¡Socorro! A mi hija no le gusta la fruta

Estoy desesperada con este tema. No hay manera de que coma fruta, solo le gusta una: los plátanos. Y no es precisamente la que mejor le viene para ir al baño. Y de vez en cuando, zumos de naranja, pero que no lleven “trocitos”. Y eso, tan colado, al final es fruta, pero poco.

Cuando era un bebe, se comía unos tazones de fruta triturada enormes, le encantaban. Pero ya no hay manera.

frutas-y-verduras-6

Hemos probado de todas las formas:

Con premio: “Si comes fruta, tendrás una sorpresa”. Y nada.

Con psicología: “La fruta es necesaria para crecer. Tienes que tomar fruta para hacerte mayor y blablablá”. Nada

Con la presentación: de mil formas, maneras, entera, a trocitos, con caritas. No funciona.

Con chantaje fisiologicos: “Si no comes fruta no vas a poder ir bien al baño”. Esto funciona, pero solo cuando pasa de verdad. Entonces sí que se acuerda de la fruta, pero vamos, hasta que lo consigue.

Por decreto ley: obligándola vamos. Y claro, se la come, pero le dan arcadas y solo conseguimos que tome unos trozos pequeños. Hasta se esconde para que no veamos la cara que pone.

Y yo ya no sé qué más hacer. Necesito vuestra ayuda. ¿A alguien le pasa esto y ha dado con una solución? ¿Sabéis algún truco que funcione?

Los 5 juegos de mesa de Minijiji

Si hay algo de lo que somos fan en esta casa, son de los juegos de mesa, si os soy sincera, estoy deseando que Minijiji crezca para jugar a mis juegos favoritos, (Rummikub, Monopoli…) que para mi son los mejores, aunque ella no lo crea…

Estos son nuestros top 5:

1.- Jenga

jenga-normal

Es un juego super divertido y muy fácil de jugar. Consta de 54 piezas de madera y un dado, trata de formar una torre de 18 pisos combinando los diferentes colores (hay varias versiones, sin colores y con colores). Se lanza el dado (en el caso de los colores) y se extrae la ficha del color que marca el dado. Dicha ficha, se tiene que colocar en la parte superior de la torre y así sucesivamente hasta que a algún jugador se le caiga la torre.

2.- Juego de las parejas

juego-de-mesa-bob-el-constructor-memory

Simplemente le encanta y la verdad es que tienen muy buena memoria, porque la mayoría de las veces me gana. Es muy fácil de jugar, dependiendo del fabricante tendrá un numero de fichas u otro. Se ponen todas las ficha boca abajo y se levantan de dos en dos. Si realizas una pareja te vuelve a tocar levantar ficha, si sacas dos diferentes, le toca el tuno a otro jugador. Gana el que más fichas tenga.

3.- El juego de la Oca

descarga

Aquí la menda es la Reina del juego, no sabéis lo bien que se me da. Explicar el juego no tiene ningún sentido, ¡quién no sabe jugar a este increíble juego!

4.- El Uno

hqdefault

El Rey de los juegos de cartas sin pensarlo. Os tengo que decir, hemos hecho una adaptación para poder jugar con Minijiji. Solo jugamos con números, colores y comodines, pero quitamos los +2, los +4, cambio de sentido… Pero si que utilizamos las mismas normas, se tiene que decir ¡UNO! cuando solo te queda una carta y el que antes se  quede sin cartas, ¡GANA!

5.- El tragabolas

juego-tragabolas-tp_3362982674471565129f

El juego que más le gusta a mi hija y el que menos me gusta a mi. Consta de cuatro hipopótamos y once bolas, diez de color rojo y una de color amarillo. Cada bola vale un punto excepto la amarilla que vale cinco (o así es como jugamos nosotras) y gana pues depende, unas veces gana el que más bolas tiene, otro… el que tenga la amarilla, otro según los puntos… vamos, que según como lo vea Minijiji.

Estos son los juegos con los que nosotros nos solemos entretener sin contar por supuesto la plastilina o el colegio improvisado. Y vosotros, ¿a qué juego soléis jugar y cual me recomendáis?

Los niños aprenden, a pesar del maestro

Esta frase se la he escuchado decir a varios maestros de mi entorno. Y es cierto.

Ahora que estamos en fechas de elegir colegio, creo que es muy importante tener esto en cuenta. Cuando me toco elegir cole para Minififi, todo me parecía super importante: la situación del colegio, las instalaciones, las actividades que hacían, etc. Y sí que lo es, pero al final de los finales, aquí solo hay una cosa que importa: los niños.

Recuerdo que una buena amiga me comento en aquella época: busca el colegio que mejor te venga de distancia, porque todo lo demás, da igual.

Y llevaba razón. En realidad, por lo menos aquí en Fifilandia, Minififi habría estado bien en casi cualquier colegio. En todos van a estar contentos, en todos van a hacer amigos, y lo que es más importante: en todos van a aprender.

Porque el aprendizaje depende del niño y del maestro que les toque, y si me apuráis, ni del maestro. Da igual que tipo de cole sea, tendrán maestros mejores que otros, pero de cualquier forma, tiraran para adelante y aprenderán.

22

¿O ya no os acordáis de cuando íbamos al colegio? Tuvimos todo tipo de maestros, y de maneras de enseñar. Seguramente pasaríamos por varias modificaciones de la ley de educación. No teníamos ni de asomo las instalaciones que tienen ahora, ni los sistemas. Pero al final, todos aprendimos. Y con los mismos maestros, las mismas instalaciones y los mismos sistemas, en cada clase había niños de sobresaliente y otros que no quisieron tocar un libro.

¿Qué opináis?

Las Maris&Minis en Benidorm con Medplaya

Hoy las maris venimos a contaros el genial finde que pasamos la semana pasada gracias a la invitación de Medplaya.

logo

Medplaya es una cadena con unos hoteles fabulosos repartidos por toda la costa: Costa Brava, Costa de Barcelona, Salou, Benidorm y Costa del Sol. Y no solo es que los hoteles sean geniales, muchos de ellos pensados para vacaciones familiares con niños, es que el trato del personal que hemos conocido es inmejorable.

Y así fue nuestro finde en el Hotel Regente de Benidorm…

banda texto

Llegamos por la noche al hotel y como no llegabamos a la cena, el personal del hotel nos recibió con una bolsita de picnic, ¡todo un detalle!. Tan detalle como el vino y la bandeja de fruta que teníamos preparada en la habitación.

Ya instalados, pudimos disfrutar de la terraza de la habitación tomando algo, con unas vistas espectaculares, mientras las minis hacían su propia Beauty Party jajajaja. Pues menudas son…

¡Estaban emocionadas con su reencuentro!

fotos

ImprimirDespués de las horas de viaje, cayeron rendidas. Y nosotros casi que también. ¡Mañana más!

Imprimir

banda texto

El sábado amaneció un día espectacular, de verano total. Esto es lo que se veía al asomarse al balcón. ¡Menudas ganas de un baño en la piscina!.

fotosBajamos a desayunar y las minis lo querían todo. Menos mal que las maris en eso coincidimos, por mucho buffet que haya, lo que se pone en el plato es para comérselo…

fotosDecidimos aprovechar la mañana para ir a la playa, y lo primero de todo, la protección solar. ¡Y nuestras minis están muy concienciadas con este tema tan importante!.

ImprimirCamino a la playa, comprobamos que las chicas son las Reinas del Souvenir. Todo lo querían, os podéis imaginar…

ImprimirImprimir¡Y por fin la playa! Qué ganas de darse el primer baño del verano. ¡Y qué ganas teníamos de juntarnos! Pillamos unas hamacas, ¡y eso es vida!.fotosfotosImprimirImprimirImprimirOs podéis hacer una idea de lo bien que lo pasaron. No pararon en toda la mañana. Y como habíamos hecho hambre, ¿qué es de la playa sin una buena caña fresca y una paella de marisco mirando el mar? Por cierto, la paella, buenísima.

ImprimirImprimirLas minis nos demostraron que son las mejores amigas, no se separaban ni un momento (con sus riñas pertinentes, claro).

Imprimir

Y como estaban cansadas de playa, la tarde decidimos pasarla en la piscina, donde ellas pudieran disfrutar del baño. El hotel Regente tiene unas piscinas que son una pasada, una para mayores y otra para niños. Y las maris, ¡en la hamaca!

Imprimirfotos

Hora de cenar y casi nos da algo cuando vimos que habíamos llevado el mismo vestido para ellas. ¡Juramos que no fue planeado!. Estaban monísimas, cada una con su estilo.

ImprimirfotosfotosLa cena, simplemente fantástica. Variada, y todo buenísimo. Y el personal del comedor, atentísimo.

Imprimir

ImprimirY después de cenar, ¡a disfrutar a la sala de fiesta!. Lo pasaron bomba bailando, jugando al billar y hasta se acoplaron al juego de un niño inglés. ¡Tremendas!

fotosImprimir

banda texto

El domingo por la mañana, hicimos el check out (por cierto, un aplauso para el personal de recepción, majísimos) y nos quedamos en el hotel aprovechando la piscina hasta la hora de comer. ¡Otro rato de risas y diversión!

fotos

ImprimirY llegó la hora de la despedida… ¡Qué rápido pasa lo bueno!. Acabaron las dos llorando (y nosotras  casi también), una camino de Jijilandia y la otra camino de Fifilandia. Qué penica. Pero seguro que pronto las volveremos a reunir 😉

ImprimirEste es el resumen de un fin de semana fantástico, en el que nuestras minis han disfrutando de lo lindo, y por supuesto nosotras también. ¿Y los maromos?, os preguntaréis. Pues Pocofifi se quedó en Fifilandia trabajando (muy a su pesar) y el Sr. Gruñón aguantó estoicamente todas las horas tertulianas de las maris, cuidó de las minis y nos hizo de fotógrafo. Un diez.

De corazón, queremos dar las gracias a Medplaya por brindarnos la oportunidad de conocer otro de sus hoteles (Marijiji&Family son asiduos a su hotel en Salou y hablan maravillas) y esperamos volver muy pronto, a este hotel o a cualquiera de los que tienen. Porque además, nos encanta el programa que tienen de fidelización. Con la tarjeta Amigo Card de Medplaya, por cada estancia obtienes puntos, y esos puntos se traducen en ventajas y en descuento para próximas estancias. Os aseguramos que merece mucho la pena.

loyalty

Además, si queréis conocer algún hotel de Medplaya, usad este código durante vuestra reserva, y os harán un descuento del 5%.

banner-medplaya

Así comienza nuestro verano (en primavera). Y el vuestro, ¿cómo se presenta? ¿Habéis reservado ya las vacaciones?.

El valor del dinero

Minififi sabe lo que es el dinero, pero no sabe cuánto vale.

El otro día se encontró un euro en el suelo. Estaba contentísima porque con eso dice que íbamos a comprar toda la decoración para su próximo cumple.

Yo quiero que aprenda lo que vale el dinero. Sé que todavía es pequeña, pero quiero que poco a poco lo vaya comprendiendo, así que voy usando con ella los siguientes métodos:

  • Le he explicado que el dinero se gana. Que mama y papa trabajamos para que nos paguen con dinero y así poder comprar comida, ropa, etc.
  • Tiene una hucha, donde vamos guardando todas las monedas que le dan.
  • Jugamos a las compras, y yo uso precios más o menos reales cuando me toca ser vendedora.
  • Le explico que el dinero hay que usarlo para comprar cosas importantes, y de vez en cuando caprichos. También le contamos que la luz vale dinero, y el agua, y la casa.
  • Para las épocas de regalos, le hago entender que hay juguetes muy caros, y que si ese es el que quiere, solo podrá pedir uno.

44

No sé si de momento le quedara muy claro. El otro día me despisté en un bar y cuando me di cuenta estaba en una mesa de gente desconocida pidiendo dinero para su hucha. ¡Imaginaos qué vergüenza! Según ella, para pagar la zona azul cuando fuera mayor (cuanto mal ha hecho el afán recaudatorio del ayuntamiento en este mundo), aunque luego le confeso a una amiga mía que era para pagar su boda. Oh my god.

En fin, que espero que conforme vaya creciendo lo entienda mejor, pero de momento ya ha comprendido que el dinero, ¡no cae de los arboles!

¿Cómo trabajáis vosotros con ellos el tema del dinero?

¿Padres o profesores particulares?

Cuando vosotros erais pequeños, ¿recordáis que vuestros padres se sentaran ayudaros con los deberes? Yo no. Recuerdo llegar con mi mochila del colegio y sacar mis libros y estuche, teniendo perfectamente claro lo que tenía que hacer y llevar al colegio al día siguiente. No recuerdo llevar notas en las que se informara a mis padres de los deberes que tenía pendientes. Recuerdo que sí que me ayudaban tomándome la lección cuando yo se lo pedía. Y por supuesto, cada vez que necesitaba que me explicaran algo, pero era en raras ocasiones.

Sé que eran otras épocas, y por supuesto soy muy partidaria de participar activamente en la labor educativa de los coles y en la formación de nuestros hijos.

¿Pero de verdad estamos haciendo lo correcto cuando nos sentamos horas y horas con nuestros hijos para que hagan sus deberes? ¿Estamos seguros de que este sistema no nos pasará factura en el futuro?

Creo que la tarea escolar debe ser resuelta en horas lectivas, pero también entiendo que puedan traer algo de deberes a casa. De cualquiera de las dos formas, es el maestro el que está capacitado para enseñar, no los padres. De acuerdo que para dudas puntuales, estaremos ahí siempre para ellos, pero de ahí a convertirnos en profesores particulares va una gran diferencia.

Por no hablar de los métodos de enseñanza, que nada tienen que ver ahora con los que nosotros aprendimos hace 30 años. Y menudo cacao deben de tener las criaturas, cuando en el colegio les enseñan a restar de una forma, y nosotros de otra.

33

Y por si esto fuera poco, es que además los niños nos adelantan en seguida. Igual en los primeros cursos de primaria todavía nos acordamos de algo, pero conforme avanzan, pffff, nos quedamos obsoletos en seguida. Y manda huevos que unos padres se tengan que poner a estudiar otra vez (o por primera vez, que no todo el mundo ha sido un hacha en los estudios), antes de conseguir explicarles a sus hijos geografía o ecuaciones de segundo grado.

No se cómo lo veis vosotros, pero a mí me da que nos equivocamos. Primero, porque quitamos autonomía a los niños para aprender y organizarse solos; segundo, porque creo que la mayoría no estamos preparados; y tercero, porque los acostumbramos a un método de estudio “acompañado” que, a la larga, seguramente paguemos caro.

Yo ahora mismo aun no estoy en ese punto, pero pronto llegaré. Me interesa mucho vuestra opinión, ¿pensáis que es bueno sentarse con ellos a hacer los deberes, explicarles y corregirlos, o es preferible dejarles que los hagan solos?