajajaj estos niños no dejan de sorprendernos!! yo se lo hubiera dado, eso es un sufrimiento sin necesidad. UNMF nunca tuvo chupete, pero yo sí, hasta los 7 años y te aseguro que soy una persona normal y mi boca es perfecta jejejej. Pero bueno, si pensábais quitárselo, ya que habéis dado el paso…

    Le gusta a 1 persona

    • Estuve a punto, te lo prometo. Yo tampoco soy demasiado nazi con estas cosas, pero la verdad es que la ocasión vino a huevo y pocofifi se mantuvo en sus trece. Y ahora ya, con la batalla ganada, ya no puedo recular aunque me de muchiiiiiisima pena :(. Mil besicos

      Me gusta

  2. Uy el chupete!!! Que tema más controvertido…
    Mi satélite lo usó hasta casi los dos años. Un día se le olvidó en la guardería y aproveché la coyuntura para sacarselo del todo. Al principio preguntaba donde estaba el “tete”, y yo le decía que en el cole, que al día siguiente no se olvidará de pedírselo a su profe Isa, que lo tenía ella en el bolsillo de su bata. Como nunca se acordaba de pedírselo, fueron pasando los días y a las dos o tres semanas ya no se acordaba del “tete”.

    Le gusta a 1 persona

  3. Increíble!!! El cambio por una falda!!!!
    yo no sé lo que es eso. Mi peque se lo intentaron dar en el hospital cuando nació y ella no hacía más que escupirlo. Así que directamente pasé de dárselo. Mi madre también intentó que lo cogiera, pero ella no quiso y le pedí que no la obligara. A día de hoy casi ni lo usa, y para lo poco que lo coge es para méterselo en la boca, morderlo y tirar de él. Durante la fase de los primeros dientes nos fue de perlas como mordedor!! jejejejeje.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  4. No hay nada como un buen cambio para convencerles.
    El jueves pasado nos tocó revisión en el pediatra y vacunas con los tres. Los mellis no se decidían sobre a quién le tocaba pincharse primero y les dijimos que el primero en vacunarse sería el primero en explicar el cuento de ir a dormir y ¡premio!
    Hay que saber hacer tratos.

    Le gusta a 1 persona

  5. Mari!!!!!! Que cuando quieras nos vamos de compras!!!!!! Con lo convencida que salio mi minififi de port aventura directa al maletero jijijijijiji. (para las que os pregunteis si no habia una falda mas fea… Os dire que es el traje tipico para bailar un baile regional en Cataluña. Minijiji no la lleva a diario esa falda) jijijiji
    Besitos!

    Le gusta a 1 persona

    • Tia yo no sé si es regional o no, pero ella la lleva todo el día puesta. Y yo tan contenta de ver que por lo menos el sufrimiento fue a cambio de algo que le encanta. Ya sabes que te debo una ;). Mil besos compi

      Le gusta a 1 persona

  6. Qué manera tan original de quitar el chupete!!! y es que las niñas ya son presumidas desde siempre jaja. Los mios no llevaron chupete ninguno pero creo que si que deben tener sus malos momentos cuando se lo quitas. Supongo que deberá acostumbrarse a encontrar alternativas para dormirse o relajarse!! Besos

    Le gusta a 1 persona

  7. Nosotros de momentos hemos conseguido que no vaya pegado a él cuando va a la guarderia, así que de momento hemos conseguido la mañana y la tarde sin él, pero al mediodía cuando llega a casa y por la tarde lo pide… y si durmiendo se le cae, pues ya me grita para que se lo dé. Cuando haga los dos añitos a final de año empezaremos a quitarselo más y a ver si para el verano conseguimos que no se acuerde del pepu. Lo malo, es que lleva un muñeco colgando de él y creo que lo que ella quiere más es ese muñecote.

    Le gusta a 1 persona

  8. Querer algo desesperadamente obra milagros.. jejeje. El mío mayor usó chupete hasta más allá de los 3 años y lo dejó él por voluntad propia. Un día se enfadó y me mandó tirarlo a la basura y luego se arrepintió pero ya no había marcha atrás. Un par de días duros y luego se le olvidó. Con la pequeña fue más fácil, no lo usó 😉

    Le gusta a 1 persona

  9. Qué bien que se lo haya quitado ella sola, porque aunque lo haya pasado mal la decisión la tomó ella y eso está genial. La mía dejó de pedirlo y dejé de dárselo, esto fue al cumplir los dos años más o menos, y se acabó el chupete. La verdad es que ni me lo creo!

    Le gusta a 1 persona

  10. Los peques son increíbles!!! El mayor dejó el chupete días después de cumplir 3 añitos, ¿Cómo? se lo dió al Tió de Nadal, como fue una acción hecha por voluntad propia, no hubo vuelta atrás. En algún momento titubeó, pero aguantó como un campeón. Con el peque no he de preocuparme, nunca ha querido chupete!! Un beso

    Le gusta a 1 persona

  11. Me encanta el trueque!

    Mi hijo usó chupete hasta el año y medio, aunque sólo para dormir. Cuando se rompió el diente, el dentista nos dijo que había que quitárselo para que no se hiciera más daño si mordía (y el biberón también), y en dos semanas ya lo habíamos olvidado. Yo me agarré de que, como yo estaba estudiando y entre semana dormíamos en casa de mi madre, el primer fin de semana le decía que se nos había olvidado en casa de la abuela, pero que no nos hacía falta, que estábamos juntos y no lo necesitábamos. Y sin darle mucha importancia, con mucho juego para dormirle y muchos momentos en familia, poco a poco dejó de pedirlo. Y hoy ya ni se acuerda que un día lo usó.

    Tranquila que cuando menos lo esperes todo habrá pasado. Lo que puedes hacer si te lo nombra es recordarle a quién se lo regaló, y darle importancia a lo bien que se lo pasó ese día y a la falda nueva que tiene, para que sobresalga lo bueno por encima de la pérdida del chupete. Mucho ánimo, que es duro, pero necesario. Y no te sientas mal por habérselo dado, no es nada malo, y lo terminará superando. Besos!

    Me gusta

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s