INSTAGRAFIC : Imprime tus fotos desde el móvil

Cada vez somos más las madres aficionadas a la fotografía, hay que decir que las nuevas tecnologías en esto ayudan muchísimo, quien nos lo iba a decir hace veinte años atrás, cuando abríamos la cámara y se velaban todas las fotografías y nos hacían pagar 1.200 pesetas simplemente por el hecho de haberlas revelado, ¡aunque no sirviera ninguna!.

Hoy en día todo eso ha cambiado, ya no tenemos grandes cámaras para hacer grandes fotografías, ahora nos sirve un simple móvil  (de hecho, las mejores fotos que tengo de Minijiji son con el móvil).

Me encanta poder disfrutar de las nuevas tecnologías pero a la vez tengo mucha morriñade lo de antes. Me encantaba sentarme en el sofá con mi madre y pasar horas mirando fotografías antiguas de gente que no conocía y preguntar quiénes eran y saber más de mi pasado. Hoy en día, eso es más complicado, no hay álbumes de fotos en la mayoría de casas, ya no pasamos tardes mirando fotografías y preguntando por la tía Tomasa del pueblo. A decir verdad, creo que la mayoría de veces, hacemos fotos, les pasamos el filtro y las subimos a la memoria del ordenador. ¿Y una vez allí? Se quedan olvidadas hasta que un día abres una carpeta y hasta te sorprendes de ver esas fotos

Por eso desde hoy en mi casa ¡revindico las fotos de papel!  ¡No quiero olvidar recuerdos, quiero volver a vivirlos!

Instagrafic es una empresa joven dedicada 100% a que nuestros recuerdos permanezcan durante muchos años en nuestra casa.

Envío de fotos: 

Muy fácil, las fotos se pueden enviar mediante Whatsaap, Wetransfer, Google Fotos o Dropbox (ahora me decís, que no tenéis ninguna de estas aplicaciones…)

Formatos:

 Lo primero que debemos saber es qué tipo de recuerdo queremos: álbum o bien tipo caja de fotos (este es mi favorito, las cajas vienen personalizadas, impresas con tus fotos y con cinco separadores. Además, la frase que viene en la caja es personalizable 100%).

Tarifa plana:

Si elijes la opción Instagrafic Box, tienes tarifa plana hasta 300 fotos con lo que si envías 305 se cobrarán 2 packs (que serian 600 fotos) así que envía tantas como quieras, pero siempre de 300 en 300.

Realizar el pedido:

 Una vez que hayas enviado tus fotos mediante Whatsapp o cualquier otra aplicación, te harán llegar un link, revisa que tus fotos estén correctas y si todo esta ok, ¡empezarán a procesar tu pedido!

Envío: 

Envió gratuito a Península y Baleares, resto de países consultar. El envío aproximado de seis días hasta la puerta de tu domicilio.

Fotos ya impresas:

Una vez les llega el aviso que han llegado perfectamente a casa, se eliminan todos los archivos. No se quedan ninguna copia, ni tienen ninguna base de datos. Tampoco se utilizan para fines publicitarios sin vuestro consentimiento.

Grupo de amigos:

Otra genial idea es crear un grupo después de un evento, subir todas las fotos y así automáticamente ya las estás enviando (tranquilos, ¡ellos están pendientes de vuestras fotos, no de vuestras conversaciones!).

Tipos de fotos:

Aunque las fotos estén hechas con diferentes dispositivos (móviles, cámaras o incluso descargadas de Internet), ellos adaptan la foto sin cortarla y le añaden los margenes necesarios para imprimirlas correctamente y así les dan un aire retro, nostálgico y muy entrañable.

Y como no es lo mismo contarlo que vivirlo, os traemos un super sorteo en nuestro Instagram.

instagrafic.jpg

 

 

 

 

Fauna instagrámica

Instagram es una red social que me encanta, yo diría que es mi preferida. Me lo paso pipa tirando infinitamente (o lo que mi tiempo libre me permite) para abajo con el dedito en la pantalla y viendo las fotos cada día, ¿no os pasa? Sigo a gente de todo tipo. Amigos, conocidos, empresas, algún famoso, gente desconocida que me engancha con una sola foto, etc. Entre toda la fauna instagrámica hay algún que otro usuario que casi siempre pone la misma clase de fotos. ¿Os suenan…

fauna_instagramica

El que pone fotos de comida

Que tire la primera piedra el que nunca ha puesto una foto de comida en instagram. Sin embargo, existe ese instagramer que solo pone fotos de platos sofisticados, maravillosamente decorados, como si Ferrán Adriá viniese todos los putos días a hacerle la comida. Tranquilos, a veces comete la vulgaridad de comer lentejas con chorizo en un plato de duralex tipo casa de abuela, lo que pasa es que eso no lo sube a Instagram. Es muy fan del filtro HEFE.
iphone1

La egocéntrica

Oh sí, todos tenemos a esta instagramer entre nuestros contactos. También existe la versión masculina, pero abundan menos. Pueden ser una persona conocida o anónima. Su perfil está lleno de selfies con poses estudiadasperonaturales, así como de lacia, como si no fuese con ella la cosa. Imágenes diarias de sus outfits (qué me gusta esta palabra), fotos de cada prenda o complemento que se compra. Suelen recibir muchos comentarios tipo «qué guapa eres», «me encanta tu estilo», «de mayor quiero ser como tú» y lamidas de culo por el estilo. Le gusta el filtro VALENCIA porque alisa su piel y sus escenarios preferidos son: la foto delante del espejo de su recibidor y la foto delante del espejo de su ascensor (o en su defecto, el espejo del portal). Otro de sus encuadres preferidos es el selfie en picado, que se vea lo bien que le combinan los zapatos, el bolso y las pulsericas.
iphone2

El que solo pone fotos de fiestas y viajes

Lo hace para que le envidies, y lo sabes. Si entras en su perfil sientes cierto complejo de aburrimiento vital ante tal despiporre de saraos, copazos y selfies grupales en los que ya no cabe más diversión (aunque en verdad sean unos mustios y se pongan así solo para la foto, porque esa gente existe, que yo la he visto). Incluso parece pasárselo de puta madre en el curro, porque sus compañeros llevan tartas handmade y chuches, y lo pasan fenomenal. Tranquilos, esta persona también va al médico y al mercadona y se pega golpes en el dedo chico del pie con la torrija mañanera, solo que eso no es instagrameable.
iphone3

El que pone 17428932 hashtags en todos los idiomas

Y no hashtags graciosos de esos que te inventas en el momento, si no de esos que van claramente enfocados a que te encuentren. Este instagramer me desconcierta. Hay artistas y marcas con perfil en Instagram, en cuyo caso lo entiendo porque pretenden difundir lo que publican, pero ¿usuarios privados? ¿15 hashtags en una foto de tu perro? Lo único que se me ocurre es que son yonkis incurables del me gusta.
iphone4

El que pone fotos de sus hijos y si no tiene hijos, de su gato

No hay mucho que explicar. Su hijo come: al instagram, su hijo mira una paloma: al instagram, su hijo se mete el puño en la boca: al instagram. No seré yo quien critique a este instagramer, porque soy una de ellas. Solo hay un instagramer más cansino que el que pone fotos de su hijo, y ese es, efectivamente, el que pone fotos de su gato. Porque eso es así, en Instagram por cada foto de hijo, hay 5 de gato.
iphone5

Hay muchos más: el que tiene un instagram temático (tengo uno que solo pone servilletas de bares), el que solo pone portadas de libros (que quién sabe si leerá o no), el observador que siempre pone encuadres poco vistos de objetos cotidianos… ¿Os identificáis con alguno de estos perfiles? ¿También tenéis a estos instragramers entre vuestros contactos?

De niños retratados y madres cansinas

Gracias a la libertad que nos da la tecnología, vivimos una época de fiebre fotográfica total. Le hacemos fotos a todo y a todas horas, da igual si es relevante o no. Esta fiebre se hace de una tremenda intensidad en las madres primerizas, o al menos, en la mayoría de las que conozco (y si no, mirad a Marichollos, que le retrata tanto dormido como despierto). Cuando Frikito nació, creé una cuenta privada de Instagram llamada Frikito_day_by_day, a la que me propuse subir una foto diaria con fecha durante todo su primer año de vida para luego hacer un álbum (que, por cierto, he terminado de maquetar esta semana y ya os enseñaré). Subía una sola foto de las quince o veinte que le hacía diariamente, y al final lo conseguí, no me salté ni un solo día. Frikito durmiendo, riendo, estornudando, comiendo, cabreándose, mirando al infinito, mamando, besando apasionadamente al palo de una sombrilla, etc. Todas sus «primeras primeras veces» han quedado inmortalizadas. Cuando cumplió el año dejé de guardar diariamente las fotos con fecha con la idea de hacer álbum, pero el ritmo fotográfico no disminuyó. Total, que la mayor parte de su vida hasta ahora se encuentra alojada en un disco duro, todo documentadito.

¿Os acordáis de cómo eran las cosas antes? Nuestros padres compraban un carrete de 12, 24 o 36 fotos en ocasiones especiales como cumpleaños, vacaciones, excursiones, navidades, etc. En fin, en todos aquellos momentos que consideraban importante inmortalizar. Y todos hemos sido adolescentes tontetes que se han avergonzado en algún momento de que su madre saque de la cartera tal o cual foto de nuestra infancia en la que salimos gordetes o con un pelado que nos hizo alguna peluquera que parecía buscar venganza (todos hemos tenido etapas capilares que más vale olvidar), o de la primera comunión.

bjork

Bueno, y el tema del vídeo… Antes, hace años, el que tenía una videocámara era el puto amo de los eventos familiares, y vaya vídeos salían de esos cumples y esos fines de año, tu abuelo con una peluca de purpurina, tú y tu prima haciendo la coreo de ilari larié oh oh oh… Que saliera a la luz esa cinta VHS durante tu adolescencia también suponía una amenaza (la reputación es la reputación). Ahora hacemos vídeos de cualquier cosa que hace el niño, en cualquier momento.

No sé si estas ganas de captar todo lo que hace la criatura van disminuyendo con el paso del tiempo (eso quizá nos lo deberían de aclarar las madres con niños más mayorcitos). Y si no, ¿os imagináis cómo podría influir el hecho de tener absolutamente toda tu vida en fotos y vídeos sobre el futuro de estos niños?

futuro

*Yotta: Una cosa que pesa muuuuucho.

Lo que antes era una agradable tarde de invierno viendo fotos familiares ahora puede convertirse en un jornada de 5 días seguidos.

tarde_fotos

¿Sabéis lo mejor? Que me tachan de pesada (Hola Frikencio, hola Mariabueladefrikito), pero luego les encanta ver las fotos y el álbum. Qué cosas.

¿Y vosotras? ¿Hasta dónde llega vuestro afán inmortalizador?