Flamen y Quito

Hoy quiero hablaros de un libro muy especial para mi. Es muy especial porque además de ser una maravilla en texto e ilustración, la escritora es amiga mía.

f992e5_5473fe2b7612488887fa9f7a1f430ca3_mv2

f992e5_f55821b5be9e42a78bd41c66a80cedae_mv2_d_3092_1804_s_2 (1)

“Aquella mañana de nubes desnudas y pájaros sin color, Flamen y Quito cambiaron su rumbo y el destino los unió.

 Una historia para niños y adultos basada en la necesidad de compartir, crear y amar que nos acerca al flamenco y nos recuerda que siempre sale el sol.

Flamen y Quito. Una historia de amor con mucho arte hace un homenaje a la danza y la música de la mano de un niño y una niña que llegan al corazón con su sentimiento y pasión.

 Dos personajes, dos pasiones grandes por sí solas que un día experimentan la soledad y necesidad de compartir.

Dos artes que caminan de la mano desde que, aquella mañana de nubes desnudas y pájaros sin color, el destino las unió.”

IMG_11502

Reconozco que tengo debilidad por los libros infantiles, y en especial por los que me entran por los ojos y de los que me enamoro a primera vista. Os cuento lo que creo que hace este libro tan precioso, y tan bonico para regalar a niños de cualquier edad:

♥ Las ilustraciones son una verdadera maravilla. Yo soy de las que muchas veces compro los cuentos por las ilustraciones, y en este caso, me encantan.

♥ El mensaje que lanza este libro es muy importante y fácil de transmitir a niños y mayores. Compartir. Y no compartir cosas, compartir sentimientos. A más de uno y de dos adultos le regalaría yo este cuento, a ver si vamos aprendiendo…

♥ El tipo de letra que usa lo hace ideal para regalar a niños que, como Minififi, están aprendiendo a leer, ya que es la misma tipografía que usan en el cole (¡como se nota la mano de una maestra de infantil!).

IMG_72502

Y si encima sois amantes del arte, del duende, del baile y del flamenco, ¡ya os digo que no podéis dejar de haceros con él!

f992e5_55a7715f9b7b4834a032976881019582_mv2_d_1678_1382_s_2.png

 

El precio del libro son 15€, ¡asequible para todos los bolsillos!. Si queréis comprar un  ejemplar (o varios) solo tenéis que entrar aquí y os informarán de todo.

¡Veréis como os encanta tanto como a mi!

Anuncios

Coco: una genial manera de tratar el tema de la muerte

El otro día fuimos al cina a ver Coco. Personalmente, no soy muy fan de las pelis de Disney, al menos no de las muy pastelosas. Pero en concreto Coco, al ser de Pixar, me llamaba mucho la atención a nivel ilustraciones e historia.

images026U6GNQ

Bueno, pues me encantó. Me parece una preciosidad de película, cero pastel y lo mejor de todo: una manera genial de que los niños (y mayores) asimilemos el tema de la muerte.

La película se desarrolla, en gran parte, en el mundo de los muertos, y está ambientada en las tradiciones mejicanas al respecto, que me parecen una pasada. Y a pesar de que el tema de la muerte nos resulte tan triste y tabú, y nos cueste tanto explicárselo a los niños, la manera en la que es tratado en Coco me parece acertadísima.

Justo eso estaba hablando con mi amiga Cortes a media peli cuando Minififi se acercó y me dijo: “Mamá, entonces ahí es donde viven mi bisabuelo Benito y mi perro Neo, ¿verdad?”

COCO

La verdad es que la película me viene al pelo porque Minififi está en esa época en que el tema de la muerte le agobia bastante y piensa que todos nos vamos a ir al cielo de un momento a otro.

Si también estáis en este punto, os recomiendo que vayáis a verla. Por esto y porque además es una auténtica maravilla a nivel ilustración. ¡Un plan genial para estas vacaciones!

¿Habéis visto la peli? ¿Qué os ha parecido?

Los niños pobres

Parece ser que a Minififi le hablaron el otro día en el colegio de los “niños pobres”. Por lo que contaba, la idea que le ha quedado en la cabeza es que los niños pobres van descalzos y sucios, tienen cabras, se lavan en el río, viven en el campo y comen todos los días la misma comida, y además, que va a ser así de por vida.

Me puedo imaginar que lo que le pusieron en el cole, fueron imágenes de alguna ONG donde aparecían niños con ese perfil.

No sé qué opináis sobre el tema, pero no me gusta que ella piense que ser pobre es una “manera de ser”, y que los que lo son, pertenecen a un grupo de gente diferente a ella que además, le pilla muy lejos.

Así que vi conveniente explicarle un poco la realidad: que ser pobre no es una condición de por vida, que se puede nacer en una familia sin recursos pero con esfuerzo, salir de esa pobreza. Le estuve contando que todos podemos ser pobres en algún momento de la vida, que si mañana su padre y yo nos quedamos sin trabajo, también podemos vernos en esa situación. Que ser pobre no es una manera de ser, ni todos viven en al campo ni se bañan en ríos, ser pobre es una circunstancia en un momentos determinado de la vida y entre todos hay que luchar para ayudar a quien lo necesita y que ningún niño tenga que pasar por eso.

Cada año, cuando se acerca la Navidad, Minififi y yo hacemos limpieza de juguetes y preparamos bolsas para que mi padre, que es voluntario en Cáritas se las lleve. Le he explicado muchas veces que los niños que recibirán sus juguetes, ahora mismo igual no tienen para comprarse los que ellos quieren, pero que les gustan, como a ella, los juguetes que estén nuevos y funcionen. No quiero que seleccione los que no funcionan o los que menos le gustan, sino los que ya no use.

Igual es pronto para que ella sea consciente de la cruda realidad de la vida, pero este tema es demasiado importante para dejarla con sus ideas de suciedad, de cabras y de lejanía.

1529892_691560920909368_307154733_o

Creo que el tema de las desigualdades económicas y sociales ha de tratarse con los niños desde pequeños, en casa y en el colegio, pero desde un punto de vista realista y claro, porque si no, haremos que lo vean como algo ajeno a ellos, y la realidad, es que está muy cerca, ¿no os parece?

¡Todo por medio!

Bueno, pues ya estoy en ese punto en el que mi madre se tiró más de 20 años. De cinco frases que salen de mi boca, una de ellas es:

“Todo por medio, estoy harta ya de ir recogiendo a todas horas”.

Y es cierto. Me paso el día quitando cosas del medio, y aun así, me dan ganas de salir corriendo.

Solo tengo una hija, pero también es verdad que únicamente tengo dos habitaciones. Y ya no me cabe ni un alfiler.

Para que su habitación no parezca Diógenes, tenemos todos sus juguetes en el salón. Y sí, todos apilados, recogidos y guardados en cubos, pero sigue pareciendo un circo.

fotos

Sé que me diréis que más pena me va a dar cuando Minififi crezca y ya no haya nada que recoger, es cierto. Pero los momentos de ver todo por medio y pensar que mi casa es un desastre son inevitables.

Así que tengo dos problemas: por un lado, no sé cómo organizarlo todo, y por otro, no sé cómo hacerle entender a Minififi que recoger, además es colocar.

¿Alguna idea de cómo solucionar cualquiera de las dos cosas?

En fin, que espero no ser la única con el salón modo “parque de bolas” ni la única que va por la vida a gritos compadeciéndose de sí misma cada vez que llega a casa y la encuentra en modo batalla campal.

¿Qué es la felicidad?

El otro día leía en alguna red social la siguiente frase de un gran pensador europeo:

“En el mundo actual, todas las ideas de felicidad acaban en una tienda”

Me puse a pensar sobre el tema y la verdad es que me dio muchísima pena. ¿De verdad que para mucha gente la felicidad se basa en cosas que podemos comprar? No creo que eso sea así.

Me declaro consumista a tope, seguramente de las que más de mi entorno. Me chifla comprar ropa, probar todos los potingues que me recomiendan, hacerme con todo lo “bonito” que veo en las tiendas y en las redes.

Pero de ahí a que eso suponga mi felicidad, va un tramo largo…

Para mí, la felicidad son otras cosas:

  • Ese momento de los viernes en los que salgo de currar y quedo con mis amigas, acompañadas de unas buenas Alhambras y charlando de mil y un temas.
  • Ese momento en el que llego al cole y mi hija sale corriendo para abrazarme y contarme todo lo que ha hecho.
  • Ese momento del sábado después de comer, en el que la casa está en modo siesta y me tomo el café viendo un capítulo de mi serie preferida.
  • Ese momento por las noches en el que me meto un ratito en la cama con mi pequeña y nos abrazamos, y me dice cuanto me quiere antes de quedarse dormida.
  • Ese momento de domingo por la mañana cuando Minififi se mete en nuestra cama y se nos acurruca mientras nos cuenta mil y una cosas.
  • Ese momento en el que la familia se junta en torno a una mesa y el tiempo se para.
  • Ese momento en el que Pocofifi me abraza antes de dormirnos y pienso que mi vida es perfecta.
  • Ese momento en el que nos montamos en el coche para ir de vacaciones.
  • Ese momento en el que me escapo con mis amigas de comida y volvemos al amanecer después de haber arreglado el mundo varias veces.
  • Ese momento de llegar a trabajar y debatir sobre política con mis compañeros mientras tomamos café.

Y podría nombrar mil momentos más sin que ninguno de ellos acabara en una tienda. ¿Me gustan las cosas? Si. ¿Podría vivir sin ellas? También.

Nunca he necesitado mucho para ser feliz, todo lo que necesito es estar con mi gente y hacer cosas que me gustan. Punto.

Minififi suele decir muy a menudo: “Hoy es el mejor día de mi vida”. Y siempre tiene que ver con cosas que hacemos, no con cosas que compramos”. No lo debemos estar haciendo tan mal…

fot

¿Qué opináis?. ¿Cuales son las cosas que os hacen felices?

¿De verdad perdemos calidad de vida?

Como sabéis, ayer se emitió el programa de Samanta Villar y puedes estar de acuerdo o no estarlo, que los niños cambian tu vida. Es una realidad sorprendente, para mejor o para peor, eso es una decisión muy personal, pero seguro que descubres otros momentos que sin hijos, jamás los hubieras podido vivir.

Sinceramente lo que más me chocó del programa es que se diga que las mujeres vivimos la maternidad de color de rosa y que nadie cuenta la realidad.

¿Perdona? Hay miles de blogs de maternidad que cantan su día a día, su realidad, las complicaciones del embarazo, lo difícil que fue el parto y lo duro que es criar a los hijos. No voy a negar que hay blogs y personas por la calle que viven una maternidad en un jardín de rosas sin espinas, pero todas, nos volvemos dependientes de nuestros hijos.

Cuando dijeron: “Es que nadie te explica las cosas malas de la maternidad.” No creo que sea cierto, lo que si es cierto es que, cuando estas embarazada, haces una especie de barrera y dices, a mi eso no me va a pasar, y en tu mente creas una visión de la maternidad que pocas veces tiene que ver con la realidad.

La gente te avisa. Cuantas veces estando embarazada la gente te dice, prepárate para lo que te viene, no se qué concepto de maternidad se puede llegar a tener para que te cambie tanto la vida…

Mirando el programa me he llegado a plantear que mi vida anterior era muy aburrida jijijiji. No se me ocurre nada que antes pudiera hacer y ahora no, es más, antes hacia menos cosas que ahora. Lo único a lo que hemos renunciado a sido a los viajes, y no por la niña sino por nivel económico…

¿Creéis que la maternidad está sobre valorada? ¿Tanto os ha cambiado la vida? ¿Somos conscientes de qué es la maternidad?

Los mejores regalos para Minififi: material fungible

Esto que os voy a contar lo he puesto en práctica en el cumple de Minififi y oye, ¡éxito total!.

Resulta que llegó el cumple de Minififi y con él, el aluvión de preguntas sobre qué regalarle. Y qué queréis que os diga, lo único que se ocurrió decir fue: ¡Juguetes no por favoooor!

Tenemos tantos juguetes que al final nos tendremos que mudar de piso, es una angustia. Y encima se juntan dos factores:

1.- Que minififi no es muy de jugar con juguetes.

2.- Que como la gente tiende a regalar juguetes de más edad de la que toca, tenemos variedad para que juegue hasta que tenga 15 años.

Así que me paré a pensar qué era lo que ella más usaba, con lo que más se entretenía. Y lo vi claro. Lo que más le gusta a Minififi de este mundo son las manualidades y los disfraces.

Y así fue como decidí que no quería nada de juguetes, por más que ella se empeñe en pedir todo lo que ve en los anuncios de Clan. Le comenté a la gente que le regalaran disfraces o juegos de manualidades, de recortar, pegar, pintar, en resumen: material fungible.

¿Y qué quiero decir con fungible? Pues está muy claro: material que se usa y desaparece. Y he descubierto que es un éxito.

Ventajas de este tipo de regalos:

  • Lo dicho, se usa y desaparece. Se gasta, vamos.
  • Hasta su uso, ocupa poco sitio.
  • Fomenta muchísimo la creatividad y la imaginación.
  • Se puede llevar de viaje
  • Se puede compartir con amigos o familia.

Manualidades-para-ninos

¿Y qué fue lo que le regalaron que tanto me gustó?. Me encantó todo:

  • Kit para hacer pulseras, collares, diademas, coser, etc.
  • Juego de pintar imanes
  • Juego de pintar abalorios para collares
  • Juego para pintar anillos y pulseras de metacrilato
  • Rotus para hacer tatuajes
  • Pistola de pasta de purpurina.

También le regalaron mucha ropa, que a ella le encanta y a mi me sigue pareciendo el mejor de los regalos jejeje.

Os cuento esto por si os sirve de ayuda de cara a las próximas fechas navideñas. Yo ya estoy haciendo una lista con regalos de este tipo, así que tengo que darme prisa y gastar estos meses todos los que aún tenemos del cumple.

¿Os gusta regalar y que os regalen este tipo de material?