¿Que hora es? ¡Hora de comer!

Así es, llega la hora de comer y con ella mi desesperación, no hay manera, Minijiji es una niña de poco comer y le hagas lo que le hagas su estomago no se agranda por ello. Os voy a contar todas las artimañas que he utilizado con Minijiji para que coma…

  • Solo se puede ver la tablet a la hora de comer.

No sirvió de nada ¿Porqué? Fácil, todo el día sin tocar la tablet se quedaba atontada mirándola y no había manera de que despegara los ojos de la pantalla…

  • Ponemos tiempo limite:

Nos sentamos los tres a comer al mismo tiempo y cuando acaban los mayores se retiran los platos, siempre y cuando vea que ella esta jugando con la comida o ya me haya dicho en repetidas ocasiones que no quiere mas. Si sigue comiendo a su ritmo, se deja el plato en la mesa. Es uno de los que mejor me funciona, tal vez se sienta más mayor por compartir la mesa con nosotros, por hacerle participe de nuestras conversaciones…

  • Tú mandas

Es tal el desespero que puede llegar a sentir una madre a la hora de comer, que te puede llegar a consumir la paciencia. Este método seguro que lo hemos vivido en carnes propias alguna de nosotras . Se retira el plato y se acaba el juego. No me funciona nada, de hecho, creo que es la peor, pero llega un momento, que la desesperación es tal que me gana la batalla.

  • A la carta

Nos sentamos en la mesa con una sonrisa de oreja a oreja, la intentamos entretener para que no se enfade y no comience el ritual de la cena ya con mal pie, le ponemos el plato en la mesa y lo primero que sale por su boca es: yo no quería eso, yo quería guisantes. Te levantas, le haces los guisantes y te dice que ya no tiene hambre, que no le gustan, que están muy quemados, que son verdes o que ella los quería cuadrados. ¡Una y no más, por ahí no vuelvo a pasar!

  • Comedor

Por horarios laborales, Minijiji se queda al comedor tres veces a la semana y todos encantados: ella, la monitora y yo. Imagino que eso de estar rodeada de sus amigos influye mucho, así que igual la solución que tengo que hacer en casa, ¡es invitar a toda su clase a comer cada día!

 

 

Conclusión final:

Mi hija no es de comer, da igual la comida que le pongas, si la niña no es de comer, no es de comer. He probado todas estas negociaciones, he probado vitaminas para aumentar el apetito, he intentado no darle de merendar, comer a las 12, a la 13 o a las 14 y el resultado, siempre es el mismo. Así que he optado por no preocuparme, cada niño tiene unas necesidades, y la mía es de necesidades mínimas.

¿Y vosotros, tenéis algún truco que realmente funcione?

Anuncios

Fifirecetas: Trenzas de hojaldre

Hace poco, buscando recetas con hojaldre (soy muy fan), encontré esta varios blog de cocina y me pareció genial para llevarla a una fiesta con los vecinos, así que la hice. El éxito fue tan rotundo y nos gusto tanto, que no podía pasar sin dárosla.

Hay muchos rellenos para las trenzas de hojaldre, pero yo probé con una de Jamón, queso y bechamel, y otra de Sobrasada con miel.

¿Qué es lo que más me gusta de esta receta?

  • Lo buena que está
  • Lo rápido que se hace
  • Lo fácil que es, así que es ideal para hacerla con niños
  • Es versátil, se pueden usar ingredientes que normalmente se tienen en los frigos e improvisar…
  • Queda muy bonita de presentación

Os dejo en imágenes todo el proceso:

trenzas

 

Y este fue el resultado… ¡No quedaron ni las migas!

trenzas 2

Consejos:

  • La de jamón york se puede hacer sin azúcar, pero os recomiendo que se la echéis porque la combinación dulce-salado es espectacular.
  • Pedid a los niños que os ayuden a hacerlas, Minififi casi la hace entera ella sola, y se lo pasó bomba.
  • Podéis trenzar cruzando las tiras entre ellas (como yo lo hice en la de sobrasada) o poniendo todas a un lado y luego todas al otro (como hice con la de jamón). Por mi experiencia, esta segunda manera deja la trenza más tierna, pero probad las dos.
  • Yo pincho un poco el hojaldre para que no suba tanto.

Mi próxima trenza será de chocolate, que me quedé con las ganas…

¿Qué os parece la receta? ¿Sois tan fan del hojaldre como yo?

Las recetas de Marififi: Croissant rellenos caseros

Hola amig@s,

Por si no lo sabéis soy bastante nula en la cocina, Pocofifi es el que se encarga de este tema (menos de la repostería, que en eso, mi Thermomix y yo somos las reinas), así que todas las recetas que vaya poniendo serán fáciles pero resultonas.

Hoy vengo con una recetica muy sencilla que hago muy a menudo y que siempre tiene éxito.

Imagino que much@s de vosotr@s ya la sabréis pero para l@s que no, es una receta infalible para esa reunión de amigos de última hora, una comida familiar o la merienda de los peques.

 

receta

paso1

Se abre la masa y se corta como muestra la imagen, a modo pizza, con una ranurita en el centro de cada porción (esa ranura hará los picos del croissant). La masa de hojaldre puede ser rectangular también, pero yo la compro redonda porque me resulta mucho más fácil para cortar los triángulos. La compro en Carrefour.

1

 

paso2

Se ponen los ingredientes que queramos en el borde ancho de cada porción. Procurad que el ingrediente no se salga de la masa y que queden por encima de la ranura que hemos hecho.

2

 

paso3

Cogemos el borde ancho de la porción, abriendo (gracias a la ranura) y enrollamos hasta el final. La forma de croissant queda perfecta.

4

3

 

paso4

Colocamos nuestros croissant en la bandeja del horno y los pintamos con huevo. Los metemos a 200º durante unos minutos hasta que estén dorados. No pongo tiempo exacto porque cada horno es un mundo pero os daréis cuenta de cuando están, son 10 min aprox.

5

 

paso5

¡Bon appétit!

6

 

NOTA: he puesto la receta con ingredientes salados porque así los hice la  última vez, pero he de confesar que mis preferidos son los de NUTELLA. Para hacerlos dulces, la receta es la misma, en vez de poner el trozo de jamón y queso se pone una bolita de Nutella o nocilla en el borde (encima de la ranura). No poner demasiada porque se sale y está bastante empalagoso. En lugar de con huevo se puede pintar el croissant con mantequilla derretida (aunque con huevo queda perfecto también) y espolvorear con azúcar en polvo.

Espero que los hagáis, os gusten y que os engorden muy muy muy poco!

A la cama sin cenar

Puede que esto parezca un post un pelín histérico sacado de cierto grupo de consultas pediátricas (uno que hay por Facebook con algunas participantes, que como se descuiden, el día de mañana forman sus hijos un grupo paralelo llamado El psiquiatra de mi madre), pero es que este es un tema que me preocupa un poco, y no sé muy bien cómo afrontarlo.

Mi niño no me cena. Desayunar, comer y merendar, como si le pones por delante un cochinillo con manzana en la boca, pero cenar… Eso es harina de otro costal. Quizá debería puntualizar: mi niño no me cena lo que yo quiero que me cene. Os cuento un poco.

Frikito, como ya os relaté aquí, fue un niño de teta hasta los once meses. Empezamos con la alimentación complementaria sobre los cinco y hasta hace nada, pocas veces ha rechazado un alimento. El tema es que jamás ha querido un biberón, y eso provocó que cuando terminamos con la lactancia, sus cenas consistiesen siempre en papilla de cereales, para garantizar que tomase un mínimo de leche diario. Hace un tiempo que perfeccionó la técnica de beber en vaso, porque no le quedaba otra si no quería deshidratarse, así que sobre los diecinueve meses (ahora veintitrés) empezamos a introducir otras opciones a la hora de la cena, acompañadas siempre de su vaso de leche. Él come sólidos y mastica perfectamente, menea el bigote con mucho arte. Por la mañana continúa tomando papilla de cereales, a mediodía toma puré de lo que sea (un plato que no me lo comería ni yo) y por la tarde dos piezas de fruta a bocados y un yogur. Suele merendar temprano, así que falta de hambre no es. Hemos probado de todo:

noguta

  • Tortillita francesa, huevo pasado por agua, huevo frito, etc. Huevo cocinado de todas las maneras posibles. Lo odia, te pone una cara de asco que parece que le estás dando una cagarruta de cabra. Hemos desistido, el huevo ha sido desterrado de las cenas.
  • Jamón de york, pavo, fiambres varios. El primer día parecía que le gustaba, pero a partir del segundo, también asco mortal.
  • Pescado a la plancha o frito. Mamá, esta noche cenas pescado.
  • Queso. Papa, el queso para ti.
  • Pisto / revuelto de verduras. Le falta descojonarse en nuestra cara.
  • Puré de patatas. Aunque a mediodía sí se lo come, por la noche tres cuartos de lo mismo.

hermetismo

Como veis, todo muy sano. Intentamos siempre equilibrar con la comida del mediodía, para que no repita. De todas esas cosas jamás hemos conseguido que quiera nada, y yo, teniendo en cuenta que el niño el resto del día no es delicado y que está bien alimentado, no estoy por la labor de obligarle, así que si no quieres comer eso, a la cama sin cenar.

Lo que sí se come:
traeparaca

  • Pizza. Lo bueno de la pizza es que también puede ser sana, si se hace en casa y se controlan los ingredientes. Lo malo es que no siempre le puedes estar dando pizza (en un mundo perfecto, quizá sería posible).
  • Salchichas de paquete, porque las caseras tampoco.
  • Bolitas de queso fritas. Se las come de 4 en 4.
  • Nuggets y croquetas. Está claro que es fan de los fritos.

Vamos, que mi hijo va a ser requetefeliz con el menú infantil de los bodorrios. Yo, que siempre había dicho… Hay que ver, con las cosas tan sanas que hay, darle a los niños de cenar unas salchichas de paquete y unas croquetas… En este aspecto, la maternidad me ha dado un zas en toda la boca. Cuando sea lo único que se come, a ver qué haces. Porque es obvio que no todas las noches se pueden cenar estas cosas, pero cuando un día ha comido regular o no tienes ganas de pelea, es muy comprensible recurrir a lo seguro.

En fin, que no sé cómo enmendar la situación y busco consejos, ideas de cenas, lo que sea. Como dato: Frikito cena solo, antes que nosotros ¿creéis que eso puede influir? ¿Quizá si empezamos a cenar todos a la misma hora se animará a comer lo mismo que estamos comiendo?

Ideas para decorar tartas

Hoy viernes, tenemos una artista invitada de lo más dulce y especial. Isa, del blog Mode & Mouvement, nos cuenta unos trucos para decorar las tartas de nuestros peques (o las de los no tan peques). Sabemos de buena tinta que nuestra invitada es tan buena fotógrafa como artista de la repostería (entre otros muchos atributos, esta chica tan apañá sabe hacer de todo), así que os invitamos a visitar su preciosidad de blog (a las maris nos tiene enamoradas). Mil gracias Isa por este post y te esperamos muy pronto de nuevo.
Todavía no tengo hijos a los que preparar el cumpleaños pero sí estoy acostumbrada a hacer tartas y organizar fiestas, porque aunque soy fotógrafa, la cocina es uno de mis hobbies.
Siempre veo esas mesas decoradas con pasteles, batidos y globos en Pinterest o Tumblr y me da una envidia que me muero. Yo cuando era pequeña tenía la típica tarta de chocolate y nata decorada con flores de papel comestible que al masticarlo se te quedaba pegado en el paladar…nada que ver con esas tartas altísimas de colores pastel tan estupendas que ponen los americanos en Internet.
Hoy os voy a dar cinco consejos para conseguir que la decoración de la tarta de vuestros hijos e hijas sea un poquito más original aprovechando cosas que tenemos normalmente por casa o que no son difíciles de conseguir:
1. Usar colorantes alimentarios tanto para la cobertura como para el bizcocho: un simple toque de color puede darle otro aire a nuestro pastel. En casa todos tenemos el colorante en polvo para la paella, lo podemos utilizar echándolo en la masa para que el bizcocho quede amarillo o bien tiñendo chocolate blanco derretido para decorar el exterior de la tarta.
3
Si queremos más colores, en supermercados como Eroski, Hipercor o Al Campo hay packs de tres tonos que podemos combinar para conseguir más variedad cromática. Yo me compré por internet estos colorantes en gel de la marca Wilton y los uso siempre que hago algo dulce:
1 (1)
2. Decorar la tarta con guirnaldas o globos: esto es de las cosas más sencillas y vistosas que podemos hacer. Sólo necesitamos unos palos de brochetas y unos globos de agua para darle color y alegría a un pastel:
5
9
Si te gustan las manualidades puedes recortar una pequeña guirnalda y unirla con hilo para conseguir un dulce digno de Pinterest:
6
3. Tener siempre a mano virutas de colores, chuches, azúcar, etc: hay que usar la imaginación y aprovechar las cosas que tenemos más cerca. Un puñado de fresas, unos fideos de chocolate o el azúcar glass nos pueden ayudar a conseguir la decoración definitiva. Si no se te ocurre nada con lo que tienes en casa, inspírate visitando blogs de cocina y fotos en la red
4
4. Hacer una tarta sorpresa: podemos juntar dos elementos que los niños adoran: el postre y la piñata. Es tan fácil como recortar un poco del interior del bizcocho y rellenarlo de chuches, de manera que al partir la tarta los niños vean la sorpresa que hay dentro
7
5. Cambiar las típicas velas de números por bengalas: esto entra ya en la categoría de efectos especiales. Los niños pueden volverse locos al ver una tarta echando chispas. Si os gusta que se vea la cantidad de años que cumple vuestro churumbel, también venden bengalas con forma de números
8
Espero que os sirvan estos consejos y que a vuestros nenes y nenas les encanten.
En mi blog podéis ver las fotos que hago y también algunas de mis recetas que puede que os sirvan para las celebraciones familiares 🙂
http://isabelmartinezvalcarcel.com/