Segundo hijo…

Estamos en esa fase que todo el mundo te dice:

– Y el segundo ¿para cuando?

Pues hoy vengo a contestar a esa pregunta (no os emocioneis que no hay buenas noticias jijiji).

Con lo dificil que es conciliar vida familiar y vida profesional con un solo hijo, ¡veo tan lejano poder ir a por el segundo!. Os voy hacer un pequeño resumen de mi día a día para que me digáis en qué momento podría encajar un bebe en mi situación…

banda-texto

7.30: Suena el despertador y nos ponemos en marcha, (esposo cambia de turno cada 9 días así que partimos con el turno mañana).

8.30 – 8.40: Después de varias peleas podemos salir por la puerta, por supuesto con la hora pegada.

8.45 – 8.50: La dejamos en casa de la yaya.

9.00-18.00: Mi vida como madre es inexistente. Únicamente soy trabajadora.

18.15-18.20: Voy a buscar a mi hija en la casa del familiar o amigo que la tenga (desde aquí un besazo a todos! ¡Sin vuestra ayuda esto no seria posible!)

18.30-20.00: Nos lo pasamos jugando en el parque con los amigos, aprovechando para ir a comprar o realizar las extraescolares.

20.00-20.15: Ducha

20.15-20.45: Cenar

20.45-21.00: Cuento y dormir

21.00-7.45: Planteándome mi vida como madre…

Así que, si no contamos las horas que pasamos durmiendo, disfruto de mi hija 4 horas y 30 minutos al día.

Mmmmm, ahora lo veo plasmado en la pantalla del ordenador y todavía me parece mas impresionante…

Y tu, ¿te ánimas a por el segundo?

Vida 2.0 Vs Vida real: ¿Conciliación? 

Últimamente hablamos mucho de la conciliación entre trabajo y familia, pero, ¿qué hay de la conciliación entre el tiempo que invertimos en el 1.0 y el que pasamos navegando por el 2.0?

Pues en mi opinión, también tenemos un problema con esto. Y de los gordos.

Internet, los blogs, las redes, el mundo 2.0, en general, absorbe nuestra vida real. Quiero enseñaros el Antes y el Ahora de ciertas situaciones, a ver qué os parecen…

post

Me hace mucha gracia cuando las madres y padres nos quejamos (yo me incluyo), de no tener ni un minuto libre para dedicarlo a nosotros mismos. ¡Ja!. No tendremos tiempo para un baño de espuma o para echar un kiki en condiciones, pero bien que lo tenemos para darle al dedico en Twitter, Facebook o Whatssap.

Hagamos una prueba, vamos a sumar el tiempo invertido en las redes, vamos a añadir el tiempo en whatssap y el que pasamos buscando chorradicas o comprando por internet y vemos a ver qué pasa.

Imprimir

Yo lo he hecho y el resultado me ha asustado. Seguro que la próxima vez que me queje de falta de tiempo lo hago, como dicen por aquí, “con la boca chica”…

Probad y me contáis, que vais a flipar…

NOTA AL PIE: Quiero aclarar que soy una defensora a ultranza de la conciliación, que curro más horas que un reloj, que necesitamos un cambio radical en la política referente a este tema y que ya está bien de querer ponernos a la altura de otros países en cuanto a impuestos, pero no en cuanto a forma de vida. Este post no tiene nada que ver con eso. #concilia13f  #conciliacion  #mamiconcilia  #papiconcilia

Obligación o devoción

Si hay algo que por desgracia caracteriza a nuestra generación es el «abuso» por nuestra parte a nuestros padres.

Pero alguien se ha parado a pensar si es por obligación o por devoción?

Por suerte o por desgracia en España tenemos 4 turnos laborables (los más utilizados) que normalmente son:

TURNO DE MAÑANA (6:00 – 14:00)     
TURNO DE TARDE ( 14:00 – 22:00)
TURNO DE NOCHE (22:00 – 6:00)
TURNO PARTIDO ( 9:00 a 14:00 y 16:00 a 19:00)

Por otro lado tenemos los turnos de guardería, (en concreto utilizo la de Minijijijijiji pública y sin opción despertador ni añadir horas adicionales)

HORARIO GUARDERIA (9:00 a 12:00 y 15:00 a 17:00)

Por más que intento montar este puzzle no me cuadran las piezas, si en teoría la guarderia está para ayudar a las familias trabajadoras, porque no lo hacen?  Si no pudiéramos «aprovecharnos» de los abuelos directamente sería una tontería ir a trabajar casi seguro que lo que nos gastaríamos en la educación de nuestros hijos sería casi igual que nuestros fantásticos sueldos. Voy hacer unos números gráficos para que lo veáis claro, claro 🙂

Sigue leyendo