Las redes se nos van de las manos…

Con todo este tema de la actualización de Whatsapp, estoy dándome cuenta de hasta qué punto las redes nos controlan. A nosotros y a nuestras emociones, y eso pasa factura.

Ya no es solo que las utilicemos para mandar “mensajitos” e indirectas a través de nuestros estados (que ya es para hacérselo mirar), es que también son causa de desastres nivel apocalipsis.

Casi todas las rupturas matrimoniales tienen alguna red social metida por medio. Es a través de ellas como se pillan infidelidades, conversaciones non gratas, etc. No hay divorcio que se precie que no esté asociado a alguna red social.

Por no hablar de los grupos de whatsapp, o de las frecuentes metidas de pata al confundir un grupo por otro o una persona con otra. Estos grupos son fuente de conspiraciones, critiqueos y no hay buen grupo que no tenga otro grupillo “paralelo” experto en hacer trajes. Y cuando se descubren, ufff, ya está liada.

El pajarito también hace de las suyas con bastante frecuencia, liándose muy pardas por cualquier chorrada. Lo que se limita en caracteres se amplia en mala leche.

¡Y qué decir del caralibro!. Esa red social que comenzó con fotos de pies en la playa y que ha llegado a convertirse en un criadero de opiniones, radicalismos y chorrivídeos. ¡Benditas fotos-pesadilla de platos de comida, dónde quedarían!.

Para mí, la única red que uso que sigo viendo algo “virgen” y recatada es Instagram, y después de ver casos como el de Bimba Bose, tiempo al tiempo.

En el resto de las redes voy perdida. No se usarlas y la verdad, ni ganas…

Y todo esto sin entrar en los peligros reales de la mala gente que usa las redes para actividades delictivas. Nuestro ego sin límite y la avidez por ser aceptados, nos llevan a contar nuestra muy interesante vida, a “desnudarnos” emocionalmente, y eso nos puede poner en el punto de mira de vete tú a saber quién.

Esta mañana me comentaba una compañera que igual lo de dejar las redes sociales no es tan mala idea. Y no, no es nada mala. Ganaríamos en vida social “real”, tiempo, y nos ahorraríamos más de un mal rato.

La única pega que le veo a ese abandono del 2.0 es la desactualización que implica. Y teniendo hijos, a mí me da pavor.

Porque si las cosas siguen así, me da que los peligros mundanos que esperamos combatir, malas amistades, drogas, etc., van a quedar en nada comparado con el peligro de las redes sociales. Y si no estamos en la onda para poder vigilar un poco donde se meten, menudo miedo, ¿no?.

redes-sociales-y-ninos

¿Qué opináis? ¿Pensáis que las redes sociales siguen manteniendo la inocencia y frescura para las que fueron creadas? ¿O sois de las que, como yo, opináis que el tema se nos está yendo de las manos?

Anuncios

8 comentarios en “Las redes se nos van de las manos…

  1. Yo creo que las redes son seguras y útiles si sabes usarlas de forma correcta. Tú decides si quieres usarlas o no, y si decides usarlas investiga primero que es lo que vas a publicar y quién lo va a ver. Yo conozco casos de madres que suben fotos de sus hijos a Facebook y después se sorprenden de que las vea todo el mundo (todo porque no saben como hacer para que esas fotos sean solo visibles para un grupo de personas específicas) y lo mismo con Instagram y Whatsapp.

    Otro problema es que detrás de las pantallas todo el mundo es muy “valiente” y se escuda en eso para insultar o criticar duramente a otras personas. Lo que hay que hacer es educar a nuestros hijos para que usen las redes sociales de forma responsable y con respeto.

    Le gusta a 1 persona

    • Llevas razón, el tema es que, como en todo, unos educaremos y otros no lo harán. Yo las uso con respeto y algún que otro mal rato me he llevado. Confiemos en que para esos entonces, todo lo chungo este más controlado y seamos un poco menos radicales. Un beso grande!

      Me gusta

  2. Yo creo que uno debe cuidar la información que comparte, y enseñar a sus hijos a hacer lo mismo, pues las redes sociales si son peligrosas, y ya no son la inocente manera de conectar con la que empezaron. Instagram…yo también pensaba como tu, hasta que lo compró facebook y ya me está molestando un poco. Pero hay que saber cómo funcionan si uno quiere estar al día para las futuras generaciones.

    Le gusta a 1 persona

  3. uuuffff… tema complicado. Yo creo que ya no son tan frescas ni ingenuas. Pero todo depende de en los jardines que te quieras meter. De todos modos no creo que abandonarlas sea la solución por lo que dices, nuestros hijos pasarán por ellas algún día y mejor saber donde se meten en ese momento. Aunque seguro que llegado el momento nos pilla desactualizadas igualmente, jajaja

    Le gusta a 1 persona

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s