Un llamamiento a la sociedad

No se si a vosotras os habrá pasado alguna vez pero a mi si, y la ultima vez este fin de semana y la verdad, que me cabreé mucho por la situación.

Es de lo más común que a un niño se le caiga un zapato del cochecito, una niña pierda su chaqueta y un niño su peluche favorito.

A mi hay cosas que me superan, y es que las cosas de bebe/niños tienen un imán para las personas. Porque si tu ves un zapato del nº 41 en mitad de la calle no se te ocurriría ni tocarlo, en cambio ves un zapatito del numero 16 y faltan manos para cogerlo. ¿Porqué? Pues no tiene ninguna evidencia científica pero así es, somos así de idiotas. Ya me diréis a mi que van hacer con un zapato y encima de bebe, con lo cual, aunque tengas bebe no te sirven (se necesitan dos).

Por favor, si os encontráis algo dejadlo en el mismo sitio donde lo habéis encontrado, encima de un banco, encima de un poyete, apoyado en una ventana, etc… Os aseguro que la madre hará el mismo recorrido sin fe ninguna de encontrarlo, pero lo hará. Y ya no son solo los zapatos, son chaquetas, juguetes, peluches, etc… Tú, puedes pensar en lo contento que se va a poner tu hijo cuando vea lo que te has encontrado, pero falta empatía de ponerse en el lugar del niño que lo ha perdido, igual es con el único muñeco con el que duerme o el único peluche que tienen de un ser querido, o el regalo de sus mejor amigo, o el único regalo de reyes y con mucho esfuerzo…

De verdad, no creo que cueste tanto encontrar algo en el suelo e intentar hacerlo lo más visible posible, en vez de llevárnoslo o dejar que nuestro hijo lo utilice a modo de pelota…

¿Porqué os cuento esto?. El pasado fin de semana bajamos al pueblo a dar un paseo, Minijiji llevaba su chaqueta, jugando, corriendo y saltando. Al llegar a la plaza nos dimos cuenta de que la chaqueta no estaba (pánico total, chaqueta nueva y solo dos usos…)

Así que le dije a mi querido esposo que se quedara con la niña, que volvía a hacer el camino de vuelta sin ninguna intención de encontrarla, pero la esperanza ahí estaba…

Pase por la zona más comercial de mi ciudad y pensé, no creo que la hayan dejado en alguna tienda, pero… ¿y si lo han hecho? ¿tengo que preguntar tienda a tienda si han visto la chaqueta de mi hija? Desistí de esa idea y seguí caminando, y cada vez mi esperanza era más pequeña. Me paré a preguntar a una madres que justo subían la calle por donde yo tenia que pasar y me dijeron que no habían visto nada, ¡Mi gozo en un pozo!

A lo lejos veo a una señora que recoge algo del suelo rosa lo mira y lo pone en su cochecito, me faltaron piernas… justo entraron en una tienda, así que la tenia localizada. Corrí y le pregunte si había visto una cazadora (era consciente que sabía que la había visto recogerla del suelo). Para mi sorpresa, me dice que si que la tiene, que la había cogido por si alguien le preguntaba, señora, ¡las chaquetas no llevan un GPS!, y lo que más coraje me dio, es que la llevaba justo debajo de la suya, ¿crees que si me hubiera cruzado con ella la habría visto? ¡Una mierda!

descarga1

Marififi me contaba que en Navidad, Minififi se dejó su perrito Chichi Love, recién regalado de reyes, en el cochecito del descasillo de los ascensores de El Corte Inglés. No pasaron ni diez minutos hasta que se dio cuenta y fue a buscarlo. Y nada de nada. Preguntó en objetos perdidos y a medio personal del centro comercial. Nada. ¿Qué clase de persona encuentra un juguete en esas fechas y no lo devuelve?. ¿Qué clase de gente no piensa en el berrinche que se va a llevar ese niño pequeño? Pues sí señores, haberlas, hailas…

Si a los niños les enseñamos que las cosas del suelo no se tocan, ¿por qué no hacemos nosotros lo mismo?

Anuncios