Looks infantiles incomprensibles

Vaya por delante que yo creo en la libertad estilística y en que hay tantos gustos como personas en el mundo. A mí me parece muy bien que cada uno decida con qué se siente identificado o con qué quiere que el mundo le identifique y que en ambos casos se le respete. Yo algunas mañanas decido salir a la calle con pintas de vender droga y exijo que se me respete y no se me juzgue. Bueno, no es que lo decida directamente, es más bien una consecuencia indirecta del sueño que tengo cuando me levanto, que me impide invertir más de 3 minutos en elegir el outfit del día (me gusta mucho decir eso de outfit porque así parece que entiendo de moda). En mi defensa, he de decir que otros días voy resultona, pero no porque invierta más tiempo, más bien porque ese día esté inspirada.

Cuando visto a Frikito me ocurre tres cuartos de lo mismo, pero he de reconocer que pongo más mimo en que él vaya conjuntado (aunque para mí lo primero es la comodidad, las cosas como son). También tengo que decir que es algo que se va perdiendo con el tiempo. Cuando era más peque me pasaba un buen rato plantada delante de su armario decidiendo modelito y ahora, ya con la sabiduría acumulada después de tres años, como sé que el modelito va a durar impoluto 0,2 segundos, paso bastante más del tema. También ha llegado un momento en que está aflorando su lado tirano personalidad con esto de la ropa, y ya el niño elige lo que le gusta y lo que no, con lo que en una competición entre una camiseta de “epiderman” y una camisa monísima de Kiddys Class, el hombre araña impreso con serigrafía chunga y agrietada se come con papas a ese precioso estampado de cuadritos o lunaritos sobre un delicado tejido de lino.

epiderman

Es jodido aceptarlo, pero es así. No quiere una puta camisa así la rocíes con agua bendita. De hecho, no quiere la mayoría de las cosas que me gustan a mí, pero no pasa nada, sabía que este día llegaría. Ojo, que a mí me gustan las camisetas y me encanta el rollo superhéroes y frikadas para el día a día (el armario de mi hijo podría pasar por el de Sheldon Cooper), y nada más lejos de mi intención que vestirle de pequeño Froilán, pero no sé, creo que cada ocasión tiene su punto.

A veces, cuando navego por ese reino irreal y utópico que es Pinterest, me encuentro con niños estilosos, con esas poses tan profesionales que parecen sacados de un catálogo y pienso… esto será solo para la foto, ¿no? Me surgen dudas existenciales como ¿Esas madres vestirán así a los críos habitualmente? ¿Cómo aguantan esos niños un pañuelo al cuello? (porque Frikito se lo arrancaría con furia a los tres segundos) ¿Por qué quieren convertirlos en tronistas prematuros de MHYV? ¿Se sentirán cómodos de esa guisa? ¿Los visten así porque son ellos los que quisieran ir de esa manera pero no les gusta cómo les queda? ¿Estos chiquillos también desean llevar camisetas horteras de la Peppa Pig o de la Frozen, como todos los demás, y se callan por complacer a sus padres? ¿Es posible que lleven la camiseta de la Peppa Pig debajo de esa ropa y por eso posan tan felices?

looks1

looks2

A mí me perturba especialmente el niño de en medio de la fila de abajo.

También se ven algunos looks infantiles preciosos y con pinta de cómodos en Pinterest, pero he seleccionado algunos casos extremos de progenitores a los que se les va un poco la mano con el tema de la ropa para que me digáis vuestra opinión. ¿Veis niños vestidos así en vuestro entorno o creéis que esto solo ocurre en el reino de Pinterest?

Infografía. Guía de estilo para papás un poquito despistados.

Aunque quizás sea generalizar un poco, siempre se dice que las madres somos las que nos preocupamos más por la indumentaria de los hijos. Normalmente, nosotras hacemos las compras y elegimos el modelito de turno, ya sea para ir a la guarde o a una boda. Lo que ocurre es que no siempre es posible, y entonces, delegamos esta tarea en papá. Y ahí es cuando vienen las sorpresas porque a la mayoría de ellos, hablando claro, se la pela el outfit de la criatura. Esto no quita que existan padres con un gusto exquisito para la combinación de colores y un gran sentido estético, ojo, pero vamos a ser honestos, el 99,9%, igual no.

Gran parte de nosotras se conforma con que el niño/niña no vaya hecho un fantoche, por eso, papás, las Maris queremos daros estos pequeños consejos. Es breve, pero lo iremos completando con el tiempo. Esperamos que os sirva.

Que disfrutéis del puente los que podáis descansar, NBNB vuelve a la carga el lunes que viene.

¡Besos para todos!

info

Día de reflexión

Bueno, por fin ha llegado el fin de las fiestas, la verdad es que me encantan estas fiestas, pero cuando estas metida en la espiral de comidas familiares, regalos y todo el mundo organizando tus días dónde, cuándo y con quién tienes que quedar… Pero bueno mi post de hoy no hace referencia a ello, mi post de hoy hace referencia a la cantidad de juguetes que les compramos hoy en día a nuestros hijos (o por lo menos a los niños de mi alrededor).

Se ve que los niños de hoy en día se portan mucho mejor que los de mi quinta jijijiji. Cómo es posible que a una niña de 18 meses le puedan traer más de 20 cosas, (todo hay que decirlo, yo también he aportado).

Tenemos juguetes para todos los gustos! Así que vamos analizar los juguetes:

ARBOLE~1

Juguetes para sentirse grande:

– Cocinita

– Carrito de la compra

– 150 piezas de alimentos (Gracias cuñada! jijijiji)

– Cunita

– Carrito

– 2 muñecas que lloran

Todos aprobados, se lo pasa pipa poniendo a su muñeca en la cuna, dándole de comer, poniéndola en el carrito… Todo muy acertado (no todo es así…)

Juguetes para aprender:

– Pepa Pig con tablet

– Mister Potato

– 3 Puzzles de Madera

– Conejito Pepito

– Botes de pintura para pintar con los dedos

– Gommets.

Estos ya es otra historia… Aquí sólo ha triunfado el Mister Potato y la pintura… La Pepa Pig ni la miramos… El conejito uno anda para un lado y la otra por el otro y los puzzles van muy bien, porque vienen en una caja muy mona y lo utiliza de taburete (ojo, por lo menos lo utiliza…)

Y ahora llega su juguete favorito:

– La moto con casco

Y pensaréis, normal una moto mola, pues no, a ella le gusta el casco, eso es que va a ser una niña con mucha seguridad jijijijij. Eso sí, mira que soy pequeña (1’50 y de puntillas) no quiero pensar en los altos, porque mi querida hija, alta alta no es (pero vamos, qué podíamos esperar) y me tiene la espalda molida porque quiere que la aguante con la moto… Imagínate los de 1’70 ( alguna ventaja teníamos que tener jijijiji)

y ya por último, mi preferido:

– Ropa

Ideal, no hace ruido, no lleva pilas y lo aprovechamos más de 1 mes.

Y a vuestros hijos, cómo les ha ido???

Mil besitos nos vemos pronto!!!