Minififi se va de casa

Si el otro día os contaba las cosas que Minififi podía hacer sola, ahora he descubierto una nueva: también sabe hacerse la maleta.

El otro día, después de un enfado ya no me acuerdo ni porqué, mi hija de cuatro años decidió que quería cambiar de familia. Así que yo la invité a irse de casa y buscar una nueva.

¿Y qué creéis que hizo? Pues sin pensárselo dos veces, cogió su maleta, metió diez bragas (que me ha salido muy relimpia la chiquilla), un tutu, unos tacones de plástico, unos calcetines, dos pares de zapatos, se puso sus botas de invierno porque dice que hacía frío y salió por la puerta sin mirar atrás y sin soltar una lágrima.

111

Testimonio gráfico I:   “Operación maleta”


222

Testimonio gráfico II: “Misión abandono del hogar”

Yo, que también soy muy cabezona, cerré la puerta pensando que en tres segundos estaría llamando al timbre. ¡Qué ilusa!

Miré por la mirilla y la vi desaparecer muy digna ella. Por supuesto inmediatamente abrí la puerta y salí a buscarla. La encontré en el descansillo de la otra escalera tan fresca diciendo que no volvía. Me volví a esconder en mi escalera y allí se quedó hasta que la luz del portal se apagó y ahí sí que empezó a llorar porque no encontraba el interruptor.

Aprovechando la flaqueza de su miedo a la oscuridad, aproveché para hablar con mi pequeña adolescente y la convencí de que entrara en casa. Una vez dentro, y mientras deshacía la maleta, ordenando y guardando cuidadosamente la casi docena de bragas que se llevaba, comenzó diciéndome (con un par de huevos), que no se había ido a la calle porque no se manejaba muy bien con el ascensor, pero acabó (para mi tranquilidad) lloriqueando mientras me contaba que sí que quería a sus papás y que no se iba a ir nunca más.

Y por si esto fuera poco, cuando Pocofifi llegó, le dijo: “Me he ido de casa, y he vuelto porque mamá ha salido a buscarme”. ¡Manda huevos!. Dejó muy claro que ella no volvió, que fui yo la que la obligué a volver.

A todo el mundo le hace muchísima gracia esta historia, pero a mí no tanta. Ya os conté en este post que mi hija parecía una adolescente. Y si esto es ahora, ¿qué me deparará la edad del pavo?. Yo por si acaso, ¡echaré la llave!.

¿Han hecho los vuestros algo parecido alguna vez?

Anuncios

10 comentarios en “Minififi se va de casa

  1. Vaya con la peque, te ha salido guerrera. Jajajaja.
    yo también lo hice cuando era pequeña, me peleé con mi madre y le dije que me iba de casa y que me marchaba con los abuelos que estaban a mil kilómetros. Ni corta ni perezosa me dijo que de acuerdo, aunque ella me dejó en la puerta de la calle.
    Me parece que no tardé ni dos minutos en llamarla. jajajajaja.

    En la adolescencia… agárrate que vienen curvas!!!!
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  2. Prepárate!!!!! Yo ya estoy preparada!!!! Ayer Sabela, cuando le dije que en mi casa no se hacían volteretas en el sofá, me dijo que ESTABA MUY ENFADADA Y NO QUERÍA OÍR NI UN GRITO!!!!! Menos mal que yo soy como la Rottenmeyer de Heidi, porque el abu se compincha con ella y se deja manipular totalmente…

    Le gusta a 1 persona

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s