La bimaternidad vista desde fuera

No os voy a engañar, yo esto de la bimaternidad lo veía algo fácil siempre y cuando involucrases al grande en todo.

Nosotros estamos intentando involucrar a Minijiji en todo, viene con nosotros a todas las ecos, le decimos que nos ayude a buscar el nombre del bebe (claro, que cuando te da como opción Calliu y Rossi, pues lo siento pero por mucha implicación que queramos no están en nuestros planes esos nombres…). En ningún momento le decimos que ahora todo sera para los dos, siempre le decimos que como ella sera más grande tendrán juguetes diferentes y que cuando quieran jugar juntos tienen muchos juguetes para hacerlo, y así con todo,  intentamos que lo vea como algo positivo, en vez como algo negativo.

Pero en la maternidad 2+2 no son 4, un día son 6, otro 8 y otro puede que te sume 32… Minijiji está rebelde (ojo, y miedo me da, porque el «intruso» todavía no ha llegado a nuestras vidas, ni tan siquiera le hemos montado la habitación…). Y es que el/la pobre… ¡todavía no tiene nada! (si este fuera mi primer embarazo, como cambiaría la cosa…).

Me reclama constantemente, me reta, estamos librando continuamente una batalla y la verdad que me agota, tanto psicológica como físicamente. Pero por otro lado, siempre está hablando de su futuro herman@, me abraza, me da besos en la barriga, etc…

Hace unos días me pasaron un texto que me pareció tan interesante y cierto que lo quiero compartir con vosotros, se que es el mejor regalo que le puedo hacer a mi hija, aunque este regalo se aprecia con los años…

Para poder ponerme en la piel de tu pequeño imagínate que tu marido te dijera esto:

«Cariño , yo te quiero, muchísimo y eso no va a cambiar, pero he conocido a otra mujer que la quiero igual que a ti, así que quiero que se venga a vivir con nosotros, pero claro, como ella viene la última voy a pasar más tiempo con ella porque me necesita más, pero recuerda que yo a ti te quiero igual, que eso no va a cambiar, y como viene con las manos en los bolsillos, quiero que le dejes tus cosas, la ropa, el maquillaje, las colonias, los bolsos, el móvil…»

Por un momento me ha hecho hasta sentir culpable por mi decisión de tener un segundo hijo, se que es una cuestión de tiempo, que luego no van a poder vivir el uno sin el otro, pero ¿cuánto tiempo?.

corazon

Y vosotros, ¿como vivisteis los principios de la maternidad? ¿Tenéis pensado ser bimadres?