Demasiado tiempo libre

Si hay una frase que odio haciendo referencia a mi o a cualquier otra madre de mi alrededor es:

FLAMENCAS

Haciendo referencia a que pierde el tiempo por estar preparando una fiesta de cumpleaños para su hijo, o jugando a plastilina con el mismo o haciendo un disfraz para los reyes de la casa.

No creo que sea cuestión de tiempo, sino de prioridades. Para mi es más importante jugar con mi hija que doblar la ropa que tengo en la silla; la ropa va a permanecer allí de por vida, el tiempo con mi hija se va y no vuelve. Y lo mejor, que mi hija recordará las tardes que pasábamos juntas paseando, hablando, haciéndonos cosquillas…, no recordará lo limpia que estaba la ropa ni lo recogida que estaba la casa.

Cada uno emplea el tiempo en lo que más le reconforta, como he dicho antes, es cuestión de prioridad.

Así que por favor piso, que no se mire tanto lo que hacen los demás, y se mire más lo que hace cada una…

Ese tiempo libre del que hablan y se les llena la boca igual son noches desveladas cosiendo un vestido, o cocinando el plato favorito (mientras otras dicen: ¡si que tienes tiempo libre, paella un lunes!, eso mejor unas patatas fritas y un frankfurt y listo…) o haciendo manualidades.

heart-37458_640 copia

Carta a «esos» padres acomodados

Todo empieza cuando nacen. En cuanto los bebes nacen, especialmente en los casos en los que hay lactancia materna (bueno y en los otros también), se establece una especie de “cesión” absoluta de poderes a la figura materna. O lo que viene a ser lo mismo, el bebe es de su madre (y para su madre). Por supuesto que hay padres que ayudan (y sí, uso la palabra ayudar porque en este caso no suele ser “compartir”, suele ser “ayudar”). Cambian pañales, los bañan, los tienen un rato, pero la mayoría del tiempo lo pasan al cuidado de mami.

Hasta aquí todo perfecto porque las hormonas enloquecidas que hay en nuestro interior están muy, pero que muy de acuerdo con esta distribución de tareas.

¿Pero qué ocurre cuando el tiempo pasa y el bebe ya no es un bebe?. Pues que, en la mayoría de los casos, hemos pasado tanto tiempo funcionando de esta manera que la hemos liado parda. Hemos sentado precedente. Los hemos acomodado.

A esos benditos padres se les ha quedado una especie de síndrome de “ahí tienes a tu hijo”, que les hace encasquetarte al churumbel cada vez que llora, que no puede hacer caca, que no se duerme o que no se quiere terminar la cena. Vamos, lo que viene siendo “cada vez que la cosa se pone fea”.

Imprimir

Madres o amigas

Este tema es muy peliagudo y muy personal, yo voy hablar por mi, lo que yo pienso y lo que voy a intentar hacer con mi hija.

No pretendo ser la mejor amiga de mi hija, quiero ser su madre, y algunas pensareis, ¿y no puedes ser las dos cosas?. Pues depende, no pretendo saber todas las intimidades de mi hija, entiendo que una chica tiene sus secretos (estamos hablando de cuando mi hija este en la adolescencia no ahora, ahora no hay secretos para nosotras).

No me veo de aquí a unos años sentada en la cama de mi hija rodeada de adolescentes, abrazada a un cojín del nuevo Justin Bieber y hablando del chico de 4º C que es guapísimo.

Con esto no quiero decir que no espere que mi hija no tenga confianza conmigo, lo que no quiero es que me vea como a una de sus amigas. Yo quiero que mi hija tenga a su madre como un referente, no como una mas.

No se si me estoy explicando correctamente. Para mi, mi madre no ha sido una amiga, siempre ha sido mi madre, ella ha sabido mantenerse al margen en todo momento cuando venían mis amigas, pero también ha sabido en todo momento que estaba ahí si en algún momento la necesitaba.

Respeto todo, como he dicho anteriormente, esta es mi opinión personal y si algún día me veo rodeada de adolescentes sentada y abrazando un cojín, creo que sera el momento de levantarme, darle un beso a mi hija y dejarlas con su conversación tranquilamente.

Quiero ser una madre en la que pueda confiar, con la que pueda dialogar, ¡pero sus amigas las tiene que buscar!

No me imagino yo con 18 años, empezando a hacer nuestras locuras de adolescentes y tener a mi madre en el medio de mis amigas. Si ya nos cortaba el rollo el padre que nos llevaba por la noche a las discotecas cuando todavía ninguna de nosotras teníamos el carnet, ¡no me puedo imaginar una noche entera con mi madre de fiesta!

El tema de los hermanos lo veo totalmente distinto, hay hermanos que son los mejores amigos del mundo y en cambio hay otros que únicamente son familia. Yo tengo que reconocer que con la mía, gracias a la madurez de ambas, ahora nos podemos considerar amigas, pero años atrás… jijiiijij. Ojala, el día de mañana si mi hija tiene una hermana/o puedan llegar a ser unos grandes amigos.
image

Y vosotros, ¿erais amigos de vuestros hermanos? Seríais amigos de vuestros hijos?

¡Besitos!

Cuando seas madre comerás huevos, y cuando seas abuela entenderás a tu madre

De la saga, «cuando seas madre comerás huevos» debe llegar, «cuando seas abuela entenderás a tu madre», porque sino, ¡no hay dios que las entienda! (O al menos eso me pasa a mi!)

Hemos estado de vacaciones diez días en el pueblo de mi madre… y ya si intentar que tu madre no influya mucho en la educación de tus hijos es difícil, imagina en un pueblo donde hay tres casas, una de mi abuela, otra de su hermano y otra de las vacas. Vamos, que la niña ahí era la reina. Era la única distracción, así que la abuela está dispuesta hacer todo lo posible e imposible para que la niña de sus ojos pasara un verano para recordar.

No hemos respetado horarios, ni comidas ni normas. Mi hija solo ha tenido dos normas en todas las vacaciones que ha estado con sus abuelos: prohibido subir y bajar las escaleras sola, y prohibido colgarse de las cortinas de plástico de la cocina (mis vacaciones eran en el mismo pueblo y os puedo asegurar que alguna norma mas si que había…)

q34

Por un momento he pensado que el bazar oriental del pueblo grande era de mi madre, porque ahí se pasaban horas las dos comprando juegos que se rompen a los dos minutos, tonterías varias que la niña, una vez las tiene no le hace ni caso o acuarelas que no pintan. Y según mi madre era porque estaban defectuosas y ahí va, a comprar otra vez las mismas porque las otras salieron malas, ¡Señora, no se da cuenta que le están vendiendo 20 colores de acuarela por 60 céntimos!, ¿que esperas?, ¿que encima pinten?.

Cuando iban a comprar el pan ya sabían que le tenían que dar un pan grande y un pan pequeño para la niña, daba igual la hora, el pan alimenta y eso es lo importante.

En los supermercados ya era el no va mas (he de decir que ya que estábamos en el todo vale, yo también aproveche para jugar a mi favor, total el carro iba lleno y si alguien preguntaba quien había metido eso, era la niña…). La niña podía coger lo que ella quisiera, era libre como Heidi en las montañas (nunca mejor dicho) entre patatas, gusanitos, nocilla, chocolate… ¡y pan! Ha llevado una dieta de lo mas equilibrada.

Sin título-21

Este apartado se lee pronto, NINGUNA, no había. Cierto es que el mayor peligro que hay en ese pueblo es ser arrollado por una vaca, pero vamos, que lo mismo jugábamos con agua en la cocina, que con barro en el patio que hacíamos pasteles de moras (esto último mola mucho porque era mi juego favorito en el pueblo, os podéis imaginar como es el pueblo si eso es lo mas divertido jijjijiji).

Sin título-24

Aquí, en parte, a mi madre le tengo que agradecer que le enseñara a mi hija a dormir más de las 8 de la mañana, ha habido días que nos hemos levantado a las 11, todo un logro para nosotros, ojo, pero también eran las 11 de la noche y estábamos en la cocina haciendo la sobremesa… Así mama, que por este lado te libras. Pero, por otro lado, la has cag**o como Amancio. Ni una puñetera siesta, así que ahora mi querida hija no hay un día que eche siesta a no ser que la montemos en el coche, y como podéis imaginar no me voy a montar yo en el coche para dar vueltas por el pueblo para que Minijiji se me duerma. Mama, ¡algún día me lo cobraré!Sin título-2 copia

Os podéis imaginar con la pedazo de compras que hacían nieta y abuela, cual era el menú diario de mi hija. Su madre o su abuela le hacían la comida a la niña, a la segunda cucharada decía que ya no quería mas y se escuchaba una voz de fondo, ¡déjala pobrecilla, si ha estado comiendo pan toda la mañana!

-Minijijijiji, ¡no vas a comer nada hasta la hora de cenar!

(cric cric, cric cric) a los 30 minutos…

– Minijijijijiji que tienes en las manos? – Una bolsa de patatas mama! – ¡Mamaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Así eran todas nuestras tardes…Y su contestación:

-Para 10 días que esta en el Pueblo.  ¡Pero es que son 10 días en tu pueblo, cada fin de semana en tu casa, las tardes que subes a mi casa a verla.. ¡todo suma!

Así que no, no entiendo a mi madre, espero que cuando sea abuela la entienda un poco mas, y lo que mas me fastidia es que se que tendrá razón, porque antes no me gustaba su actitud como madre, y hoy día hago muchas cosas de las cosas que ella hacia como madre, así que seguramente el día de mañana, yo haga muchas cosas que ella hace como abuela.

Y vosotras, ¿habéis tenido mucho contacto con las abuelas este año? ¿Ha sido calmado, o han impuesto sus normas?

Gracias mamá, pero no

wpid-img_20150324_213145.jpg

A ver, como decir esto sin que suene desagradecido por mi parte. Mi madre nos adora, soy consiente de ello, tanto a mi como a mi hermana. El problema viene por la pequeña Minijijijiji, que no es que la adore, es que mejor no le hagamos escoger que en ese caso la balanza se inclina fácilmente.

Pero no vengo hablar del amor que siente mi madre por nosotras, sino de ese superpoder que se creen algunas abuelas que tienen. En el rango de mando ellas tienen claro que están por encima, ellas pueden contradecir una orden tuya y lo único que vas a conseguir si le dices algo es que te mire de arriba abajo y te diga: no tienes cosas mas importantes que hacer? Con lo cual te está diciendo claramente que tu opinión (le importa una mierda) no le importa para nada.

Yo, en parte, entiendo porqué es así con mi hija. Solo la ve una vez a la semana ya que vivimos a 1 hora de casa de mis padres.

El problema viene cuando intentas hablar con tu madre del tema y le dices que no te desautorice delante de la niña y su contestación siempre es la misma:
– Mi obligación no es educar, ese es tu trabajo y para un día que está conmigo no vamos a estar de peleas…

En cambio, con mi padre es diferente, supongo que le habrá pillado en otra edad muy distinta a la que le pillo conmigo. El no se mete en nada de la educación, simplemente juega, y cuando hay un problema, toca el boton de emergencia (vamos mete un grito y aparecemos todos a la voz de ya!)

wpid-img_20150324_214953.jpg

Es genial, el domingo es como un potrillo desbocado que el lunes tienes que meter en  una cuadra y volverlo a domar, entre una que consiente todo y el otro que se deja hacer de todo….

Y a vosotras, ¿os pasa esto con vuestras madres y/o suegras?

(ESTEREO)TIPOS DE MADRE II

No sé si recordáis la primera entrega de esta recopilación de tipos de madre, por si no hacéis memoria, me refiero a este post. Tengo la sensación de que me dejé mucho en el tintero, y es que conforme voy avanzando en mi nuevo camino como madre, me voy fijando en nuevas cosas y actitudes de mis homónimas (y de mí misma), lo que hace que sienta deseos de aumentar esta lista.

Vamos a ver cuatro nuevos [estereo]tipos de madre:

LMADLM. La Madre Amante De Las Marcas

Es la típica madre que cree firmemente que darle a su hijo productos de marcas reconocidas y generalmente caras es “darle lo mejor”. Los responsables de marketing se frotan las manos pensando en ella. Es esa madre que solo da a su hijo biberones Medela de leche Almirón preparados con Solán de Cabras. Esa que lo lleva en Bugaboo y luego en Maclaren, porque son lo mejor que hay en el mercado. Ojo, que las LMADLM pueden tener estilos variados, no tienen por qué ser pijas. Su bebé puede ir vestido de Neck & Neck y Pili Carrera, o de Bóboli y Desigual, pero pocas veces le verás con ropa de Primark o del mercadillo (y si la llevan intentarán ir de incógnito ese día). Su hijo llevará un juguete de Fisher Price en las manos, nunca de los chinos. Para ella, las marcas blancas son el anticristo. Lo cierto es que las LMADLM y las que quieren ser LMADLM pero no pueden, se merecen un post para ellas solas.

img7

LOMEX. La Orgullosa Madre Exhibidora

Es esa madre que a veces parece creer que tiene un Nenuco en lugar de un bebé. La cosa se vuelve especialmente grave si el bebé es una niña, porque ya se sabe la cantidad de chuminadas y ornamentos que las niñas pueden lucir: toreritas, diademas, gorritos con multitud de adornos, lacitos, abriguitos monísimos, etc. Se puede ser LOMEX con elegancia o se puede ser LOMEX hortera. En el primero de los casos, ver a la hija de una LOMEX da gusto, porque va impecablemente conjuntada sin que le falte ni le sobre nada, pero en el segundo caso… ¡Horror vacui! Surge la pregunta… ¿pero tú que tienes una niña o un árbol de navidad? Venga a colgarle cosas a la chiquilla. Hay muchas LOMEX que independientemente de su buen gusto, trasladan el consabido dicho “antes muerta que sencilla” a sus pobres niñas y las llevan con tejidos o complementos incómodos poco adecuados para su edad. Las LOMEX con hijas de poco pelo sufren profundamente hasta que consiguen enganchar un triste lacito a un incipiente mechoncillo. El máximo exponente LOMEX imposible de superar, lo encontramos en las madres de esas niñas que participan en concursos de belleza yankis (y dan verdadero miedo).

lomex

img8

LMIND. La Madre Indecisa

La LMIND sufre permanentemente. Vive en un continuo debate interno que raramente tendrá conclusión a no ser que venga alguien ajeno (en muchas ocasiones el padre) a terminar con ese bucle infinito. No es necesario que la decisión que haya que tomar sea sobre un asunto importante, la LMIND dudará casi con la misma intensidad sobre si ponerle al niño la prevenar o no, si darle de cenar cereales o puré, o si ponerle debajo body de manga corta o de manga larga. Seguramente sentirás compasión hacia ella y tratarás de ayudarla contándole tus experiencias por si le sirven como referencia, pero eso no servirá para nada. Es muy probable que otra madre vaya e inocentemente le cuente cosas que te contradicen, con lo que la lucha interna se intensificará y la pobre LMIND rozará la locura.

img9

LMP. La Madre Perfecta

Sí… Todas sabéis quién es esa mujer. LMP es esa madre perfecta cuyos hijos son perfectos y cuya vida es perfecta. Su marido es maravilloso, sus niños nunca se manchan, su casa siempre está limpia, ella siempre va impecablemente arreglada, etc. Porque ella se organiza perfectamente y tiene tiempo para todo a lo largo del día, desde pintarse las uñas de los pies hasta hacer cupcakes asquerosamente perfectos y preciosos que llevará a las reuniones del AMPA. Por supuesto, sabe muchísimo de pedagogía y tiene clarísimo cómo educar a sus hijos y cómo reaccionar en cada momento. Está rodeada de perfección y se encarga de recordártelo sutilmente cada vez que puede. Ella no te dice directamente lo que tienes que hacer, ella te cuenta su perfecta forma de hacer las cosas para que la tomes de referencia. No es que la LMP te caiga mal, es que te dan ganas de tirarle una cubeta de mierda cuando pasa por delante tuya.

img10

Ya tenemos 10 [estereo]tipos de madre:

  1. LMx3DTLM. La Madre Más Madre de Todas las Madres.
  2. LMR. La Madre Radical
  3. LMH. La Madre Hipocondriaca
  4. LME. La Madre Espesa
  5. LMC. La Madre Comparadora
  6. LMI. La Madre Infantil
  7. LMADLM. La Madre Amante De Las Marcas
  8. LOMEX. La Orgullosa Madre Exhibidora
  9. LMIND. La Madre Indecisa
  10. LMP. La Madre Perfecta

Espero que poco a poco vayamos aumentando la lista (por supuesto, se admiten aportaciones de nuestras queridas lectoras). Llegados a este punto creo que puedo contaros aproximadamente cuál es, a día de hoy, mi composición como madre. Al menos como yo me veo. Digo a día de hoy porque estoy segura de que el tiempo y la experiencia te hacen cambiar en muchas cosas.

composicion

Venga, ¡¡contadnos cuál es vuestra composición!!

VER (ESTEREO)TIPOS DE MADRE I