Cupido, ándate con ojo…

Después de la resaca del Día de San Valentín, y pensando en esto del amor y de las parejas, ¿habéis pensado alguna vez la que se nos viene encima cuando nuestros retoños alcen el vuelo y se enfrenten a esto del amor?

Que la teoría está muy bien, que el amor es libre, y que por supuesto no los vamos a coaccionar para que elijan a esta o aquella pareja pero…

¿Qué va a ser de nosotros cuando aparezcan en casa con un niñato o niñata que no nos guste un pelo?

¿Cómo vamos a afrontar el momento en que nuestro cachorro se enamore y no sea correspondido? Esas horas de llanto en las épocas de instituto, con la autoestima en los pies, ay dios mío…

¿Cómo averiguar si el noviete o novieta de turno los trata bien? ¿Seremos capaces de detectar un maltrato de cualquier tipo?

¿Cómo disuadirlos de los celosos en extremo, de los manipuladores, de los caraduras?

Ya sé que todavía queda mucho como para preocuparnos por esto, pero también creo que es un tema en el que hay que “formarlos”.

amor

No hablo de coaccionar ni de imponer, pero sí de hacerles ver lo que deben aceptar y lo que no. Lo que es normal y lo que no.

Últimamente se habla mucho en los medios del retroceso de las generaciones más jóvenes en estos temas, de maltratos entre adolescentes, de control sobre sus redes y sobre su libertad. En resumen, que parece ser que vamos para atrás como los cangrejos.

Quizá nuestra generación, que tanto ha escuchado de nuestros padres y madres consejos sobre lo valiosa que es nuestra libertad, nos estamos relajando un poco o estamos dando por obvias cosas que no lo son tanto.

Yo solo dejo caer, al futuro novio o novia de mi hija, que el papa de Minififi tiene el permiso de armas en vigor y yo muy mala leche, ahí lo dejo…

Jajajaja, es broma, pero sí que pienso “armar”  emocionalmente a mi hija para que el día de mañana, quizá le toque llorar porque no la quieren, pero que…

NUNCA TENGA QUE LLORAR PORQUE LA QUIEREN.

Anuncios

8 comentarios en “Cupido, ándate con ojo…

  1. Ay Mari, que ni se me habia pasado por la cabeza y si son pocos los problemas que tengo encima, ahora me das tu uno más jijijiji. Tengo claro que no le voy a imponer nada (por propia experiencia, eso no funciona, las ostias hay que darselas una misma…) pero si que puedes ponerle un colchon para q la ostia sea mas floja…. Aunque de momento, yo ya tengo a la mia apalabrada ahí, inculcando mi decisión desde bien pequeña jijijijiji (luego se tendrán tan vistos que no querrán ni verse jijiji)
    Besitos, me encanta el post!

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo creo que llorar por desamor lo hemos hecho todos, y es de lo más normal en esto de las relaciones. Pero llorar por amor es muy duro, y yo que lo he vivido cuando han sido otros quienes me han hecho sufrir por no entender mi amor, lo que si tengo claro es que el día que le llegue a mi hijo pienso respetar sus decisiones. Creo que con una buena base y una buena educación sabrán escoger o al menos valorar dentro de lo que haya en el mercado. Pero si el día de mañana mi hijo decide algo ya con cierta edad (en mi caso yo tenía 20), pienso escucharle, intentar entenderle y apoyarle porque se desde ya que es eso lo que necesitará, no que juzgue su historia porque yo no la considero correcta.

    Aún queda mucho para eso, pero valorando que puede traer posible tristeza para nuestros hijos, no es raro que le demos vueltas al tema desde ya…

    Le gusta a 1 persona

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s