Las recetas de Marififi: Croissant rellenos caseros

Hola amig@s,

Por si no lo sabéis soy bastante nula en la cocina, Pocofifi es el que se encarga de este tema (menos de la repostería, que en eso, mi Thermomix y yo somos las reinas), así que todas las recetas que vaya poniendo serán fáciles pero resultonas.

Hoy vengo con una recetica muy sencilla que hago muy a menudo y que siempre tiene éxito.

Imagino que much@s de vosotr@s ya la sabréis pero para l@s que no, es una receta infalible para esa reunión de amigos de última hora, una comida familiar o la merienda de los peques.

 

receta

paso1

Se abre la masa y se corta como muestra la imagen, a modo pizza, con una ranurita en el centro de cada porción (esa ranura hará los picos del croissant). La masa de hojaldre puede ser rectangular también, pero yo la compro redonda porque me resulta mucho más fácil para cortar los triángulos. La compro en Carrefour.

1

 

paso2

Se ponen los ingredientes que queramos en el borde ancho de cada porción. Procurad que el ingrediente no se salga de la masa y que queden por encima de la ranura que hemos hecho.

2

 

paso3

Cogemos el borde ancho de la porción, abriendo (gracias a la ranura) y enrollamos hasta el final. La forma de croissant queda perfecta.

4

3

 

paso4

Colocamos nuestros croissant en la bandeja del horno y los pintamos con huevo. Los metemos a 200º durante unos minutos hasta que estén dorados. No pongo tiempo exacto porque cada horno es un mundo pero os daréis cuenta de cuando están, son 10 min aprox.

5

 

paso5

¡Bon appétit!

6

 

NOTA: he puesto la receta con ingredientes salados porque así los hice la  última vez, pero he de confesar que mis preferidos son los de NUTELLA. Para hacerlos dulces, la receta es la misma, en vez de poner el trozo de jamón y queso se pone una bolita de Nutella o nocilla en el borde (encima de la ranura). No poner demasiada porque se sale y está bastante empalagoso. En lugar de con huevo se puede pintar el croissant con mantequilla derretida (aunque con huevo queda perfecto también) y espolvorear con azúcar en polvo.

Espero que los hagáis, os gusten y que os engorden muy muy muy poco!

Minirecetas

Para que veáis lo bien que Frikito está aprovechando la cocinita de la polémica y todos sus complementos, hoy os voy a enseñar unas recetas que él mismo prepara y que me ha pedido que os ponga en el blog, por si los otros minimaris o los hijos de nuestras lectoras se animan con ellas.
Mi niño es carne de Masterchef junior, ya lo estoy visualizando.

frikito_chef

receta1
Ingredientes

  • Macarrones transparentes
  • Vaso de plástico
  • Pelusa

Elaboración

Se vierte el contenido de la caja de macarrones transparentes en una sartén de plástico agitándola fuertemente, no vaya a ser que no caiga todo. Seguidamente se coge un vaso de plástico y se echa también a la sartén, para que suelte el juguillo. Se tapa con un plato de plástico. Después, hay que mirar fijamente la lámpara durante unos segundos con la mirada perdida. Se destapa la sartén y acto seguido hay que salir corriendo y gritando «nongo nongo nongo» hacia la otra punta del salón a por una pelusa (gracias por no barrer hoy, mamá, sin ti esta receta no sería posible). Se echa la pelusa junto a los macarrones transparentes y el vaso, y unos segundos después se lanza todo por los aires mientras se suelta una carcajada.

Nota. Este plato está muy rico, pero suerte a la hora de encontrar los macarrones transparentes esparcidos por el suelo.

receta2
Ingredientes

  • Pescado de plástico
  • Fregona
  • Madre/padre/abuela despistad@

Elaboración

Se coge el pescado de plástico y se lanza al suelo con furia. Una vez en el suelo, es necesario darle patadas pasillo arriba-pasillo abajo durante al menos 2 minutos. Luego hay que quedarse parado unos segundos mirando el cubo de la fregona que está en la otra punta del pasillo (gracias de nuevo, mamá). Seguidamente, dirigirse hacia el cubo pateando el pescado por el camino. Hacer un alto en mitad del pasillo para intentar abrir la puerta del zapatero, una vez más. pescadoAl comprobar, de nuevo, que es imposible porque un cierre de seguridad te lo impide, retomar el objetivo inicial de alcanzar el cubo de la fregona. Una vez allí, tomar el pescado del suelo y sumergirlo en el agua (opcionalmente, puedes sumergir también uno de los zapatos que lleves puestos, esto ya depende de si te lo puedes quitar). Por último, mirarlo unos segundos, rescatarlo del agua, comprobar qué tal sabe y emplatar.

Nota. Es imprescindible para el éxito de esta receta que la persona que se encuentra contigo esté despistada a partir del momento zambullida en fregona.

¡Esperamos que os hayan gustado estas minirecetas!