Luchando juntos

Esta semana tenemos una estrella invitada que es muy especial para una de las maris. Una mujer que, gracias a la cobardía de un hombre, decidió ser madre soltera. Desde entonces, lleva once años luchando por sacar adelante al hombre de su vida, su hijo.

Su historia es larga, pero le hemos pedido que la resuma para vosotras. Quizá sirva de ayuda a mujeres que, por decisión o por obligación, se ven solas con sus hijos. Les hará ver que no se arrepentirán de la decisión tomada.

Gracias Victoria por este post y enhorabuena, el mundo debería de estar lleno de valientes como tú.

Como otras tantas mujeres, me enamoré del hombre equivocado. Al quedarme embarazada me dijo que escogiese entre nuestro amor y el bebé, que ya no se sentía preparado para ser padre, después de ser él quien me pidió tenerlo.

Mi respuesta fue rotunda, mi hijo. Yo decidí tenerlo sola sin tener que reclamarle nada jamas.
Mi embarazo fue muy duro, al tercer mes tuve una amenaza de aborto y así sucesivamente hasta un total de 6 en todo el embarazo, como consecuencia, mis entonces jefes me amenazaron con despedirme si cogía la baja, me dijeron que no pasaba nada si me desmayaba en el trabajo que ellos me cogerían. Cogí la baja y dejaron de pagármela, por lo cual me tuve que meter con abogados, me llevó meses que me pagasen lo que era mío, gracias a que tenia algunos ahorros pude ir tirando.

El niño nació casi un mes antes de tiempo, pero por suerte estaba perfecto, yo volví a buscar trabajo y encontré uno al lado casi de mi casa. Al niño, al tener solo cuatro meses, le busqué una buena guardería privada, pero mi felicidad duró poco, ya que cuando solo tenia seis meses en esa guardería le contagiaron unas fiebres africanas unos niños recién llegados de otro país. Eso casi le cuesta la vida, estuvo un mes ingresado en el hospital con baños de hielo para bajar la fiebre de 41 grados constante que tenía, yo me moría de la angustia al no saber si tendría secuelas en la cabeza. Al final se recuperó bien.

Tuve muchos problemas económicos, me dejaron en la calle con mi hijo, una asistenta social me consiguió una habitación en una pensión, allí estuvimos mas de 8 meses hasta que conseguí ahorrar lo suficiente.
Me mudé de ciudad por un buen trabajo, que resultó ser un engaño, y volví a cambiar a los pocos meses. Mi hijo iba creciendo de un lado a otro en busca de una vida mejor, al cumplir casi los 3 añitos me preocupé al ver que casi no hablaba y que no paraba quieto un segundo, pero los médicos solo sabían decirme que no me preocupase que era madre primeriza y lo exageraba.

Pasó el tiempo y por la ignorancia de una doctora ingresó muy enfermo con una bronquitis después de haber acudido repetidamente a que lo viesen.
Con tan solo 8 añitos, estando en casa cayó de espaldas y se golpeó la cabeza contra un escalón, lo cual lo tuvo ingresado varios días y al poco tiempo de eso jugando en el parque un niño lo empujó de lo alto del tobogán y cayó de cabeza contra el suelo dejándolo inconsciente y volviendo al hospital unos pocos días mas….

Al final, mi hijo hoy día con casi 12 años ha estado en ocho colegios diferentes, dejando amigos detrás cada vez que nos movíamos y ahora, por fin, un psicólogo ve que mi hijo tiene déficit de atención con una variante de hiperactividad. Los días con él son muy duros porque no esta quieto un segundo y vive en un mundo que solo existe en su cabeza,inventando historias que solo él cree que ocurren.  Ahora estamos a la espera de un tratamiento, pero seguimos luchando juntos por seguir adelante.

Esto y mucho más ha sido lo que yo he sufrido por mi hijo, pero jamas cambiaría este sufrimiento si no lo tuviese a él.
Yo no sé vivir sin él igual que él no puede estar sin su mami.

IMG-20140503-WA0026 (1)

La payasa Agapita

Como casi todos los viernes, traemos un post que nos ha mandado una amiga bloguera. Esta vez se trata de la payasa Agapita, y en su entrada nos cuenta algunas anécdotas de la divertida y disparatada vida de un payaso. Podéis ver su web aquí. ¡Gracias por tu colaboración Agapita! Y gracias por hacer del mundo un lugar un poco menos serio 🙂

rednose

Soy Agapita. Vivo en el Caribe y me gusta ser payasa. Es una profesión divertida. Hay que saber ser gracioso, poder divertir a la gente y ser un profesional haciendo el ridículo. No es tarea fácil, pero se puede.

Uno da el máximo en cada fiesta o evento, pero muchas veces nos suceden cosas «fuera de la fiesta» y ponen a prueba nuestros personajes. A continuación algunas de las cosas que nos han pasado.

1. A grabar sin cámara.

Entre mi esposo y yo -perdón, mis amigos payasos, porque estoy escribiendo en personaje-. Pues él y yo hacemos videos para youtube. Comenzamos con videochistes y ahora estamos haciendo videos educativos. La cosa es que en una ocasión quisimos aprovechar que ambos teníamos el día libre para grabar unos cuantos videos. Nos maquillamos, nos vestimos, preparamos el área para grabar, y cuando intentamos encender la videocámara, le sonó un chillido de película de terror. ¡Se acababa de dañar, y nosotros vestidos y alborotados!

Así como estábamos, salimos a comprar una videocámara nueva a pesar de las protestas de Che-Ché. En la tienda (que bastante grande era) estaban los niños emocionadísimos de nuestra visita, y nosotros con la prisa de comprar la cámara y regresar para grabar. Dábamos cinco pasos y saludábamos a un niño, otros pasos más y a saludar a la niña, así poco a poco llegamos a la sección de electrónicos y compramos la cámara. Como dato curioso, era la última que quedaba, y era la que estaba en demostración (la de la caja abierta que todos tocan). De camino a casa, notamos que faltaban cosas en la caja, así que tuvimos que regresar a la tienda. O sea, ¿nos maquillamos y nos vestimos para ir de compras?!?!?

Regresamos a la tienda y devolvimos esa que recién compramos (y saludamos varias familias más). Pero por motivos de inventario, tuvimos que visitar varias tiendas más hasta encontrar una cámara. Era un día en que sólo queríamos grabar en casa, y terminamos paseando por las tiendas.

2. Sin Gasolina

Esta historia está mejor, aunque posiblemente mi mamá diga lo contrario.

Che-Ché y yo salíamos de un evento. Como era lejos de casa, mi mamá y mi hermana fueron con nosotros para pasear de una vez. Saliendo, se encendió la bombilla del combustible. Le sugerí a Che-Ché detenernos a llenar el tanque antes de tomar la autopista. Pero no, él estaba seguro que llegaríamos al otro pueblo para cenar, y de una vez echaba gasolina.

Luego de subir y rodear montañas, llegamos al otro pueblo. Mejor dicho, casi llegamos. No hicimos mas que acercarnos a la salida de la autopista, se nos apagó el auto. En el medio de la calle nos comenzaron a tocar bocina. Che-Ché se bajó a empujar el auto, yo me bajé para cambiarme de asiento y mi mamá y mi hermana se bajaron para no hacer peso. Mientras Che-Ché empujaba el auto, éste prendió y yo no quise detenerme (no fuera a ser que se apagara de nuevo). Che-Ché corrió y alcanzó a montarse, pero mi mamá y hermana se quedaron a pie en medio de la calle.

No se asusten, las rescatamos tan pronto llenamos el tanque. Ellas nos esperaban debajo de un puente con una cara que valía un millón. Luego recreamos ese suceso en el video Rialiti Show: Sin Gasolina

3. No se permiten payasos

En esta ocasión, Che-Ché fue a un cumpleaños en un parque ecológico junto a una represa. Muy lindo el lugar. Al llegar y preguntar dónde era la fiesta de quien nos invitó, el muchacho de seguridad nos impidió el paso porque no se permiten payasos en ese lugar. (?) Imposible, cómo va a ser que la mamá está planificando la fiesta, separa la cabaña (incluso le indican que no se pueden llevar globos porque el plástico puede afectar el ecosistema), ¿pero no admiten payasos? ¿Acaso los colores deslumbran a los peces del río? ¿Había que ir vestido de camuflaje?

Así el papá de la cumpleañera estuvo como media hora al teléfono con la supervisora del lugar, quien se negaba a darnos paso. Estábamos sorprendidos que no pudiéramos pasar; entendía lo de los globos, e incluso, sabía que debíamos estar muy pendientes de no dejar ni siquiera comida en los alrededores. Pero cerrarle el paso al payaso… wao. Luego de mucha insistencia, logramos entrar y Che-Ché pudo estar en el cumpleaños compartiendo con la familia. Otras cosillas menores como no encontrar receptáculos para poner música o que cayera un aguacero y el payaso terminara bailando bajo la lluvia con una capa que le prestó la anfitriona, son ya tonterías, luego de haber esperado que le permitieran la entrada a Che-Ché.

foto

Foto de ese día bajo la lluvia

Estas son solo algunas de las cosas que nos pasan. Puede que un día corra normal, como puede que incluya alguna sorpresa. No dejan de sorprendernos, pero ciertamente son historias para recordar. Espero que se hayan divertido leyendo las cosas que nos han pasado. ¡Hasta luego!

De nuevo, gracias por la invitación a su blog, y espero que se rían con esto. ¡Hasta luego!

Bianca, Payasa Agapita

Canal Youtube

Blog

Ideas para decorar tartas

Hoy viernes, tenemos una artista invitada de lo más dulce y especial. Isa, del blog Mode & Mouvement, nos cuenta unos trucos para decorar las tartas de nuestros peques (o las de los no tan peques). Sabemos de buena tinta que nuestra invitada es tan buena fotógrafa como artista de la repostería (entre otros muchos atributos, esta chica tan apañá sabe hacer de todo), así que os invitamos a visitar su preciosidad de blog (a las maris nos tiene enamoradas). Mil gracias Isa por este post y te esperamos muy pronto de nuevo.
Todavía no tengo hijos a los que preparar el cumpleaños pero sí estoy acostumbrada a hacer tartas y organizar fiestas, porque aunque soy fotógrafa, la cocina es uno de mis hobbies.
Siempre veo esas mesas decoradas con pasteles, batidos y globos en Pinterest o Tumblr y me da una envidia que me muero. Yo cuando era pequeña tenía la típica tarta de chocolate y nata decorada con flores de papel comestible que al masticarlo se te quedaba pegado en el paladar…nada que ver con esas tartas altísimas de colores pastel tan estupendas que ponen los americanos en Internet.
Hoy os voy a dar cinco consejos para conseguir que la decoración de la tarta de vuestros hijos e hijas sea un poquito más original aprovechando cosas que tenemos normalmente por casa o que no son difíciles de conseguir:
1. Usar colorantes alimentarios tanto para la cobertura como para el bizcocho: un simple toque de color puede darle otro aire a nuestro pastel. En casa todos tenemos el colorante en polvo para la paella, lo podemos utilizar echándolo en la masa para que el bizcocho quede amarillo o bien tiñendo chocolate blanco derretido para decorar el exterior de la tarta.
3
Si queremos más colores, en supermercados como Eroski, Hipercor o Al Campo hay packs de tres tonos que podemos combinar para conseguir más variedad cromática. Yo me compré por internet estos colorantes en gel de la marca Wilton y los uso siempre que hago algo dulce:
1 (1)
2. Decorar la tarta con guirnaldas o globos: esto es de las cosas más sencillas y vistosas que podemos hacer. Sólo necesitamos unos palos de brochetas y unos globos de agua para darle color y alegría a un pastel:
5
9
Si te gustan las manualidades puedes recortar una pequeña guirnalda y unirla con hilo para conseguir un dulce digno de Pinterest:
6
3. Tener siempre a mano virutas de colores, chuches, azúcar, etc: hay que usar la imaginación y aprovechar las cosas que tenemos más cerca. Un puñado de fresas, unos fideos de chocolate o el azúcar glass nos pueden ayudar a conseguir la decoración definitiva. Si no se te ocurre nada con lo que tienes en casa, inspírate visitando blogs de cocina y fotos en la red
4
4. Hacer una tarta sorpresa: podemos juntar dos elementos que los niños adoran: el postre y la piñata. Es tan fácil como recortar un poco del interior del bizcocho y rellenarlo de chuches, de manera que al partir la tarta los niños vean la sorpresa que hay dentro
7
5. Cambiar las típicas velas de números por bengalas: esto entra ya en la categoría de efectos especiales. Los niños pueden volverse locos al ver una tarta echando chispas. Si os gusta que se vea la cantidad de años que cumple vuestro churumbel, también venden bengalas con forma de números
8
Espero que os sirvan estos consejos y que a vuestros nenes y nenas les encanten.
En mi blog podéis ver las fotos que hago y también algunas de mis recetas que puede que os sirvan para las celebraciones familiares 🙂
http://isabelmartinezvalcarcel.com/

Apoyamos #nosinmiteta. ¿Y tú?

Hoy tenemos la suerte de contar con un post una de nuestras amigas blogueras, Paris, del blog Diario de mi embarazo y mi maternidad. En él nos habla de una realidad que debemos tener muy presente, y es que ninguna de nosotras está exenta de vivir esta situación. La prevención es clave para salir victoriosa de la batalla contra el cáncer de mama. En este post, Paris pone de manifiesto una situación bastante injusta respecto al tiempo excesivo que tienen que esperar por una reconstrucción mamaria las pacientes de cáncer que han perdido uno de sus senos o ambos. Las Maris apoyamos esta causa y os pedimos que leáis su post, y si estáis de acuerdo, firméis la petición lanzada por Paris en Change.

Paris, solo queremos decirte que tu positividad y fuerza son admirables y que aquí estamos para lo que necesites. Mil gracias por tu post y besos de parte de las cuatro. #nosinmiteta

Antes quiero agradecer a Ni Blog Ni Bloga la invitación a este espacio,muchas gracias chicas por dejar que cuente esta historia 😉

Hace unos meses atrás me diagnosticaron de un cáncer de mama, puedo decir que me han diagnosticado a tiempo porque yo misma realizaba mis exploraciones esporádicas. Pero cuando fui al médico, una vez hechas todas las pruebas, me dijo que si no hubiera acudido a ellos no hubiera vivido ni 6 meses con un tumor de tales características…hoy se hubieran cumplido esos 6 meses, pero como veis, aún sigo aquí. Y si sigo aquí es gracias a que le di importancia en su momento y acudí a los médicos, a estas alturas llevo ya 6 meses en tratamiento con quimioterapia, que equivalen a 16 sesiones, y en breve, tras mi última sesión que será esta semana, empezarán a plantearse la intervención quirúrgica, para después, tras ésta darme unas cuantas sesiones de radioterapia.

Se dice fácil, pero no lo es para nada.

Soy mamá de una Princesita Fiera de 3 añitos y medio, así que no es fácil, convivir con esta enfermedad y una niña tan pequeña, pero también es verdad que se hace más «llevadera». Por suerte ella no vive mis peores momentos, porque teniéndolos, intento que ella me vea lo mejor posible, además que cuando estos momentos se presentan, recibo ayuda de mi madre para ayudarme en el cuidado de mi hija y en las tareas cotidianas a las que yo no puedo enfrentarme con total normalidad.

He vivido momentos muy duros, pero en general lo llevo muy bien, no me he venido abajo, sino todo lo contrario, me he crecido y me he hecho más fuerte, afrontando esta enfermedad con total naturalidad y haciéndolo cada día con una sonrisa puesta. El porqué, es simple: ME QUIERO CURAR Y VOY A CURARME.

Es la otra cara de la moneda, te dan una triste y dura noticia y le echas valor, fuerza y buen humor, no hay más, o esto o te hundes cada día un poquito más, y yo no quiero que esto me pase, así que a luchar se ha dicho.

El tratamiento con quimioterapia es muy agresivo, todos lo sabemos, los efectos secundarios son devastadores, pero está claro que si tu manera de vivir esta enfermedad es positiva, los efectos merman un poco, lo tengo comprobado y lo veo y vivo cada día, conmigo y con otros casos. Aún así, no significa que no los sufra, porque os estaría mintiendo.

Pero hay cosas, y como con esto pasa con todo, que hasta que no te toca, no sabes lo que hay de verdad tras esa barrera.

Estos días atrás quien más y quien menos, habrá oído hablar de la campaña que se está llevando a cabo bajo el nombre #nosinmiteta en redes sociales y blogs, pues es lo que he querido destapar yo personalmente.

Siempre había oído hablar de que si al final tienen que extirparte la teta porque tu vida es lo primero, te la extirpan y te la reconstruyen en la misma intervención o en el mínimo tiempo posible, porque esto sería lo normal. Pero no, no está siendo así, y esa es mi lucha, porque me quiten o no me quiten en poquitos días mi teta, seguiré en esta lucha en la que no puedo ni imaginar como se sienten esas cientos o miles de mujeres que aguardan años a que les reconstruyan su teta. Yo solo de pensar que me puede pasar me entra de todo. Porque es tan importante mi salud física como mi salud mental, y yo no sé si voy a estar preparada para este impacto sabiendo que es mi derecho que me reconstruyan esta parte de mi cuerpo en el menos tiempo posible, y no entrar en una larguísima lista de espera de años, mientras tu salud mental se va deteriorando por el simple hecho(entre otros muchos) de que el espejo no deja de devolverte la imagen del cáncer, justo la etapa que tu estás deseando dejar atrás en tu vida, y algo que se hace completamente imposible.

El camino vivido hasta ahora está siendo muy duro, lo que deseamos es que el que tomamos a partir de ahora sea algo más fácil, y ahí es donde os pedimos vuestra colaboración.
Además de toda la campaña que estamos haciendo, que podéis saber más aquí por

http://diario-de-un-embarazo.blogspot.com.es/2014/03/seguire-reivindicando-un-derecho-justo.html

Hemos ideado una petición para reclamar que el tiempo a esperar en listas de espera no sea tan excesivamente largo como está siendo hasta ahora, justo está entre 4 y 8 años, dependiendo del hospital, simplemente para una reconstrucción mamaria, algo que en muchos casos puede hacerse al momento de la extirpación del tumor,pero que no se está cumpliendo como norma general.
No os podéis hacer a la idea de lo traumático que es en tu día a día vivir años esperando esa reconstrucción, sabiendo que es un derecho que tienes desde el primer día y que no se está cumpliendo.
Firmar esta petición, por favor, no os llevará más de un minuto(máximo) y sabes que es un bien para toda mujer, ya que hoy soy yo y miles de mujeres pero mañana puedes ser tu, tu madre, tu hermana…amiga o cualquiera.

http://www.change.org/es/peticiones/no-sin-mi-teta

Pongamos una solución ya. Intentemos cambiarlo entre todos.

Y sobre todo, para no llegar a esto, no dejéis nunca de haceros vuestras revisiones periódicas y vuestras exploraciones, nadie mejor que vosotras conoce de inmediato algún cambio en vuestro cuerpo. Cualquier cosa es importante que lo comuniquéis a vuestro médico.

Tómatelo a pecho 😉

Paris de Diario de mi embarazo y mi maternidad

post

La fuerza del corazón

Las cuatro maris hemos coincidido por una vez en la vida en algo. Al recibir este post, nos hemos emocionado y mucho. Es un post escrito por una madre , por una luchadora, por una valiente. Le has prometido ser feliz y sabemos que lo será. Queremos agradecerte de corazón esta historia y que nos permitas compartirla.

Os presentamos a nuestras estrellas invitadas de hoy, Belén y Lucía. Miles de maribesos para las dos. Y no dejéis de visitar su blog La habitación de Lucía.

¡Hola niña! ¿Juegas conmigo?– Decía una voz muy dulce cuando entrábamos al parque. Lucía la miró, le sonrió pero no dijo nada…

Entonces, como siempre en estos casos, me agaché y le dije: –Lucía, esta niña quiere jugar

Me miraba y con sus ojos me decía: Mamá, no te entiendo y volví a repetirlo con menos palabras Lucía niña jugar Ella miró a la niña, sonrió y siguió sin decir nada, pero se puso a su lado esperando la siguiente orden.

En ese momento Marcos, mi pequeño, me pidió agua y mientras la buscaba en la mochila, Lucía se fue correteando al tobogán. ¿Cómo se llama? Preguntó la niña de pelo rizado con sus ojos verdes claros muy abiertos, esperando impaciente la respuesta.

Se llama Lucía, le dije yo –Y tú ¿cómo te llamas?.

Me llamo Julia dijo ella sonriendo y tengo 6 años. ¿Lucía no habla? preguntó con mucho interés.

–No– dije yo –está aprendiendo–. Me miró sorprendida y me dijo: –¿Cómo va a estar aprendiendo si es mayor?.

Me quedé mirándola sin saber bien qué decir, cómo explicarle a una niña de seis años qué es el autismo… A una persona mayor le hubiese dicho: «tiene autismo, un trastorno general del desarrollo que afecta principalmente a la comunicación, socialización, imaginación…»

Mientras yo pensaba cómo decirlo, se volvió a oír la voz de Julia: –Entonces, ¿por qué no habla?.

–Pronto lo hará– le dije yo –Le tenemos que enseñar.

Por mi cabeza pasaban miles de cosas, «esta niña tiene la misma edad que Lucía. Lucia podría hablar como ella» Miles de cosas que aunque intentes evitar, no todos los días consigues.

–¿Pero, puede jugar conmigo?– Insistía Julia. –Pues claro que sí, ya verás– le dije yo con mucho entusiasmo.

–Lucía es como nosotros, le gusta jugar, divertirse, reír, querer y que la quieran… Sólo que algunas cosas hay que enseñárselas.

–¡Ahhh!– dijo Julia aliviada –¡pues entonces yo se las enseño!– y se fue corriendo con ella. La cogió de la mano mientras imitando como yo le había hablado a Lucía, le decía cosas y más cosas…

Mientras yo las miraba desde lejos contenta y emocionada, Julia hizo muy buenas migas con Lucía, se pasaron la tarde juntas de la mano, reían, se subían al tobogán, al columpio… Una de las veces que se acercaron al banco donde yo estaba, Julia con ganas de saber más todavía me preguntó –¿Y cómo se llama la enfermedad de Lucía?.

–Se llama autismo, Julia, pero no es una enfermedad. ¿Has visto cómo ella juega contigo? Y seguro que pronto puede hablar y contarte cosas… A veces piensa diferente a nosotros pero, si la ayudamos, ella puede hacer lo mismo que nosotros.

Julia la miró y buscándole algo físico y me dijo: –Pues yo no le veo nada.

Entonces se oyó la voz de su mamá: –Julia, nos vamos a casa.

Ella nos miró triste y nos dijo: –No te preocupes, Lucía, yo vendré todas las tardes y te enseñaré cosas hasta que aprendas, ¿a que sí Lucía?– dirigiéndose a ella.

Lucía, sin soltarle la mano y con una sonrisa de oreja a oreja la miró y dijo muy suavecito: –Adiós, Julia.

Julia se fue contenta y diciendo: –Mamá, mamá, Lucía tiene autismo y todavía no habla, pero todos los días tenemos que venir a enseñarle cosas…¿vale?. La mamá de Julia me miró y le dijo: –Pues claro.

Julia me dio una lección esa tarde, me enseñó que no hace falta saber de autismo o cualquier discapacidad, me enseñó que con querer basta, que es más importante la fuerza del corazón.
El corazón es el que mueve montañas y si de verdad quieres algo, déjate guiar por él.

Belén, mamá de Lucía, una preciosa niña con autismo.

La fuerza del corazon

Como ya hemos dicho antes, esta historia nos ha gustado especialmente. Si tuviésemos que destacar algo, serían esas palabras que dice Belén a Julia cuando le explica qué le pasa a Lucía. Son positivas y muy ciertas:

ellapuede

Wert, con la educación no se juega

Hoy, como casi todos los viernes, tenemos a una artista invitada muy especial, se llama Mady y escribe en el blog Let’s Rock Mamy, un blog que os recomendamos totalmente. Además de darte las gracias por escribir en nuestro modesto blog, te queremos trasmitir que las maris estamos totalmente de acuerdo contigo. Música si, para siempre. Váyase Sr. Wert.

image

La consternación que he sentido al saber que Wert, una vez más mete mano a la educación, eliminando música en primaria, ha sido brutal. He llorado. Hasta yo me he sorprendido, pero es como si viese la futura casa de mis hijas desmoronarse poco a poco. Triste, muy triste. Para Platón la música era el alimento del alma, pero ¿para qué quieren los políticos futuros adultos con alma? ¿No es más fácil manejar personas cuadriculadas?

Recuerdo aprender a leer tanto partituras como textos con técnicas Montesori y Willems maravillosas. Niños de tres años con botecitos hechos por ellos mismos de lentejas y garbanzos (diferente sonido). Las lentejas eran la izquierda, los garbanzos la derecha. Perdepción espacial, corporal, rítmica y visual. Recuerdo con menos cariño una profesora de música que básicamente nos odiaba, que fumaba en clase como un carretero y haciéndonos cantar “tres hojitas madre tiene el arbolé” con el ritmo de un coro de abuelas rancias. Mejorable al 100%.

Recuerdo cómo mi mejor amiga (hoy musicóloga y profesora de música) y yo hablábamos de lo guay que podría ser una clase de música bien planteada. Hoy ella intenta poner en práctica todo lo que le hubiese gustado hacer, eso sí, se tiene que ceñir a un programa rancio y obsoleto.

Hoy aprecio sobremanera una profesora de literatura que tuve y que en su momento me tomé como una mujer un poquito zumbada y escéntrica. Teníamos que aprender gramática, pero ella dijo que si se llamaba “literatura” era por algo. “Leed, leed comics, revistas, periódicos, libros, novelas, las cajas de cereales, folletos de Media Mark. Me da igual lo que leáis, solo leed”. Los profesores con pasión calan más que uno que no aprecia su trabajo (opositores en busca de un puesto estable, no vocacionales).

¿Dónde quieres llegar? La música es necesaria para completar la educación, es cultura, es lenguaje, es historia, son emociones, es mucho más que aprender a tocar la flauta dulce. Alimenta mucho más el intelecto que una clase de religión, las cosas como son.

Quitar música y una hora de educación física en pos de las matemáticas y la lengua, porque la letra, con sangre entra y si los niños no juegan… mejor que mejor. El trabajo de los niños es jugar, conocen la vida jugando, experimentando, imitando. Si ellos juegan y disfrutan, de mayores buscarán saciar ese disfrute, serán adultos con conciencia de lo que les hace felices, vocacionales, no instrumentados. Pero tener personas libres y felices es muy peligroso, porque no tragan.

Y da cada vez más la sensación de que la educación se está convirtiendo en instrumentalización de los niños, futuros ciudadanos.

Y yo es que no sé si este hombre se ha propuesto jodernos en tiempo récord la educación o es que es así de paternalista, que prefiere niños obesos con tetas y felices de tener una hora menos de educación física, o su sobrino le ha pedido encarecidamente que quite la asignatura antes de tener el examen de flauta con la canción del himno de la alegría. Como dice Noemí, de Nanas y Rock&Roll, “un replanteamiento de la asignatura sí”, pero (y esto es de cosecha propia y con palabras del cabreo más profundo) no nos jodas más la educación.

Por cierto, soy Mady, en este momento madre cabreada, normalmente señora de 28 (o jovenzuela crecidita) que escribe el blog de Let’s Rock Mamy. Normalmente soy más jocosa, pero con la educación NO SE JUEGA.

Consejos para hacer fotos a tu hijo y no morir en el intento

Hoy, viernes de estrella invitada, tenemos la suerte de contar con la fotógrafa Clara Lozano, que nos da unos consejos para hacer buenas fotos a nuestros bebés y niños. Las maris y los minis le agradecemos mucho la aportación, porque nosotras somos bastante «fotopesadas» y estas indicaciones nos vienen al pelo. Esperamos que a vosotros también».

Me llamo Clara y soy fotógrafa. Muchas veces trabajo haciendo fotos a niños y bebes, y no os voy a engañar, a veces no es nada fácil. Suelo ir a las casas cuando se trata de niños y bebes de corta edad para que se sientan a gusto y estén mas tranquilos.

Me gusta usar objetivos muy luminosos para no tener que usar flash (odio el flash en fotografías de niños, a no se que sea un flash de estudio) por tanto hago las fotos por la mañana y cerca de una ventana. Además, un objetivo luminoso me permite desenfocar muchísimo, quedándote solo con el detalle de lo que quieres captar. Entiendo que no todo el mundo tiene una réflex, ni un objetivo como el que describo pero hoy en día las cámaras compactas te permiten hacer fotos geniales solo con tocarles algunos botones claves. Cuando el niño es mayor la cosa cambia, solo con que le digas: mira a la cámara, gírate, date la vuelta…. y te haga caso, es todo un mundo. Entonces es cuando puedes jugar mucho más con la fotografía, los planos y sobretodo el decorado.

Sé que la mayoría no sois profesionales en fotografía y a lo mejor os resulta complicado encuadrar, enfocar, disparar y que el niño/bebe salga bien… todo ello a la vez. Por eso os doy estos consejos.

1)    El consejo número uno es el más importante: Paciencia.

2)    Si el niño/bebe no quiere que le hagas fotos o no está muy receptivo, no intentes forzarlo porque va a ser un desastre. Una solución es hacérselas después de comer o después de dormir para que no tenga queja.

3)    Lo ideal es que escojas una escena en la que este cómodo y sobre todo entretenido: en el sofá, jugando con sus cosas, en la cama…

4)    Intenta evitar el flash, haz fotos de buena mañana y en la zona mas iluminada de la casa, frente a una ventana por ejemplo.

5)    También puedes hacer fotos fuera, en un parque (si la situación atmosférica lo permite), no vas a tener problemas de luz y además el paisaje puede quedar muy bien.

6)    IMPORTANTE: no tiene porque salir en todas las fotos mirando a cámara y sonriendo, a veces lo mejor es hacerle fotos sin que se entere y viviendo su vida diaria. Así consigues formar un recuerdo real.

7)    La cara es importante, pero también hay muchos detalles que es bueno que no pierdas, manos, pies, sus juguetes, su habitación…

8)    Intenta buscar un lugar de colores neutros y sin muchas cosas en medio, yo siempre intento escoger un fondo (pared blanca) y colocar una alfombra en el suelo.

9)    Haz muchas fotos, aunque luego las borres: Yo en una sesión de una hora, hago alrededor de 300-400 fotos y de esas elijo solo 30. Pero eso me asegura que habrá muchas fotos que estén bien.

10) Aparte de las fotos que tu le hagas también esta bien que contrates algún fotógrafo para que le haga unas fotos profesionales, es un recuerdo para siempre, para ti y para él. Y no digo esto porque yo sea fotógrafa, sino porque yo es algo que no tengo y me hubiese encantado tener.

11) Apúntate al mundo 2.0 y aprovéchalo, hoy en día los teléfonos móviles tienen unas cámaras alucinantes y te permiten captar muchos instantes inesperados. Luego puedes subirlas a una red social como Instagram (puede ser privado o público) y así tener una especie de diario que seguro que luego le encantará ver. O puedes ir más allá y hacerle un blog como el que yo le hice a mi sobrina Valentina http://misobrinavalentina.wordpress.com/ que solo tiene un año y medio y ya me encanta ver como ha crecido desde la primera foto! Aquí os dejo una muestra de mi trabajo con bebés y niños.

mg_9481385685_352284118158763_213234678_n
165993_367343159986192_828111483_nmg_5612la foto (8)mg_2618mg_5213mg_9153563816_478025408917966_1313564640_n_MG_2651602049_469041079816399_1484027998_n12712_406649502722224_789792606_n

*Imágenes prestadas por Clara Lozano a niblognibloga.

Espero que estos consejos os hayan ayudado en algo y aquí os dejo mi página web para que veáis el resto de mis trabajos http://claralozano.com/

Gracias a todos y ¡suerte con esas fotos!

Los niños y el deporte

Este es un día muy deportivo: hoy tiene lugar la inauguración de los JJOO de invierno y Google nos trae un doodle muy chulo y colorido sobre la carta olímpica, y nosotras traemos un post de un papá que nos quiere hablar de los grandes beneficios que puede llevar el deporte a la vida de nuestros hijos, que son muchos. ¡Bienvenido Frikencio! Y gracias por este post tan interesante (:

Hola, soy monitor de Full Contact, cinturón negro 2º dan, he practicado natación, judo, voleibol y taekwondo y esos son sólo en los que he estado federado. Creo que pocos deportes me quedan que no haya practicado de forma más o menos esporádica, mi espinita está en la escalada y el alpinismo, pero todo se andará.

Lo que vengo a decir con esta parrafada es que me encanta el deporte, ahora no práctico nada (a parte de correr detrás de mi hijo, que no es poco) pero es cuestión de tiempo y de organización. Quería comentar con los seguidores de este blog los beneficios del deporte para el desarrollo de nuestros hijos (porque de eso va este blog, de nuestros hijos) o de cualquier persona.

Esta imagen es de aquí

Esta imagen es de aquí

tit_deporte

num1Actividad física. Este es el beneficio más evidente y que todos conocemos. No hace falta que diga lo sedentaria que se ha vuelto la vida para un niño, con todos los entretenimientos multimedia que nos empeñamos en almacenar en casa.

num2Aprender a relacionarse en distintos ámbitos con distintos tipos personas. Conoces a gente no sólo de diferentes barrios, si no que si ya te metes en exhibiciones y competiciones te relacionas con gente de otras ciudades e incluso países y eso enriquece mucho la personalidad de un niño.

num3Fomentar la competitividad sana. (Siempre he dicho que un niño hasta cierta edad tiene que practicar deporte pero no entrar en competición) Tanto en deportes de equipo como individuales. Normalmente los sueles practicar en gimnasios, en clubs o con otros grupos de personas con las cuales no tienes porqué estar compitiendo.

num4Aceptación de tu propio cuerpo. Hay personas más bajitas que otras, más rubias, más gorditas, más cabezonas, da igual, cuando comprendas que tiene que haber de todo y que tu forma física es el resultado de un trabajo, tu complexión genética da igual, tú estas haciendo lo que tienes que hacer.

num5Adquisición de responsabilidades. Fuera del ámbito de la escuela, se marcan objetivos, por supuesto siempre realistas, (no vale querer ser campeón de Europa con dos meses de entrenamiento) dentro de algo que están practicando por el mero hecho de divertirse, así es mucho más llevadero el trayecto hasta la meta.

num6Valorarse a uno mismo. Tu autoestima es importantísima, tu mente se centra en objetivos a cumplir, no te paras a juzgarte, ya tienes una serie de personas que juzgarán tu trabajo por una serie de normas, tú vas a hacer tu trabajo lo mejor que puedas y que te han enseñado, hay miles de factores que pueden mejorar o empeorar el resultado pero tú vas a dar lo mejor de ti, el resto es secundario.

DEPORTES DE CONTACTO Y ARTES MARCIALES

Hay un punto que puede llevar a confusión, hay deportes que en un principio, por el origen o por sus normas y como se practican, se le pueden llamar «agresivos» (deportes de contacto y artes marciales), vamos a ver: hay que entender que lo agresivo es la persona y no el deporte, e igual que no le entregaría nunca un arma a una persona claramente desequilibrada, tampoco enseñaría este tipo de deportes a esa misma persona. Volvamos al tema que nos interesa, estamos hablando de niños. Si cuando un niño que está aprendiendo a jugar al golf le abre la cabeza a un amiguito con el palo de golf porque ha hecho un green mejor que el suyo, se le dice que no está bien, si hace falta se le castiga y si ya se toma como costumbre es que el niño está «paqueloencierren» pero nadie se plantea que el golf sea un deporte violento, ¿verdad? Pues lo mismo, a un niño hay que dejarle muy claro, sobre todo en estos casos, que lo que está practicando en un deporte, con unas reglas y para practicarlo en un sitio determinado, esa es la parte que le toca al monitor, pero que quede clara una cosa: la responsabilidad final de lo que hace el niño es de los padres y son ellos los que más se tienen que preocupar de inculcar a su hijo lo que es correcto y lo que no.

Bueno, aquí tenéis algunos motivos por los que creo que todas las personas tendrían que buscar su deporte y no parar hasta encontrarlo, podría estar hablando eternamente de esto ya que es un tema que me encanta, el deporte y los niños, pero tampoco es cuestión de aburrir a nadie y ya me he extendido bastante, muchísimas gracias por dejarme participar.

Superar el pasado

Hoy tenemos a una invitada muy especial. Muy especial porque es nuestra amiga y porque las amigas ya sabéis que están para lo bueno y para lo malo. Ely, eres una valiente, una valiente por contar tu historia, por lo que hiciste para superar la situación y por luchar por lo que crees. Así que ya sabes, esta es tu casa y nosotras, las Maris que estaremos a tu lado para lo que necesites. ¡Un aplauso enorme para ti y un millón de besos para nuestro peque! Gracias por compartir tu historia.

Dios…quien no recuerda su primer amor, ese amor que te hace sentir mariposas en el estomago cada vez que estas con él, ese amor que cuando te suena el móvil y ves que es él te pones nerviosa y te sudan las manos, ese amor que te hace subir al cielo cada vez que te acaricia…..era todo tan bonito….pero de repente un día todo cambio. A los 4 meses de estar juntos, recibimos la noticia que que íbamos a tener un bebe!!! Nunca he sentido tanta alegría y miedo a la vez, a mis 17 años me enteraba de que estaba embarazada de un chico con el que solo llevaba 4 meses, sí…el amor de mi vida, o eso pensaba yo.

Recuerdo que recibí esa noticia en compañía de mi madre en planificación familiar y las dos nos quedamos sin palabras. Que haríamos?? como se lo tomaría la familia?? quería seguir adelante??

Cuando lo hable con él, lo teníamos claro, íbamos a seguir adelante, íbamos a ser padres. Lo hablamos con las familias y la verdad que la noticia no sentó muy bien, pero en principio estarían a nuestro lado decidiéramos lo que decidiéramos.

Conforme iban pasando los días empece a pensar en mi futuro, me veía en casa de mis padres viviendo con mi pareja y mi hijo, sin trabajo y sin futuro, así que pensé que lo mejor para ese niño era no traerlo al mundo, así que lo hablamos y decidimos que abortábamos clandestinamente.

Fui a Barcelona a una clínica con mis padres y me practicaron el aborto. Fue muy doloroso psicológica y físicamente, no recuerdo un dolor igual. Las dudas existieron hasta el ultimo momento, pero es lo que tenía que pasar y ya esta.

Los problemas llegaron cuando después de 3 días en cama con unos dolores insoportables, mi madre me llevo a urgencias para que me mirasen, la sorpresa vino cuando nos dijeron que el aborto no había sido un éxito y tenia dentro un 90% del feto y que estaba descomponiéndose, que había que extraerlo de urgencia para que la infección no pasara a la sangre ni órganos.

Entré en quirófano muerta de miedo, pensaba que allí se acababa todo, así que cerré los ojos y me deje llevar por los síntomas de la anestesia general. Cuando desperté en la sala de recuperación el doctor me dijo que todo había salido muy bien y que no había infección, lo único era que no sabían las consecuencias que podía tener el día que quisiera ser madre ya que había sido una intervención muy agresiva. En ese momento el mundo se me cayo encima, pensé que ya no podría tener hijos y que nunca podría cumplir el sueño que desde bien pequeña había tenido. Me arrepentía del aborto, quizá había perdido al bebe que nunca tendría y ya no había marcha atrás.

Después de varios días de recuperación en el hospital, todo siguió su curso y me recupere perfectamente. Informar que me casé con el amor de mi vida y que luego resulto ser rana….así que nos separamos 3 años después de casarnos.

Un día tomando un café leí un articulo en un diario catalán, se necesitaban donantes de óvulos, chicas sanas de entre 25-35 años para poder así ayudar a mujeres que no podían ser mamás. En ese momento sentí un escalofrío que recorrió todo mi cuerpo, mi corazón se acelero y empece a sentir un sudor frío por las manos, descolgué el teléfono y llame, decidí donar óvulos, si yo no podía tener hijos ayudaría a otras madres a serlo.

Cuando fui a hacer la entrevista a la clínica y les comenté mi historia, me hicieron pruebas y me dijeron que en la ovulación no tenia problemas, así que era apta para la donación. El proceso es un poco duro y cansado, tienes que estar unos días pinchándote hormonas para ovular más y cuando ya tienes muchos óvulos te pinchas otro medicamento para hacerlos crecer, la verdad es que es un tratamiento hormonal importante, pero en ningún momento pensé en lo malo que podría pasarme. Llegó el día de la donación y la verdad es que todo fue genial, muy rápido y no tan doloroso como imaginaba.

Después de unos días fui a hacerme la revisión y todo estaba genial y la receptora estaba a punto de recibir su bien más preciado, un óvulo fecundado para hacer realidad su sueño. Ya sólo con eso me sentí fenomenal, estaba ayudando a ser feliz a una mujer, parecía que era una forma de superar mi pasado.

He hecho 6 donaciones y volvería a hacerlas y aunque el momento más importante de mi vida fue cuando vi la cara de mi hijo al nacer, he de decir que cuando me dijeron que gracias a mi había en el mundo 9 bebes….esos momentos tampoco los olvidare, ya que en parte me siento parte de esos bebes y de esas familias. Me alegro mucho de haber sido donante y animo a otras muchas mujeres para que lo hagan, me he dado cuenta que la solidaridad hace feliz a quien da y a quien recibe.

Así que mi historia sobre los bebes empezó mal, muy mal, pero ha acabado de la mejor forma posible, tengo a mi lado a lo más grande de mi vida, que mas puedo pedir??? Solo una cosa, poder algún día sacarme la espinita que tengo de saber si hice bien o no.

150455_447852355242962_849699416_n

Ser abuela es…

El post de hoy es muy especial para las Maris, porque se trata de las experiencias de dos abuelas muy cercanas a nosotras. Les pedimos que nos contasen lo que significa ser abuela para ellas y nos sorprendieron con estas preciosas palabras. ¡Gracias a las dos por participar en el blog!

Voy a tratar de contaros lo que para mí significa ser abuela. Es fácil. Después de ser madre, la experiencia más gratificante, dulce y emotiva es ser abuela. La primera sonrisa del día me la provoca mi nieto y la última también. Ahora que tiene quince meses, no entiendo ni me acuerdo de cómo era todo sin él. Más tranquilo y ordenado seguro pero, creedme si os digo que no cambio tropezar con sus juguetes por nada. Es el remedio para mi tristeza y aunque a veces me agota (una ya tiene sus años) he descubierto una energía que tenía solapada por la comodidad. Todo no es maravilloso, no. Esto conlleva miedo y responsabilidad. Responsabilidad porque sus padres han puesto en mis manos su tesoro más preciado y mucho miedo a no cumplir con la parte educativa que me corresponde. No, no es verdad. Mi miedo es otro miedo mayor. ¡¡¡PÁNICO!!! Miedo a que se caiga y se haga daño, sé que es inevitable, pero me supera, miedo a que se ponga malito, miedo a que…

En fin, ser abuela es igual de difícil que ser madre. Pero con la posibilidad de tener un sueño reparador que me permite recibirlo con una sonrisa al día siguiente.

Victoria QD

Queridas maris:

Me encanta vuestro blog. Soy una fiel seguidora de vuestras niblogniblogadas. Hoy me he decidido a compartir con vosotras mi “abuelado”, que viene a ser como madre2.

SER ABUELA.

“¡Estamos embarazados!”

¡Y unas mariposas te empiezan a revolotear por dentro! Yo quiero mucho a Baco y a Kala, mis perro-nietos, pero francamente, no es lo mismo…

A partir de aquí tu vida cambia. Interminables meses en los que haces un máster en interpretación de ecografías, aprendes vocabulario, navegas en un mar de incertidumbres y en internet, luchas contra tus miedos, tratas de mostrar serenidad… ¡Es niña! ¡Se mueve! ¡Casi se le ve la carita…! Y va creciendo. Y tú sigues con tu máster 2º grado y aprendes lo que es el colecho, la teta a demanda, la maxicosi, el bugaboo… mientras sigues navegando por ese mar como si nada (aparentemente)…

Y por fin llega el momento. A cada una le llega de modo diferente. A nosotros nos tocó difícil, largo, complicado, después de unas horas duras. Pero allí estaba todo el clan. Somos pocos, pero hacemos piña.

Se abrió una puerta y… ¡allí estaba Sabela! Pequeña, menuda, con los ojos abiertos al mundo…  Minutos después entramos a verla.

Las palabras son algo esencial en mi vida: las digo, las escucho, las leo, las escribo, las enseño…, pero cuando miré a la niña, cuando cogí su manita, enmudecí. Por dentro y por fuera. Fue un instante blanco, una chispa de luz.

Y así me convertí en ABUELA. Cuando la tengo en brazos,  no me canso de mirarla. La acaricio, la beso suavecito, acecho sus sonrisas, huelo su aroma tierno, la rodeo con mis brazos y quisiera defenderla de todo lo malo. Y pienso en todas las cosas que haremos juntas, los juegos que inventaremos, los cuentos que le contaré, el mundo que iré descubriendo en su mirada, los caminos que andaré a pasos pequeños con su mano en la mía…

Estaré siempre ahí, cuando me necesite…

Pepa Molina Renovales

abuela