Volar del Nido

Hace un tiempo que estoy en un grupo de mamis en el cual nos apoyamos unas a otras, hablamos de nuestros problemas, nos damos consejos y contamos nuestras inseguridades. Hace unos días, una de ellas, escribió este texto, que la verdad que me hizo pensar. Desde que nació hasta ahora, han pasado 3 años y medio y se me han pasado volando…

Chiquis me acaba de dar un bajonazo. Os explico.
Llevo toda la tarde corriendo para arriba, para abajo, que si la rotura parcial del tendón, que si llevar a uno a una extra escolar, al otro a la otra, los ensayos míos, los deberes del mayor.
Cuando se acaba todo esto, empieza ducha de uno, ducha del otro, que si uno se pelea con el otro: Mamaaaaaa, que el tete no me deja estudiar!!!
Mamaaaaa que me va a romper el coche!!!.
Luego el pequeño chillando porque el grande no le deja jugar con los juguetes: Maaaa tete no deja, maaaa tete fadaoo!!!
Luego viene el momento cenas: que si uno no quiere esto, el otro no quiere aquello, se pelean porque uno quiere yogur de fresa y el otro de piña.
A todo esto acuesto al peque, leerle el cuento de todas las noches, lo acuesto y ni siquiera salgo de la habitación, que me pide agua, luego que lo tape, luego que si la sábana. A todo esto que el grande también me esta esperando para leer otro cuento, aunque él ya se lo lee solito.
Y por fin, se hace el silencio en mi casa pero…. En lugar de sentir descanso me da por llorar. Porque???
Porque algún día habrá silencio en mi casa, no habrán gritos porque mis niños habrán abandonado el nido, habrán formado su propia familia y estarán en sus respectivas casas.
Ya no se pelearan entre ellos para acto seguido revolcarse por el suelo mientras se ríen y juegan a monstruos, porque serán grandes y estarán por otras cosas.
Ya no seré yo quien les duche e intente domar esos pelos que se van para todas partes.
Ni ya les podré leer cuentos, porque no estarán en casa, aunque se que ellos se los leerán a su hijos.
Pero algún día todo esto ruido, todo este estrés, todo el Mamaaaa esto, mamá aquello, maaaamaaaa ya no existirá porque habrán dejado de ser niños y serán adultos.
Algún día estaré sentada en este mismo sofá y pensando que años atrás mi casa era un caos, pero un caos formado por lo más bonito del mundo mis hijos siendo niños.
Disfrutemos de estos momentos, todas estamos cansadas, pero bendito cansancio y bendito ruido, porque algún día nuestro pájaros volaran por su propia cuenta y hacía su propio nido.

GRANJA

Desde aquí, quiero agradecer a Sandra Ortiz la reflexión que me hizo hacer ese día, que es ley de vida, pero quedan tantos años y ya me entra una pena… Cierto es, cada una de nosotras ha volado del nido de sus padres, pero no es la misma sensación para el que se va, que para el que se queda. El que se va esta lleno de energía, tienes ganas de volar, de investigar y de vivir, el que se queda, se queda en soledad, en silencio, en tranquilidad…  Ahora lo vemos con mucha tristeza, pero quien sabe, igual cuando llegue el dia ¡estamos en nuestra plena juventud!

¿Y vosotras que pensáis, os da pena? o ¿Disfrutareis al máximo?

Besitos a todas!

Anuncios

19 comentarios en “Volar del Nido

  1. Por suerte, el que tus hijos se vayan de casa es un proceso lento, no te levantas un día y ya no están, sino que se van haciendo mayores, cada día son más independientes, salen con sus amigos. Es todo muy natural. Yo les suelo hacer la misma pregunta desde que eran muy pequeñitos: “¿cuando seáis mayores, me seguiréis dando besos y abrazos?. Esa es mi máxima preocupación. Les doy mucho la plasta con eso. Pienso darles besos y abrazos hasta que sean viejitos.😀

    Me gusta

  2. La verdad es que da mucha penita pensarlo. A mi Diego siempre me dice que nunca se quiere ir de casa porque me va a echar mucho de menos y que siempre quiere vivir con Alejandra y papa y mama, pero, aunque me encanta que piense que quiere estar conmigo para siempre, se que llegará el día en que hagan sus vidas y tengan sus familias y no alboroten tanto.
    Y ese día moriremos de pena seguro, pero es ley de vida….

    Me gusta

    • o No! igual nos damos cuenta que también somos personas y podemos disfrutar de nuestra segunda soltería! Pero si, da mucha pena, y por una parte pienso en el futuro y me gustaría que fuera realidad que pudiera construir su propia familia y sea independiente 100% aunque como están las cosas… yo no lo veo tan fácil, creo que tenemos hijos para años jjijijiji

      Besos y siento haber tardado tanto en contestar!

      Le gusta a 1 persona

  3. Creo que puedes hacer las dos cosas, te da pena que se vayan pero aprovechas para disfrutar… Pero es cierto que aunque estemos cansadas, tebemos que disfrutarlos… Me ha recordado mi día a día al leerlo, y la verdad es que es agotador, pero a la vez precioso

    Me gusta

    • El otro día se quedo mi hija a dormir en casa de mi suegra, estábamos yo y mi marido en el comedor aburridos, y yo le pregunte si me vida antes de tener a mi hija era tan aburrida jijijijij.
      Somos unos todo terrenos y nos adaptamos a todas las situaciones.

      un beso y perdón por el retraso!

      Le gusta a 1 persona

  4. Que gran verdad!! yo lo veo en mis padres, que siempre dicen: que descanso, ya se nos han ido todos!; pero luego les encanta cuando vamos a comer a su casa, porque nos echan de menos.
    Seguro que a nosotras nos pasa igual, pero aunque pasa el tiempo volando, queda muuuuuucho por vivir! 🙂

    Me gusta

    • Si!!! todavía nos quedan muchas peleas y muchas noches en vela, pero sobretodo muchas y muchas horas de risas!
      Tus padres padres como los míos, a ver cuando nos vamos y ahora cada semana llamando a ver si bajamos a comer jijijii

      Un besazo y perdón por el retraso!

      Le gusta a 1 persona

  5. Me he vuelto a emocionar y eso que lo escribí yo, pero cada vez que lo leo me emociono. Muchas gracias por poner en tu blog el como me sentí ese día.
    Nuestros peques se nos hacen grandes y cada día que pasa es un día menos de poder disfrutarlos. Algún día sus llantos, sus lloros, todo el estress sera un susurro, un recuerdo de un tiempo en el que teniamos la felicidad completa en forma de hijos.
    Me consuela pensar que el día que mis pájaros vuelen, algún día mi casa estara llena de nuevo de risas infantiles, las de mis nietos.
    Gracias de nuevo por dedicarme un rinconcito en tu maravilloso blog.

    Le gusta a 1 persona

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s