¿Que hora es? ¡Hora de comer!

Así es, llega la hora de comer y con ella mi desesperación, no hay manera, Minijiji es una niña de poco comer y le hagas lo que le hagas su estomago no se agranda por ello. Os voy a contar todas las artimañas que he utilizado con Minijiji para que coma…

  • Solo se puede ver la tablet a la hora de comer.

No sirvió de nada ¿Porqué? Fácil, todo el día sin tocar la tablet se quedaba atontada mirándola y no había manera de que despegara los ojos de la pantalla…

  • Ponemos tiempo limite:

Nos sentamos los tres a comer al mismo tiempo y cuando acaban los mayores se retiran los platos, siempre y cuando vea que ella esta jugando con la comida o ya me haya dicho en repetidas ocasiones que no quiere mas. Si sigue comiendo a su ritmo, se deja el plato en la mesa. Es uno de los que mejor me funciona, tal vez se sienta más mayor por compartir la mesa con nosotros, por hacerle participe de nuestras conversaciones…

  • Tú mandas

Es tal el desespero que puede llegar a sentir una madre a la hora de comer, que te puede llegar a consumir la paciencia. Este método seguro que lo hemos vivido en carnes propias alguna de nosotras . Se retira el plato y se acaba el juego. No me funciona nada, de hecho, creo que es la peor, pero llega un momento, que la desesperación es tal que me gana la batalla.

  • A la carta

Nos sentamos en la mesa con una sonrisa de oreja a oreja, la intentamos entretener para que no se enfade y no comience el ritual de la cena ya con mal pie, le ponemos el plato en la mesa y lo primero que sale por su boca es: yo no quería eso, yo quería guisantes. Te levantas, le haces los guisantes y te dice que ya no tiene hambre, que no le gustan, que están muy quemados, que son verdes o que ella los quería cuadrados. ¡Una y no más, por ahí no vuelvo a pasar!

  • Comedor

Por horarios laborales, Minijiji se queda al comedor tres veces a la semana y todos encantados: ella, la monitora y yo. Imagino que eso de estar rodeada de sus amigos influye mucho, así que igual la solución que tengo que hacer en casa, ¡es invitar a toda su clase a comer cada día!

 

 

Conclusión final:

Mi hija no es de comer, da igual la comida que le pongas, si la niña no es de comer, no es de comer. He probado todas estas negociaciones, he probado vitaminas para aumentar el apetito, he intentado no darle de merendar, comer a las 12, a la 13 o a las 14 y el resultado, siempre es el mismo. Así que he optado por no preocuparme, cada niño tiene unas necesidades, y la mía es de necesidades mínimas.

¿Y vosotros, tenéis algún truco que realmente funcione?

Anuncios

4 comentarios en “¿Que hora es? ¡Hora de comer!

  1. Mi hija tampoco es de comer y cada vez limita mas las posibilidades. Ha dejado de comer infinidad de alimentos.
    Ayer no comió en el cole, eran macarrones, llegó a casa y le hice arroz del q probó una cucharada y dijo q no más. Y empezo su ritual “quiero leche con galletaaaaassss” y así hasta infinito.
    1.No vuelvo, a hacer segundo plato, conozco madres esclavas de olato distinto para cada hijo y por ahí no paso.
    2.Razoné con ella como pude y me dejó, pues era una mezcla de hambre y sueño, q no habría leche con galletas.
    3.Va al comedor por desesperación paternal.
    4.Mi madre dice q soy durísima, mi suegra me lo dice igual, las mismas q ponian en práctica “si no lo quieres para comer lo tendrás para merendar y si no para cenar” y eso q yo fui buena comedora pero pagaba los platos de mi hermano q era como mi hija.
    Lo peor que mi hija ni come ni duerme bien, menos mal que es preciosa si no la tiro por la ventana. 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. la verdad es que a veces cuesta. Por ahora, y cruzo los dedos, la peque es buena comedora. Más a mediodía que por la noche, pero eso no me preocupa. Come genial en el cole todos los días y los findes en casa también. La hora de la cena, se junta con el sueño que tiene y las ganas de coger la teti, así que aunque no esté bien visto negocio con ella.
    ¿Quieres la teti? Sin problema, si te comes, como mínimo la mitad de lo que hay en el plato te doy teti y si te acabas el plato vamos a jugar a la cama. El día que tiene hambre se come el plato, el día que no tiene mucha la mitad, y el día que no quiere, no valen las negociaciones y se lo dejo pasar. Al final tiene teti, pero me hago rogar un poquito, jejejejeje.
    A veces tiene días malos, de esos de no quiero de nada y luego a media tarde se comería una vaca.

    Yo era muy, muy mala comedora. Hasta que me dieron unas pastillas para parar el crecimiento que me daban mucha hambre y entonces me comía hasta las piedras. Era de esas que me ponían el plato a mediodía y me podía quedar delante de él hasta la hora de la cena y no querer probar nada. Mis padres las han visto de todos los colores y mis abuelos ni te cuento. Mi abuelo me prometió una vez, que si me comía el plato iría a por globos. Me comí el plato y se tuvo que ir en la burra al pueblo de al lado porque en el nuestro no habían. jajajajaja. Pobrete.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  3. Mira, la conclusión a la que has llegado es la mejor. Y te lo digo porque lo he sufrido en propias carnes, ya que yo era una niña “de no comer” hasta los 13 años más o menos y sana estaba, pero los malos ratos que me llevaba cuando me obligaban a comer no se los deseo a nadie. No comes porque tu cuerpo no lo necesita, mientras estés sano, qué problema hay? Que están muy delgados, cierto, pero cada niño tiene su constitución y sus necesidades. Puedes negociar con ella pero no la obligues, al final es un sufrimiento cada comida….

    Le gusta a 1 persona

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s