Los niños pobres

Parece ser que a Minififi le hablaron el otro día en el colegio de los “niños pobres”. Por lo que contaba, la idea que le ha quedado en la cabeza es que los niños pobres van descalzos y sucios, tienen cabras, se lavan en el río, viven en el campo y comen todos los días la misma comida, y además, que va a ser así de por vida.

Me puedo imaginar que lo que le pusieron en el cole, fueron imágenes de alguna ONG donde aparecían niños con ese perfil.

No sé qué opináis sobre el tema, pero no me gusta que ella piense que ser pobre es una “manera de ser”, y que los que lo son, pertenecen a un grupo de gente diferente a ella que además, le pilla muy lejos.

Así que vi conveniente explicarle un poco la realidad: que ser pobre no es una condición de por vida, que se puede nacer en una familia sin recursos pero con esfuerzo, salir de esa pobreza. Le estuve contando que todos podemos ser pobres en algún momento de la vida, que si mañana su padre y yo nos quedamos sin trabajo, también podemos vernos en esa situación. Que ser pobre no es una manera de ser, ni todos viven en al campo ni se bañan en ríos, ser pobre es una circunstancia en un momentos determinado de la vida y entre todos hay que luchar para ayudar a quien lo necesita y que ningún niño tenga que pasar por eso.

Cada año, cuando se acerca la Navidad, Minififi y yo hacemos limpieza de juguetes y preparamos bolsas para que mi padre, que es voluntario en Cáritas se las lleve. Le he explicado muchas veces que los niños que recibirán sus juguetes, ahora mismo igual no tienen para comprarse los que ellos quieren, pero que les gustan, como a ella, los juguetes que estén nuevos y funcionen. No quiero que seleccione los que no funcionan o los que menos le gustan, sino los que ya no use.

Igual es pronto para que ella sea consciente de la cruda realidad de la vida, pero este tema es demasiado importante para dejarla con sus ideas de suciedad, de cabras y de lejanía.

1529892_691560920909368_307154733_o

Creo que el tema de las desigualdades económicas y sociales ha de tratarse con los niños desde pequeños, en casa y en el colegio, pero desde un punto de vista realista y claro, porque si no, haremos que lo vean como algo ajeno a ellos, y la realidad, es que está muy cerca, ¿no os parece?

¡Todo por medio!

Bueno, pues ya estoy en ese punto en el que mi madre se tiró más de 20 años. De cinco frases que salen de mi boca, una de ellas es:

“Todo por medio, estoy harta ya de ir recogiendo a todas horas”.

Y es cierto. Me paso el día quitando cosas del medio, y aun así, me dan ganas de salir corriendo.

Solo tengo una hija, pero también es verdad que únicamente tengo dos habitaciones. Y ya no me cabe ni un alfiler.

Para que su habitación no parezca Diógenes, tenemos todos sus juguetes en el salón. Y sí, todos apilados, recogidos y guardados en cubos, pero sigue pareciendo un circo.

fotos

Sé que me diréis que más pena me va a dar cuando Minififi crezca y ya no haya nada que recoger, es cierto. Pero los momentos de ver todo por medio y pensar que mi casa es un desastre son inevitables.

Así que tengo dos problemas: por un lado, no sé cómo organizarlo todo, y por otro, no sé cómo hacerle entender a Minififi que recoger, además es colocar.

¿Alguna idea de cómo solucionar cualquiera de las dos cosas?

En fin, que espero no ser la única con el salón modo “parque de bolas” ni la única que va por la vida a gritos compadeciéndose de sí misma cada vez que llega a casa y la encuentra en modo batalla campal.

¿Qué es la felicidad?

El otro día leía en alguna red social la siguiente frase de un gran pensador europeo:

“En el mundo actual, todas las ideas de felicidad acaban en una tienda”

Me puse a pensar sobre el tema y la verdad es que me dio muchísima pena. ¿De verdad que para mucha gente la felicidad se basa en cosas que podemos comprar? No creo que eso sea así.

Me declaro consumista a tope, seguramente de las que más de mi entorno. Me chifla comprar ropa, probar todos los potingues que me recomiendan, hacerme con todo lo “bonito” que veo en las tiendas y en las redes.

Pero de ahí a que eso suponga mi felicidad, va un tramo largo…

Para mí, la felicidad son otras cosas:

  • Ese momento de los viernes en los que salgo de currar y quedo con mis amigas, acompañadas de unas buenas Alhambras y charlando de mil y un temas.
  • Ese momento en el que llego al cole y mi hija sale corriendo para abrazarme y contarme todo lo que ha hecho.
  • Ese momento del sábado después de comer, en el que la casa está en modo siesta y me tomo el café viendo un capítulo de mi serie preferida.
  • Ese momento por las noches en el que me meto un ratito en la cama con mi pequeña y nos abrazamos, y me dice cuanto me quiere antes de quedarse dormida.
  • Ese momento de domingo por la mañana cuando Minififi se mete en nuestra cama y se nos acurruca mientras nos cuenta mil y una cosas.
  • Ese momento en el que la familia se junta en torno a una mesa y el tiempo se para.
  • Ese momento en el que Pocofifi me abraza antes de dormirnos y pienso que mi vida es perfecta.
  • Ese momento en el que nos montamos en el coche para ir de vacaciones.
  • Ese momento en el que me escapo con mis amigas de comida y volvemos al amanecer después de haber arreglado el mundo varias veces.
  • Ese momento de llegar a trabajar y debatir sobre política con mis compañeros mientras tomamos café.

Y podría nombrar mil momentos más sin que ninguno de ellos acabara en una tienda. ¿Me gustan las cosas? Si. ¿Podría vivir sin ellas? También.

Nunca he necesitado mucho para ser feliz, todo lo que necesito es estar con mi gente y hacer cosas que me gustan. Punto.

Minififi suele decir muy a menudo: “Hoy es el mejor día de mi vida”. Y siempre tiene que ver con cosas que hacemos, no con cosas que compramos”. No lo debemos estar haciendo tan mal…

fot

¿Qué opináis?. ¿Cuales son las cosas que os hacen felices?

¿De verdad perdemos calidad de vida?

Como sabéis, ayer se emitió el programa de Samanta Villar y puedes estar de acuerdo o no estarlo, que los niños cambian tu vida. Es una realidad sorprendente, para mejor o para peor, eso es una decisión muy personal, pero seguro que descubres otros momentos que sin hijos, jamás los hubieras podido vivir.

Sinceramente lo que más me chocó del programa es que se diga que las mujeres vivimos la maternidad de color de rosa y que nadie cuenta la realidad.

¿Perdona? Hay miles de blogs de maternidad que cantan su día a día, su realidad, las complicaciones del embarazo, lo difícil que fue el parto y lo duro que es criar a los hijos. No voy a negar que hay blogs y personas por la calle que viven una maternidad en un jardín de rosas sin espinas, pero todas, nos volvemos dependientes de nuestros hijos.

Cuando dijeron: “Es que nadie te explica las cosas malas de la maternidad.” No creo que sea cierto, lo que si es cierto es que, cuando estas embarazada, haces una especie de barrera y dices, a mi eso no me va a pasar, y en tu mente creas una visión de la maternidad que pocas veces tiene que ver con la realidad.

La gente te avisa. Cuantas veces estando embarazada la gente te dice, prepárate para lo que te viene, no se qué concepto de maternidad se puede llegar a tener para que te cambie tanto la vida…

Mirando el programa me he llegado a plantear que mi vida anterior era muy aburrida jijijiji. No se me ocurre nada que antes pudiera hacer y ahora no, es más, antes hacia menos cosas que ahora. Lo único a lo que hemos renunciado a sido a los viajes, y no por la niña sino por nivel económico…

¿Creéis que la maternidad está sobre valorada? ¿Tanto os ha cambiado la vida? ¿Somos conscientes de qué es la maternidad?

Los mejores regalos para Minififi: material fungible

Esto que os voy a contar lo he puesto en práctica en el cumple de Minififi y oye, ¡éxito total!.

Resulta que llegó el cumple de Minififi y con él, el aluvión de preguntas sobre qué regalarle. Y qué queréis que os diga, lo único que se ocurrió decir fue: ¡Juguetes no por favoooor!

Tenemos tantos juguetes que al final nos tendremos que mudar de piso, es una angustia. Y encima se juntan dos factores:

1.- Que minififi no es muy de jugar con juguetes.

2.- Que como la gente tiende a regalar juguetes de más edad de la que toca, tenemos variedad para que juegue hasta que tenga 15 años.

Así que me paré a pensar qué era lo que ella más usaba, con lo que más se entretenía. Y lo vi claro. Lo que más le gusta a Minififi de este mundo son las manualidades y los disfraces.

Y así fue como decidí que no quería nada de juguetes, por más que ella se empeñe en pedir todo lo que ve en los anuncios de Clan. Le comenté a la gente que le regalaran disfraces o juegos de manualidades, de recortar, pegar, pintar, en resumen: material fungible.

¿Y qué quiero decir con fungible? Pues está muy claro: material que se usa y desaparece. Y he descubierto que es un éxito.

Ventajas de este tipo de regalos:

  • Lo dicho, se usa y desaparece. Se gasta, vamos.
  • Hasta su uso, ocupa poco sitio.
  • Fomenta muchísimo la creatividad y la imaginación.
  • Se puede llevar de viaje
  • Se puede compartir con amigos o familia.

Manualidades-para-ninos

¿Y qué fue lo que le regalaron que tanto me gustó?. Me encantó todo:

  • Kit para hacer pulseras, collares, diademas, coser, etc.
  • Juego de pintar imanes
  • Juego de pintar abalorios para collares
  • Juego para pintar anillos y pulseras de metacrilato
  • Rotus para hacer tatuajes
  • Pistola de pasta de purpurina.

También le regalaron mucha ropa, que a ella le encanta y a mi me sigue pareciendo el mejor de los regalos jejeje.

Os cuento esto por si os sirve de ayuda de cara a las próximas fechas navideñas. Yo ya estoy haciendo una lista con regalos de este tipo, así que tengo que darme prisa y gastar estos meses todos los que aún tenemos del cumple.

¿Os gusta regalar y que os regalen este tipo de material?

Diferencias entre el Primer y el Segundo embarazo

Con Minijiji, la verdad que son muy pocos días malos los que recuerde, no es que en este embarazo lo este pasando realmente mal, al contrario, por suerte al igual que con  Minijiji, prácticamente no hay diferencia, si no fuera por el cansancio. Aquí si que viene la gran diferencia. Amigas no nos engañemos, por muy bueno que sea el embarazo, si no se puede descansar bien, apaga y vamos.

Recuerdo que el embarazo de Minijiji fue un embarazo entre algodones y este lo podemos comparar con un embarazo entre pinchos

Con Minijiji solo trabajaba cuatro horitas, y de tarde, me levantaba a la hora que me daba la gana, comía a la hora que me daba la gana y dormía a la hora que me daba la gana. Ahora todo esto ha cambiado, me levanto, como y me duermo cuando a Minijiji le da la gana.

Yo siempre he sido (o lo he intentado) muy participativa en la educación de Minijiji, y he intentado apuntarla a todo lo que ella me ha pedido, pero con que me encuentro ahora, pues que con tanta extra escolar mi cuerpo no da para mas…

Entre el colegio las extra escolares, las cenas y los baños, y los horarios de mi marido… A todo esto, le tenemos que sumar que ya estoy a ocho horas laborales, con lo cual el cansancio se magnifica.

Tengo que deciros que no se si a vosotros en el segundo embarazo os paso, a mi me lo avisó el ginecólogo pero sinceramente, me imaginaba que no seria para tanto, pero si, los dolores de los tendones, músculos o lo que sea que se me esta estirando por dentro ¡se hacen notar mucho mas que la primera vez!

Este pequeñajo se hizo sentir antes (Minijiji a las 22 semanas, Mini en la semana 18 ya estaba dando guerra), se mueve mucho más que su hermana a todas horas, Minijiji era mucho mas tranquila.

Y vosotras, ¿ notásteis mucha diferencia entre el primer y el segundo embarazo?

69de5_como-saber-embarazada

Disfraz facilísimo para Hallowen: Maléfica

Hoy quiero contaros como hice un disfraz para Minififi de Halloween en unas pocas horas, y con poco material (más bien tiré de lo que ya tenía en casa).

El caso es que llegó Halloween y la fiesta del cole y yo, con lo que soy para estas cosas, con la casa sin barrer. Pues de estas cosas que lo vas dejando, lo vas dejando y al final, ¡zas!, te pilla el toro.

Así que decidí hacerle un disfraz que resultara sencillo pero que a la vez fuera bonito: y la disfracé de Maléfica.

rs_560x415-140514130709-1024.disney-villains-maleficent

Aquí podéis ver el resultado:

IMG_6631

¿Para hacerlo? Muy sencillo.

Vale un vestido negro o túnica que tengáis en casa de otro disfraz, una falda negra de aquel año que la apuntasteis a baile, o lo que yo le puse, un tutu (comprado en los chinos) y un maillot que tenía de disfraces anteriores. Medias negras y los zapatos de flamenca que no se quitaba en aquel momennto, pero como podéis imaginar sirve cualquier cosa. Podéis echarle imaginación.

Para la capa, compré una capa de vampiro por unos pocos euros en los chinos. A la capa le puse un cuello con gomaeva de purpurina (ojo con esto porque si les queda muy cerca de la cara se pueden rozar, ante la duda, usad gomaeva sin purpurina o dejad la de purpurina solo por fuera. El cuello lo hice a ojo, con dos capas de gomaeva, pero con una también valdría. Y sujeté la gomaeva a la capa con grapas (soy una cutre, ya lo sé, pero no tenía tiempo y coser no es lo mio).

Y los cuernos fueron lo más sencillo del mundo: una diadema a la que le pegué los cuernos dibujados en gomaeva brillante. De hecho la diadema que compre por 1€ era de esas que llevan cuernos de diablo, que me vinieron muy bien porque me sirvieron de base. Le pegué por fuera los cuernos de Maléfica con silicona y listo.

El maquillaje ya podéis ver que es bastante sencillo y como detalle, hice un cuervo con la gomaeva negra que me sobro de los cuernos y lo pegué en un palo (adivinad quien cargó con el dichoso cuervo).

En aquel momento no tuve tiempo de hacer fotos del paso a paso, pero con estas fotos que os pongo os podéis hacer una idea. Y si tenéis alguna duda, ¡aquí estoy para resolverla!

IMG_6506IMG_6602

la idea de este disfraz me vino de uno que yo misma me hice para la fiesta de Carnaval de ese año. El mío me costó bastante más trabajo hacerlo, ¡pero de todo se aprende!SDR (367)

¿Os gusta cómo quedó? ¡Espero que os sea útil!

¡Necesito que llegue el frío!

Supongo que todos estaremos igual o parecido. Minififi es una región de dos estaciones: invierno y verano. No tenemos estaciones intermedias ni estamos preparados para ello.

Aquí llega la feria de Septiembre (donde la gente ávida de ropa invernal saca las botas y chaquetas aunque estemos a 35 grados) y cuando acaba, llega la rutina, el colegio, ¡y el frío!.

No entendemos de eso que se llama “entretiempo”, aquí o te hielas, o te achicharras. No hay más.

Pero este año, el frío se resiste a llegar. ¿Y qué pasa?.

  • Pues pasa que desde después de feria tenemos la ropa de verano guardada (caja que en mi casa, por los motivos descritos, sube y baja del altillo a diario).  
  • Pasa que en las tiendas la ropa ya es de invierno pero hace un calor del carajo y no hay quien se atreva a comprar ni una cazadora ni una camiseta de manga corta.
  • Pasa que por las mañanas hace frío, a mediodía parece agosto y por la noche refresca.
  • Pasa que veo salir del colegio a niños vestidos de “multiestación” y a madres que comentan: ¡Ay, yo ya no se qué ponerles!.
  • Pasa que hace demasiado calor para la ropa de invierno y refresca demasiado para la de verano.
  • Pasa que como no llegue ya el frío, me veo viniendo a trabajar como los guiris en Benidorm: con chanclas y calcetines (hoy vengo con sandalias y cazadora).botas_2016

Y pasa que yo con este calor no me centro, no me hago a la rutina si cuando salgo de currar lo único que me apetece es sentarme en una terraza a tomar una cervecita bien fresca.

En estas fechas en las que se lleva tanto pedir claridad, yo al tiempo le pido lo mismo:

¡O frio o calor! ¡Aclárate!

¿Os pasa lo mismo? ¿No os da la sensación de que este clima de entretiempo empieza ya a ser una pesadilla?

***P.D: Estimado clima, da igual si hace frío o calor, pero por lo que más quieras, ¡haz que llueva en Galicia mucho y muy pronto ♥

Libreta Personalizada

Que las Maris somos muy de hacer manualidades eso no es nada nuevo. (Marififi es un genio con las manos y Marifriki con el ordenador, y una aquí presente hace lo que puede o lo que le sale…)

Hace unos días estaba con Minijiji estudiando el abecedario y me dijo:

-Mama hazme deberes…

Así que en una hoja le escribí el abecedario y le dije que lo escribiera ella al lado, como se cansó enseguida, la hoja se perdió y al día siguiente tuvimos que repetir lo mismo, con lo que más de la J la pobre niña no llegaba… Así que me decidí a comprar una libreta para tener un poco en orden sus “deberes”, pero sinceramente, como me pareció tan sosa, decidí darle un toque mas jiji a la cosa.

Espero que os guste tanto como le gustó a Minijiji.

Material que necesitamos:

IMG_20171009_091703_926

Pistola de Silicona

Lana del color que queramos

Un cartón del ancho de nuestra libreta y 5 cm. aprox. de largo

Tijeras.

 

IMG_20171009_091745_430

 

Lo primero que tenemos que hacer es liar el cartón con la lana, sin que se monte ningún hilo uno sobre otro, una única pasada por cada vuelta.

 

 

 

IMG_20171009_091824_945Una vez tengamos todo el cartón cubierto, ponemos silicona sobre la lana, y la enganchamos a nuestra libreta. Antes de pegarla, tenemos mirar bien a qué altura la pegamos para que nos cubra toda la parte inferior, pensad que el cartón mide 5 cm, así que aconsejo algo menos. Una vez ya lo tenemos cortado, con la ayuda de las tijeras, cortamos por la mitad la lana (sin cortar el cartón ya que lo necesitaremos para repetir el proceso.

 

IMG_20171009_091856_572

 

Una vez hayamos cortado toda la lana, tendremos algo tal que así…

 

 

 

IMG_20171009_091930_263

 

Con la ayuda de la pistola de silicona, bajad los flecos que queden hacia arriba.

 

 

 

IMG_20171009_092053_097IMG_20171009_092013_402

 

 

 

 

 

 

 

 

Repetiremos el proceso tantas veces como sea necesario (yo cogí una libreta pequeña, con lo que tuve que repetir el proceso cinco veces aproximadamente). A medida que vayáis repitiendo el proceso, cada vez la libreta va adquiriendo mas volumen y más cuerpo. Cuanto más separada peguéis la lana, más distancia se vera entre los flecos.

Una vez acabado, pues es hora de decorar a vuestro gusto, nosotros nos decantamos por un monstruo con mucha marcha ¿Y vosotros?

IMG_20171009_092126_788

 

Y a esa pregunta, ¿qué le contesto?

Minififi habla mucho, muchísimo. Y pregunta casi más de lo que habla.

Ella se ducha conmigo, y siempre me ve cuando me pongo tampones. Desde muy pequeña los llama “los pequeños castillos”. El caso es que muchas veces me ha preguntado por qué me pongo eso y siempre le he contestado que eso es algo que se ponen las mamás y que ya lo entenderá cuando sea un poco más mayor.

Pero hace dos días, ante la misma contestación ella me dijo: “¿Me lo puedes explicar ya mamá? Te prometo que lo voy a entender, que ya soy mayor.”

Le dije que no, que aún no era el momento y se puso a llorar, con mucho sentimiento, porque dice que no le explico las cosas.

Os prometo que se lo explico todo, que le cuento muchísimas cosas, pero justo esto ha coincidido también con una situación parecida. Hablando de cómo se hacían los bebes (tema que llevamos abordando ya un par de años…), quería saber cómo se metían los bebes en la barriga. De ahí pasamos a la famosa “semillita” (llamadme chunga pero fue lo único que se me ocurrió), pero tampoco ahí quedo la cosa. Tenía muchísima curiosidad por saber cómo entraba la semilla, si había que comérsela, a qué sabía, etc. Me pilló fuera de juego, y eso que yo suelo tener respuesta para casi todo. Le dije que no se comía, y que luego, cuando fuera un poco mayor, le explicaría cómo era. En casa no tenemos tabúes, nos ve desnudos, se habla de todo, pero esto veía que se me iba de las manos.

Así que tengo a mi hija de cinco años pensando que no le explico nada y que la considero medio tonta porque le digo que no lo va a entender. Yo sé que si que lo va a entender, pero miedo me da la movida que se monte en su cabecita…

Necesito vuestra ayuda. ¿Cómo se le explica a una niña tan pequeña el tema de la menstruación sin hacer que tenga pesadillas? ¿Qué explicación hay que darle con el tema de la famosa semillita? Ni sé a qué edad les explican el tema reproductor en el cole, así que estoy más perdida que el barco del arroz con todo esto…

min

¿Alguien en la sala que me saque del apuro? ¿A qué edad consideráis que hay que hablarles de estas cosas?