Si hubiese sido Frikita

Yo soy madre de un niño. No sé por qué, pero era lo que había querido siempre. Quizá porque a lo largo de mi vida he tenido tendencia a sentirme más cercana a las aficiones generalmente masculinas, o porque, para qué negarlo, siempre he tenido un puntillo macarra poco femenino. De pequeña me gustaba vestir como un niño, no soportaba lo cursi, era jugadora compulsiva de videojuegos y lo flipaba con Bola de Dragón. Dibujaba cómics de acción (muy malos) inspirados en mi ídolo, que era el maestro Akira Toriyama. Para mí era un martirio chino tener que acudir a un evento con un vestido y un lazo en el pelo, porque lo que me gustaba era llevar un pantalón ciclista (si eres de mi quinta me entenderás), una camiseta oversize y el pelo al viento, cuanto más despeinada mejor. No tuve mucho que ver con la mayoría de las niñas porque yo fui “muy niño“. La cosa es que era un personaje extraño, porque también me chiflaba diseñar trajes de novia y crear modelitos super fashion para las 20 barbies que tenía… no me preguntéis por qué. Con la adolescencia cambié y digamos que me “feminicé” un poco, pero el punto macarrilla no lo he perdido (aunque de aquella niña solo queden los pelos de loca). Quién sabe, quizá por todo eso, el azar decidió que iba a ser mejor convertirme en mamá de un nene.

Cuando estaba embarazada de casi once semanas, fui a hacerme una ecografía a una ginecóloga privada y me dijo que tenía toda la pinta de que lo que esperaba era una niña. La mujer pensaría, esta me va a soltar ochenta pavos y querrá una respuesta, así que me voy a aventurar, que total, esto es fifty-fifty e igual acierto y ella se va con algo que contar (porque ya me diréis qué coño se ve con menos de once semanas de gestación, que eso tiene el tamaño de un pinipón). Yo, que estaba convencida de que lo que se cocinaba dentro de mí era un futuro tiarrón, me quedé un poco en shock, pero tras superarlo pensé… uy, una Frikita, es raro pero mola. Y me empecé a ilusionar con la idea. Imaginaba conjuntitos monísimos y complementos ideales con un toque bohemio, porque yo no soy de capotas y volantes como mi amiga Marififi, yo soy más tirando a perroflauta. Me veía a mí misma aprendiendo a tolerar a las Princesas Disney, las Hello Kitty y las Minnies con todo su mundo de soporífero pasteleo* porque si a mi Frikita le gustan, aunque sean un puto coñazo, gloria bendita pa ellas. Ya me veía aprendiéndome las canciones de la teenager famosa de turno y bailando coreografías absurder en el salón con mi hija. Escuchaba en mi mente una dulce vocecita ultra aguda llamarme “mamiii” (que no es que la voz de Frikito no sea dulce, pero tengo que decir que a pesar de no llegar a los tres años, ya se nota de lejos que es voz de nene). En fin, estas son solo algunas cosas de las muchas que seguramente nunca viviré. De haber existido, esa niña se habría llamado Eva.

Pocas semanas después en otra eco, me confirmaron que se veía un cachocarne entre las minipiernas y que fuera buscando nombres masculinos y comprando avíos de color azul. Y yo pensé… ¿ves?, ¿cómo iba a ser una niña? Si es que, extrañamente, en el fondo sabes lo que tienes dentro. ¿No os pasaba a vosotras? También pensé… “Nota mental: llamar a la ginecóloga de la primera eco y decirle que no malgaste su dinero en lotería”.

cleo

* Por lo que veo a mi alrededor es algo de lo que no se puede escapar. Por mucho que quieras inculcarle a una niña unos gustos más “neutros”, todas pasan por una etapa de “rosafilia”, obsesión por las princesas y los unicornios que vomitan arcoiris y cagan purpurina, cosa que me parece mu requetebien, dicho sea de paso. Incluso por una etapa choni, que nos contaba Marijiji el otro día.

Anuncios

15 comentarios en “Si hubiese sido Frikita

  1. Pues yo sentía (tal vez porque que lo deseaba) que iba a tener niña y yo soy de esas que le gusta las cosas rosas para las niñas aún así en casa tratamos de que en la vida real tanto en su ropero como en otras cosas tenga variedad de color y de juguetes , que tiene hasta cochecitos pero la verdad es que ahora con 28 meses quiere usar una “cartera” como mamá (tiene una bolsita de regalo de la doctora juguetes que es su cartera), y últimamente prefiere usar vestidos (yo uso muy pocos) en fin que me he liado solo quiero decir que s hubiese sido Frikita te hubieses adaptado muy bien, que he visto casos besos jejeje

    Me gusta

  2. Yo creo que no hubiera servido tampoco para adivina. L’aînée para mi iba a ser chico, pero nada. Y la segunda… No sabía ni siquiera que estaba embarazada! Ahora me encanta tener dos chicas, claro 😉 La petite es más chicazo, no le gusta tanto el rosa como a la otra, así que entre princesas de una y puzzles de otra, equilibro la balanza.

    Me gusta

  3. Yo lo tenía clarísimo! Sabía que era una niña! De hecho me sorprendí a mi misma (antes de confirmarme la ginecóloga en la semana 17 que era niña) hablando en futuro de ” cuando tengamos a la niña…”. La gente me preguntaba si ya sabía el sexo y yo contestaba que aun no me lo habían dicho pero que era una niña y Eureka! La semana 17 me dijo que en un 90% era niña y a mi no me sorprendió lo más mínimo, eso si, fue la primera vez que se me salieron unas lagrimillas de la emoción en la consulta…
    Como bien dices, en el fondo sabemos lo que llevamos dentro…

    Me gusta

  4. ¡Me encanta este post! Yo creo que en el fondo de mis fondos sabía que estaba predestinada a tener una niña, para eso siempre he sido muy Isabel Allende. Sin embargo, durante los primeros meses traté de convencerme de que era un niño para no llevarme el chasco. Y al final mira, habría sido una pena tanto fifismo desperdiciado, jajajaja. Besicos

    Me gusta

  5. Pues yo de adivina, cero patatero. Desde que me quedé embarazada mi marido decía: Es niña. Es niña. Mi madre: Es niño. Es niño. Y los demás, es niña, es niña.
    Y yo me puse del lado de mi madre y me dije: es niño. Lo siento, es niño. Así que al papi le decía que no se hiciera muchas ilusiones. Que era nene.
    Y me hacen la prueba de sangre, que evita la amniocentesis y en los resultados pone: NIÑA.
    Vaya que le di un abrazo al papi, y pensé: Genial!!! una princesa a la que enseñar a eructar!! jajajaja. Soy princesa, pero con principios. Así que ahora nena y todos contentos.

    Saludos

    Me gusta

  6. Pues yo me equivoqué de plano. Con mi primera hija estaba convencida de que sería niño, pero convencida, convencida. Cuando me dijeron en la eco de las 20 semanas que no, que era nena no me lo podía creer. Pensé “noooo, seguro que te equivocas. Mira bien, a ver si aparece por ahí una pilila”. Con la segunda hija ya no tuve esa misma sensación. Es más: me alegré al saber que sería una hermanita. En fin, se ve que mi intuición no está bien calibrada!!!!

    Me gusta

  7. ……..¿y ese dibujo que ha plantao en el post?………
    jajajaja Yo siempre he querido niño, pero tengo 2 niñas. Yo no he adivinado ni por un asomo lo que se cocia en mi interior (sois unas brujas Lola´s) tampoco lo pensaba demasiado, la verdad.
    Lo que si es verdad que después de tener a la primera, con el segundo embarazo prefería niña para que jugaran juntas y también (para que omitirlo) porque creía que se pelearían menos y a día de hoy mi casa es una casa de locas¡¡¡ jajajajaja

    Marifriki me ha gustado mucho tu post.
    Un beso marifrikiconductora 😉

    Me gusta

  8. Yo con el segundo creía que iba a ser niña, pero no, repetimos niño. Yo soy anti rosita y la verdad prefería niño, si hubiese sido niña hubiese intentado separarla de las purpurinas y rosas chiches lo que hubiese podido, aunque sé que hubiese que tenido que tragar con unicornios paseando por arcoiris y demás chonismos, jijiji

    Me gusta

  9. jejeje si es que con 11 semanas… que se va a ver… poca cosa y más si te dice que es una niña. Si te dice que es un niño, pues bueno, lo mismo a empezado a asomar algo por ahí abajo ¿no? jejeje en fin, yo la verdad es que tenía intuición de que iba a ser una niña, lo sentía así. Mi chico estaba con la cosa que tenía que ser un niño… pero bueno nunca llueve a gusto de todos jejeje y ahora se le cae la baba y está impaciente por que salga 😛

    Me gusta

  10. Pues yo era una niña mas o menos igual de rara que tu! Jajajajaja Lo de las mallas ciclistas me ha matáo, esos looks que llevábamos, ideales de la muerte! Jajajaja…
    Por cierto, yo fallé, pensaba que llevaba un niño y vino mi Valkiria, aunque bueno, es una niña brutota! Jejeje De casta le viene al galgo! 😉

    Me gusta

  11. Yo también estaba segurisima de que era niño! ! Aunque quería una niña 😥 Pero luego lo pienso y me da una pereza lo de peinarla todos los dias!! Con lo que me cuesta ir yo medio decente como para tener que arreglarla a ella también! Mi niño va perfecto con su pelo corto xD

    Me gusta

  12. Pingback: Chocolate Baby Úbeda | Si hubiese sido frikita

¡Coméntanos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s